La Academia Sueca recupera a dos miembros que la habían dejado por escándalo

Peter Englund y Kjell Espmark, que habían abandonado de forma temporal la Academia Sueca en abril por el escándalo sexual y de filtraciones que la afecta, anunciaron hoy su vuelta a la institución que otorga el Nobel de Literatura.

Peter Englund, uno de los dos miembros de la Academia Sueca que decidieron regresar, luego de su renuncia, ya que consideran que las transformaciones se pueden hacer mejor desde adentro.

En los últimos nueve meses cinco académicos han renunciado de forma definitiva a su puesto, mientras que otros cuatro se habían apartado de su actividad diaria.

Tres de ellos participaron no obstante en otoño en las votaciones para facilitar el quórum y permitir la elección de otros tres nuevos miembros.

Si está interesado en leer más sobre el escándalo en la Academia Sueca, ingrese acá: Escándalo de filtraciones y abusos sexuales salpica a la Academia Sueca

"Hemos llegado a un punto en el que continuar con la tarea de reforma solo es posible dentro de la Academia. Por eso hemos decidido volver a participar en el trabajo interno", señalaron en un comunicado Espmark y Englund, este último secretario de la institución entre 2009 y 2015.

Ambos resaltaron la reforma estatutaria y la introducción de reglas más estrictas sobre imparcialidad como muestras de la voluntad de la institución de superar una crisis histórica, plasmada en la decisión de aplazar por primera vez en siete décadas la entrega del Nobel de Literatura.

Con su regreso, la Academia cuenta ahora con 14 miembros activos, a falta de aclarar la situación de la exsecretaria Sara Danius, que dimitió en abril, y Katarina Frostenson, esposa del artista francés Jean-Claude Arnault, el protagonista principal del escándalo.

Si está interesado en leer más sobre los escándalos en la Academia Sueca, ingrese acá: La Academia sueca,"en ruinas" tras denuncias de acoso sexual

Tras rechazar Frostenson la renuncia voluntaria, la Academia difundió en diciembre un informe de una firma de abogados que concluía que la escritora había violado los estatutos al filtrar a Arnault en varias ocasiones los ganadores del Nobel y diversos nombramientos, por lo que su exclusión estaba justificada.

Frostenson rechazó esta semana, a través de su abogado, las acusaciones, pero se mostró dispuesta a renunciar para facilitar la renovación de la institución, aunque a cambio de una compensación económica cuya cuantía no se ha hecho pública.

El origen del caso son las denuncias por abuso sexual hechas en noviembre de 2017 en "Dagens Nyheter", el principal diario sueco, por 18 mujeres contra una "personalidad cultural" muy próxima a la Academia, luego identificada como Jean-Claude Arnault.

El reportaje periodístico apuntaba a que Arnault había cometido abusos en su club literario y en propiedades de la Academia.

La institución cortó la relación y encargó una auditoría, que concluyó que el apoyo económico recibido de la academia por su club literario incumple las reglas de imparcialidad al ser su esposa copropietaria y miembro de la institución.

El tribunal de Apelación de Estocolmo condenó el mes pasado a Arnault a dos años y medio de cárcel por dos casos de violación contra una mujer cometidos en octubre de 2011.