La estrategia del Museo del Prado para compartir sus obras vía Twitter

Noticias destacadas de Cultura

Desde enero de 2020, se empezó a implementar una estrategia digital que busca acercar al museo español con los amantes del arte de todo el mundo.

Las redes sociales han sido criticadas en los últimos años por propiciar un contenido vacio y poco educativo generando que su consumidor cada día deje de lado el arte, la literatura, visitas a galerias y obras de teatro, entre otras actividades culturales. Como mencionaba el filósofo Umberto Eco: "Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que primero hablaban solo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Ellos eran silenciados rápidamente y ahora tienen el mismo derecho a hablar que un premio Nobel. Es la invasión de los idiotas"

Diferentes amantes del arte y los movimientos artísticos se han dedicado a crear y formular espacios, formatos, blogs, medios independientes para recuperar el interés por esta corriente. Como es el caso del experto en informática nacido en Rusia, Andrei Taraschuk, quien creó la red de "art-bots", un programa que hace tareas repetitivas a través de internet y desde la cual se ha compartido más de 2.7 millones de obras de arte en Twitter, Facebook y Tumblr desde 2013.

Según El País de España, el pasado 16 de enero, el Museo del Prado no se quedó atrás con esta innovación que plantea el informático ruso. Héctor Meleiro, analista de datos del museo, tomó como excusa el bicentenario del Museo del Prado para proponer el uso de un “Bot”.

Meleiro propuso, al principio, que solo se publicaran las obras de arte que no estuvieran exhibidas  (15.962 según datos de la página web del museo), pero el proceso de descarga de cada imagen con su respectiva ficha bibliográfica tomaría mucho tiempo, así que decidió que durante este año se publique 2.000 imágenes, aproximadamente, incluyendo las obras que se encuentran en exposición.

Meleiro se inspiró en el programador ruso, Andrei Taraschuk, quien creó una red de más de 800 bots por medio de diferentes redes sociales, en las cuales, promueve todo tipo de artistas como el pintor ruso y teórico del arte, Vasili Vasílievich Kandinsk.

Según explicó Taraschuk en una conferencia a finales de 2018, su propósito es usar los bots “para, en vez de expandir la falta de información y el miedo, educar y unir a gente que comparta amor por el arte".

Le sugerimos leer: Notas pedagógicas para una sociedad en crisis (V)

De acuerdo con cifras que presenta El País, en la cuenta de Twitter, @Prado_bot, cada día se subirán seis imágenes elegidas de manera aleatoria, hasta llegar a mostrar el total de 2.218 elementos que reúne la categoría de “Expuestas” que se encuentra en la página web del museo. Según datos que el Museo del Prado le propició al medio español, las piezas mostradas en sala son 1.723, a las que se sumarían otras 352 que forman parte de exposiciones temporales. La cifra total es de 2.075 obras visitables, que resulta ligeramente menor que las imágenes que va a compartir el bot.

Le recomendamos leer: Treinta años sin Salvador Dalí: hijo, amigo y esposo

La razón por la cual hay más obras digitales que obras expuestas en la sede del museo es por la manera en la que la página de la institución divide las categorías según el tamaño que represente en web. Por ejemplo, el bot mostrará en diferentes tuits, la tabla “Episodio de las vidas de la Magdlena y de san Juan Bautista", ya que la página web tiene dos fichas de esta obra debido a su extensión.

Con esta herramienta, que facilita el acercamiento de un público al arte, el programador del museo espera ayudar a “compartir arte de una forma muy bonita”. El Museo del Prado ha contribuido a su popularización haciendo un retuit al bot desde su cuenta oficial de Twitter. “Para eso está el trabajo de digitalización de las imágenes, para la difusión a la población”, dicen fuentes oficiales del museo a El País. 

El Museo del Prado abrió por primera vez sus puertas el 19 de noviembre de 1819. El arquitecto que diseñó el museo fue Jun de Villanueva en 1785, por orden del rey Carlos III. El nieto de Carlos III, Fernando VII, se encargó de finalizar la construcción.  Desde hace varias décadas el museo cuenta con una amplia variedad de obras, como:  “El jardín de las delicias" de El Bosco, “El caballero de laa mano en el pecho" de El Greco, “El tránsito de la Virgen" de Mantegna, “La sagrada familia conocida cojmo La Perla” de Rafael, “Carlos V en Mühlberg” de Tiziano,  o “La familia de Carlos IV” de Goya.

Comparte en redes: