Historias de mar

Kudsi Ergüner (Turquía) y Marco Zurzolo (Italia) son los encargados de diseñar el puente entre dos ciudades que en su tiempo fueron las poblaciones más importantes del Mediterráneo.

Ilustración: Juan Camilo Mayorga

En el siglo XVI, Nápoles era considerada la capital de Occidente sobre el Mediterráneo, mientras que Estambul ostentaba el liderazgo como puerto marítimo para Oriente. Ambas ciudades tenían una importancia mayúscula en temas como el comercio y el tránsito de mercancías, pero también concentraban la atención en los aspectos culturales y eran filtros activos para la penetración continental de las sonoridades foráneas.

El Mediterráneo visita las costas de Nápoles y Estambul. Por eso, el recorrido planteado por el Cartagena Festival Internacional de Música no podía dejar por fuera la alusión a estos dos polos comerciales y culturales que siguen marcando buena parte del desarrollo de sus respectivas regiones. El nexo entre ambos pueblos existe, y lo que se ha querido hacer es plasmarlo de forma sonora.

“El Ensamble Mediterráneo, que presentaremos en la Sociedad Portuaria hoy en la noche, fue creado para desarrollar el proyecto rítmico De Estambul a Nápoles y está integrado por músicos que geográficamente han tenido relaciones con Italia o Turquía. Así como hemos hecho con conciertos anteriores, aquí nuestra misión es proponer a los asistentes un periplo interesante y sorprendente”, comenta Antonio Miscenà, director general del evento.

La primera parte del concierto estará comandada por el Quinteto de Kudsi Ergüner, de Turquía, quien le cede el turno a dos agrupaciones más: una napolitana liderada por el saxofonista Marco Zurzolo y la Orquesta Sinfónica de Cartagena, bajo la dirección de Juan Pablo Noreña. Este ensamble ambicioso mostrará sus alcances durante poco más de una hora.

Con estos grupos se ejecuta un repertorio que intenta establecer un puente conector entre Turquía y la parte sur de Italia. Para hacer evidentes los vínculos entre las dos culturas, fue necesario crea un colectivo multiétnico que va a poner sobre el tapete las características sonoras de ambas ciudades y evidenciará sus alcances en el ámbito artístico.

“Kudsi Ergüner, uno de los maestros Nay, hará un recorrido por la música turca, mientras que Marco Zurzolo aporta las sonoridades tradicionales de Nápoles, y al final se realiza una fusión entre estas dos ciudades para mostrar sus influencias, reflexionar sobre sus culturas y entender algo de sus situaciones actuales. Si uno escucha ambos lenguajes se puede dar cuenta de una parte de la historia europea. Esa también es la misión de Festival”, comenta Miscenà.

El final del concierto será una sorpresa porque es una síntesis de la relación intrínseca entre ambas poblaciones. Cada uno preparó su repertorio y después se pusieron de acuerdo para intercambiar sus músicas. Sin embargo, es en Cartagena en donde se van a encontrar Occidente y Oriente.

“Hay muchas razones por las que se realiza este concierto en la Sociedad Portuaria de Cartagena. Todas las músicas que se van a escuchar van a vincular a Nápoles y Estambul. En la Antigüedad todo se desarrollaba por vía marítima y de ahí la importancia del Mediterráneo, y escogimos esta escenografía imponente siendo conscientes de la importancia de tres puertos en la actualidad: Estambul, Nápoles y Cartagena”, concluye el director del evento.

Historias de mar podría ser el resumen de este encuentro tan histórico como sonoro.

 

 

[email protected]

Temas relacionados