La historia de la princesa Diana contada por ella misma

A veinte años de la muerte de la princesa Diana, National Geographic trae el documental "Diana en primera persona". Narrado con su propia voz a través de grabaciones pocas veces escuchadas, Diana de Gales cuenta la versión de una de las historias más controversiales de finales del siglo XX. Entrevista con Tom Jennings, productor de la cinta.

“Diana en primera persona” capta un quiebre entre la imagen pública y la privada de la princesa, subrayando intensas y muchas veces retorcidas descripciones de sus pensamientos y sentimientos en 1991. /Cortesía.

En 1991, dentro del palacio de Kensington en Londres, Diana, Princesa de Gales, participó en una serie de entrevistas secretas grabadas con su permiso por un allegado en representación del periodista Andrew Morton. Morton estaba escribiendo un libro sobre la vida de Diana para revelar cómo era realmente la vida de la mujer más fotografiada del mundo. El público ignoraba que el matrimonio de Diana, Princesa de Gales, con S.A.R. Príncipe de Gales estaba en crisis. El documental Diana en primera persona, de National Geographic combina metraje de archivo y fotografías con  grabaciones raras veces escuchadas. La pieza se estrena el 6 de agosto a las 8:00 p.m. por National Geographic. 

Tom Jennings, productor de la cinta, contó esto en entrevista con El Espectador:

¿Por qué cree que es importante conocer estos detalles acerca de la vida de la princesa Diana 20 años después de su muerte?

Esta película es muy diferente a cualquier otra película que se ha hecho sobre Diana, en mi opinión. Al hacerlo debes saber que he visto probablemente cada documental de Diana. Muchas de estas cosas se han escrito antes. Sin embargo, la gente no la ha oído contar su propia historia.

Con muchas otras películas hay personas que son traídas y que la conocían y hablan de cómo era. Realmente por primera vez, porque no hay narración en esta película, los espectadores podrán escuchar a Diana contar su lado de la historia de las cintas que fueron grabadas en 1991 cuando su matrimonio estaba realmente en crisis y ella estaba buscando una manera contar su historia. Es muy diferente de leer las palabras que escucharlas. Al escucharlas adquieren un tono y un significado completamente diferentes. Tienes la oportunidad de oír una sinceridad en su voz con la que creo que muchas personas no están familiarizadas.

Es importante porque todavía estamos hablando de ella 20 años después de su muerte y la gente todavía está tratando de averiguar quién era ella, lo que ella quiere decir no sólo para el pueblo británico, sino para todo el mundo. Ella era adorada en todo el mundo. Creo que es importante darle una voz por primera vez para que ella cuente su historia. Por supuesto que es su lado de la historia y tratamos de ser lo más justo posible para todos los involucrados. Pero esta es la primera vez que puedes sentarte y durante dos horas cuando ves la película te sentirás como si estuvieras sentado con Diana.

¿Cuál era su opinión sobre Diana antes de hacer esto y cómo cambió después de que trabajó en el documental?

 Yo era periodista antes de empezar a hacer películas documentales.  Seguí la historia de Diana casi como cualquier otro que estuviera en el negocio de noticias. Fue una especie de fascinación de lejos en eso, wow, esta es una historia loca. Esto fue mientras ella estaba viva.

Como todo el mundo estaba triste cuando pasó lo de su muerte porque representaba mucho para la gente, gente que ni siquiera la conocía. Mis sentimientos acerca de ella eran de alguien que siguió la historia, me gustó lo que estaba haciendo con las minas terrestres y especialmente con el VIH, tratando de romper esas barreras. La recuerdo cuando estaba estrechando la mano con personas que tenían VIH cuando nadie las tocaba. En ese momento era una historia grande.

Sin embargo, después de haber podido revisar las cintas, y no sólo las grabaciones de Diana, que hacen que esto sea tan especial, volvimos y encontramos noticias que no provenían de fuentes muy tradicionales. Volvimos y buscamos y encontramos realmente pequeñas historias que se han perdido a veces. A veces han sido olvidados. Al combinar su narración con eventos reales que vemos, lo que empezó a suceder es que comencé a sentir que la conocía obviamente mucho mejor durante cientos de horas.

