Romance ¿verso par?

La polifonía del romance

Adriana Marmorek, Alejandra Quintero, Alexandra McCormick, Luz Ángela Lizarazo, Laura Castro y Mariana Gómez son las artistas que participan en “Romance ¿verso par?”, la exposición colectiva que irá hasta finales de septiembre en Galería Casa Cano.

Obra de Laura Castro, quien hace parte del grupo de artistas que participa en “Romance ¿verso par?”, exposición colectiva que irá hasta finales de septiembre en Galería Casa Cano. Fotos: Cortesía Casa Cano.

En la antigua Grecia se hablaba de múltiples tipos de amor: Eros, que es impulsado por un fuerte deseo carnal y un sentimiento intenso de pasión (pareja); Storgé, que se relaciona con lo fraternal e implica, a grandes rasgos, la lealtad (padres e hijos); Philia, que busca la solidaridad y el bien común (entre amigos y en comunidad); Agapé, referido a la humanidad, al mundo, a un sentimiento de pureza que compromete al individuo y su relación con lo universal; Pragma, que manifiesta un amor duradero en pareja, y el Philautia, que habla del amor propio. Cada tipo de amor no cubre o no pretende definir la forma en que el ser humano ama, pero sí le apuesta al reconocimiento de varios casos particulares en los que nuestra naturaleza manifiesta la fuerza del sentimiento que puede ser hacia una persona, un oficio, un anhelo o el entorno que nos permea. 

Romance no siempre es amor, romance es poesía, romance refiere a una lengua, romance refiere a una relación clandestina, refiere a un tejido de toda la vida, refiere a una aventura. El romance es erótico, es íntimo, es nostálgico. Su recuerdo nos vuelve iracundos, también pasionales, también infinitamente humanos. El romance no tiene rostro y tampoco una universalidad. Varía según la edad, el lugar, el tiempo, las personas. Una servilleta con un poema que nunca se dijo y que se diluyó en el desamor; una serie de condones que tienen su respectiva fecha de uso; un dibujo de la habitación donde la intimidad se realizó en su punto más alto y las siluetas de cuerpos femeninos desnudos donde hay algo de pudor y también de sensualidad van surgiendo en el recorrido de la exposición Romance ¿verso par? en la Galería Casa Cano.  Lea también: El canto de las alondras: un contraste entre nostalgia y esperanza

“Todo está bajo el concepto de romance. La idea es que cada artista se preguntara o explorara qué es el romance para ella. La importancia de los términos es importante porque no queremos que se entienda como amor, el romance significa muchas otras cosas, es de esas palabras que pierde importancia de tanto que se usan”.

“Es una palabra muy fuerte y se ha ido perdiendo tanto que ya no tiene el significado real, por eso con esta exposición quisimos investigar y hablar de la verdadera fuerza del romance. Así, todas las obras están explorando lo que en realidad significa un romance”.
“Puede que sea un amorío, un amorío corto, un desamor, un lugar, los objetos que se usan bajo un romance, las palabras que se dicen, lo que se muestra, lo que se esconde. Lo que yo veo es que todos estamos buscando el amor, la media naranja, la mitad, y lo que me vi es que mientras estamos en esta gran búsqueda del alma gemela, lo que estamos generando son romances”, cuenta Mariana Gómez, curadora y artista participante de la exposición. 

La muestra, curada por Proyecto MALA y liderada por Mariana Gómez y Laura Castro, tiene un elemento polifónico, no solamente porque refiere a la presencia de varias artistas que cuentan con diferentes trayectorias, sino porque las muestras tienen medios y significados que varían según el sentido que proponen los objetos. La escultura, la fotografía, la pintura y las piezas audiovisuales suscitan la creatividad, invitan a explorar las posibilidades de un romance, a imaginarse lo que pudo acontecer, a imponer en las frases nostálgicas, en los corazones enlazados o en las imágenes eróticas a esos romances que como humanos ya experimentamos o deseamos experimentar. 

Adriana Marmorek, artista de Romance ¿verso par?, explica que “en el arte contemporáneo el medio es muy importante en términos de ser parte de lo que se está hablando. No es lo mismo si haces una foto en Polaroid o si haces una foto y solo pones la pantalla del celular. El medio es parte del discurso y es vital en la toma de decisiones conceptuales. No es algo al azar y no debería ser así. De hecho se siente cuando se hace al azar. Hay una relación intrínseca entre la producción de la pieza y el medio en términos de significado. Antes el mundo, en términos plásticos, era relativamente básico. Pintura en todos sus derivados y escultura en piedra, mármol o bronce, pero ahora el universo es tuyo. No escoges primero el medio, muchas veces viene dado por el proceso conceptual. Duchamp es el primero que nos mueve de ahí. Él coge el mundo del arte y lo expande, y empieza a preguntarse por la capacidad de significado que tienen los objetos comunes”.

También le puede interesar: De vivir con una tribu en África a enseñar a bailar salsa en Israel

¿Cómo nos estamos relacionando? ¿Qué tanto poder e influencia tienen el amor, los romances, en el curso de los acontecimientos? ¿Qué tanto influye el ego en el modo de relacionarnos y qué tanto configura la manera en que se ama? Preguntas transversales que surgieron del recorrido por la exposición e ideas que quedan resonando en el imaginario invitan a detenerse, a ver con más detalle cada muestra y permitir que cada obra se apropie de los recuerdos, de esos romances que pasaron, de los que aún se anhelan, de los que se odian, de los que se quieren y de los que podrían llegar y aun no tenemos certeza de su existencia. Así surge la experiencia en esta muestra colectiva en Casa Cano, en esta muestra que despoja y desmonta algunos absolutos sobre el romance, que no cae en escenarios rosa y se distancia de los prejuicios para reinventar y repensar el modo en que nuestra condición se relaciona según el tiempo, la madurez y las vivencias adquiridas a lo largo de nuestra existencia.
 

877025

2019-08-20T22:00:00-05:00

article

2019-08-20T22:05:48-05:00

jcasanas_956

none

Andrés Osorio Guillot

Cultura

La polifonía del romance

25

6095

6120

 

El arte de romper los barrotes

contenido-exclusivo
contenido-exclusivo
contenido-exclusivo