La única cosa que te voy a decir es que terminé con la impresión de que ella era mucho más, en mi opinión basada en hacer este trabajo, ella era mucho más auto-consciente y creo que la mayoría de la gente que nunca le dieron crédito. Ella comprendió que tenía problemas cuando se casó. Ella comprendió que tenía complicaciones emocionales en una edad joven. Ella estaba frustrada porque era tan joven, una joven enamorada, y no entendía por qué toda esta publicidad estaba llegando de esa manera.

Muchas veces a lo largo de la película y a través de las cintas —las cintas en sí, por cierto, son cerca de siete horas de duración— sentía que conocía a una nueva persona. Son cintas de audio, sólo audio que fueron grabadas para un libro. Estaban destinadas a ser publicadas. Espero que se pueda hacer.

La primera vez que escuché las cintas le dije a la persona que estaba a mi lado: “Oh, Dios mío, su risa… Nunca la había oído reír así”. En comparación con todas estas cuestiones más importantes que están pasando con la historia de Diana en este momento puede parecer insignificante, pero que la hizo mucho más humana.

Ser consciente es algo así como el problema de la imagen grande. Para mí lo que realmente saltó de inmediato fue que ella tenía un muy buen sentido del humor y que tenía una hermosa risa. No creo que la mayoría de la gente la haya oído reír.

Diana era una persona tan importante. Hasta hoy la gente quiere saber cosas sobre ella, la gente quiere descubrir cosas sobre ella. ¿Por qué cree que la gente en general está tan interesada en ella?

Esa es una buena pregunta. Me he preguntado ¿por qué sigue teniendo tanto impacto en el público? Creo que es lo que ella representa para la gente. Ella era la princesa de hadas. Incluso habla de esto en las cintas, y pusimos en la película, que la gente quería que ella fuera esta princesa de hadas. Ella dice la frase, "Yo los tocaría y todo se convertiría en oro."

Creo que representa los sueños infantiles de lo que nuestras vidas podrían ser. Las mujeres quieren crecer y ser una princesa en el castillo. Los jóvenes quieren crecer y encontrar a su princesa de hadas y todos viven felices para siempre. Creo que hay algo en todos nosotros, sin importar en qué país vivamos, que cuando somos jóvenes tenemos estos sueños del futuro. Ellos nunca realmente desaparecen.

En mi experiencia en el trabajo con la gente en la película, mi personal, todos se dan cuenta de que ella era algo más grande que ella misma para tanta gente alrededor del mundo. Cuando murió, nadie quiso dejar ir ese sueño. Fue en cierto sentido la muerte de sus propios sueños. Creo que es por eso que todavía estamos teniendo esta conversación.

¿Tuvo algún tipo de comunicación con la Familia Real para realizar este documental?

 No. No lo hemos hecho porque no lo necesitamos. Diana realmente fue, creo que se ha probado, la mujer más fotografiada en el mundo en la última mitad del siglo XX. A la Familia Real les escribimos una carta como una cortesía recientemente para hacerles saber que estamos haciendo esto. Este programa utiliza las cintas que se hicieron para un libro muy famoso de un autor llamado Andrew Morton. Son conscientes de que esto está sucediendo o al menos sus representantes lo son. No puedo hablar directamente por los príncipes ni por la reina. Se les ha hecho saber pero no les hemos pedido nada.

Nuevamente, siento que si observan esto, no sé si lo verán. Especialmente los príncipes, quisiera que supieran que esto se había ido de marco en cuadro, en todo. Fue mirado y mirado de nuevo. Sentimos que es la representación más justa de lo que Diana tenía que decir en ese momento. No es sensacionalista. Nos gustaría pensar en ello como un acto de clase.

 

últimas noticias