La sonrisa de la calaca (El monstruo en el hueco VIII)

Noticias destacadas de Cultura

Presentamos el VIII capítulo del libro "El monstruo en el hueco", escrito a modo de correspondencia por Ángel Blas Rodríguez y Alfonso Rubio.

Querido Alfonso

Se inaugura el mes de noviembre. Imposible dejar de escribirte, aunque me faltan palabras para relatar este trance. Ya son las doce de la noche. No escuché ningún reloj, pero todos saben que es la hora y hay que proceder. Miro la calaca (1) de frente, posada en mi mano, y ni siquiera un recuerdo de Hamlet. ¿Ser o no ser?… ¡qué va!, eso aquí está superado; es más, nunca tuvieron dudas. En México, vivo o muerto, siempre se es. Y procedo: le doy un pequeño mordisco en la mandíbula, lo más lejos posible de la frente. Ahí es donde tiene grabado mi nombre. Y es que comerse uno su propia muerte no es plato de todos los días. El recelo te inunda, pero el chocolate está exquisito, la verdad.

Si está interesado en leer el capítulo anterior de esta serie, ingrese acá: Transportando Jaramillos y Restrepos (El monstruo en el hueco VII)

En una noche como esta, la del 1 de noviembre, noche de difuntos en el Distrito Federal y en todo México, la costumbre católica obliga a comulgar con la muerte, y los mexicanos comulgan, a su manera. La gente regala la muerte. Los escaparates de la ciudad se llenan de calacas dulces esperando, con la frente altiva y la boca divertida, a que un vivo quiera enfrentarse a su propio óbito. Me regalaron la mía y ella sonreía a pesar de que la iba a devorar, ¿o quizás por eso precisamente? No lo sé. Estoy tan impresionado como confundido, todo este asunto, a los ojos de un cristiano viejo de formación, parece poco serio. Más diría, es festivo. Es la Fiesta de los Muertos, así la llaman: un ambiente de lúdico respeto y de respeto lúdico se apropia de la ciudad. ¿Cómo es eso posible si hablamos de muertos?. Pues la culpa la tienen ellos mismos.

Si está interesado en leer el capítulo anterior de esta serie, ingrese acá: Los tránsitos del arco iris (El monstruo en el hueco VI)

En México, vivo o muerto, siempre se es. Sí, amigo mío, los muertos no son personas que han dejado de existir. Existir, existen, aunque no están aquí exactamente. Por eso en estos días son ellos los que vienen de visita y no al contrario. Los muertos mexicanos visitan a sus vivos, los vivos se saben visitados. Y la ocasión, una vez al año, es motivo de fiesta, claro. Ya se encarga Doña Catrina (2) y su corte de calacas de que así sea. La ciudad queda en sus manos y comienza a transformarse. Lúdica decoración, alegre artesanía (3), divertidos carteles, atractivas formas de papel recortado, jocosa literatura (4) y cempasuchitl (5) por todos los lugares, tanto en los campos santos como dentro de la ciudad. Flor mexicana de los difuntos, el cempasuchitl, de intenso naranja como el amanecer del trópico, representa el color de los muertos mexicanos, la intensidad de la muerte tropical. Ya se encarga Doña Catrina y su corte de calacas.

Si está interesado en leer el capítulo V de El monstruo en el hueco, ingrese acá: La tribu de los paisas (El monstruo en el hueco V)

Se les ve por toda la ciudad: escaparates comerciales, autobuses, metro, casas, calles, instituciones, mercados, parques. Cualquier soporte es bueno para emerger entre los vivos-vivos y anunciar la llegada de los vivos-muertos. Doña Catrina elegante, imponente, tierna y siempre sonriente. Doña Catrina la calaca madre, la madame de la muerte, la muerte mexicana: gallarda y alegre a la vez. Y su sonriente corte de calacas desnudas, asimismo imprescindibles: mucho trabajo por hacer. Distrito Federal, la más grande concentración de vivos produce la mayor cantidad de muertos, demasiadas visitas por recibir. Los cementerios y la ciudad se vuelven indistintos. Fusión de tumbas y casas, de muertos y vivos, de cipreses y magnolios. No son los cementerios los que abren sus puertas a la ciudad, es la ciudad la que se abre a ellos, los difuntos también son ciudadanos. Ciudad y campo santo confundidos en un extenso jardín de cempasuchitl. La casa se hace panteón y el panteón se hace casa, y a los difuntos se les puede recibir donde uno quiera, sólo hay que proporcionarles la puerta de acceso.

Si está interesado en leer el capítulo anterior de esta serie, ingrese acá: Urbis paternus (El monstruo en el hueco IV)

La labor, sin duda, más importante de estos días: preparar los “lugares del encuentro”, lugares indispensables para el contacto de los vivos-vivos con los vivos-muertos: los “Altares de Muertos” (6), puerta entre la vida y la muerte por donde llegan y se van las ánimas corporeizadas (7). Lugares del Ser, del Existir. Toda la ciudad se convierte en un gran Altar de Muertos: altares sobre las tumbas de los que se fueron y sobre los espacios cotidianos de los que permanecen. Espacios para festejar, en ellos se prepara todo lo ‘vital’ para recibir a los difuntos. Parecen la mesa de un gran festín, parecen el aviso de un mercado popular: colores fuertes, comida tradicional, olores suaves, flores, velas, panes, frutas, bebida, retratos, cerámica y todo ello sobre un decorado de finos bordados y figuras recortadas de papel chino (8). Lúdico respeto, respeto lúdico. Estos altares transmiten espiritualidad, hay solemnidad en la disposición, simbolismo en las formas, mensaje en la composición, pero también festividad, hay colores para la alegría, sonrisas para el bienestar, alimentos y bebidas para el disfrute. Es la confusión del ajeno, el altar de muertos desconcierta a quienes vivimos de espaldas al óbito. Puerta entre la vida y la muerte, la tradición mexicana ha recurrido a su mejor saber hacer de sincretismo religioso: sabidurías prehispánicas y haceres cristianos.

Si está interesado en leer la entrega enterior de esta serie, ingrese acá: Aburrae ciudad (El monstruo en el hueco III)

Resultado: un lugar “esencial”, sin fronteras, un lugar construido sólo con la esencia de la existencia: los sentidos y los elementos, un lugar donde espacio y tiempo son neutralizados, abstraídos; tiempo y espacio, los dos pilares básicos del existir trastocados, diluidos. En México, vivo o muerto, siempre se es. Existencia en la esencia: los cinco sentidos animales, los cuatro elementos de la naturaleza. El Altar de Muertos, fragancias para oler, comida y bebida para degustar, colores para guiar, música para relajar, objetos para manejar, agua para la sed, tierra para el descanso, fuegos veladores para iluminar el camino, aire para inundar de suave perfume todo el ambiente. Espacio esencial, puerta entre la vida y la muerte, “lugar del encuentro” de vivos-vivos con vivos-muertos, espacio de comunión en la esencia de la existencia. La comunión con la muerte en México elimina las fronteras que separan esos mundos incompatibles a primera vista. Indistinción entre la vida y la muerte: “todo es vida y la muerte es parte de ella; la muerte es el instrumento que transforma cualitativamente la existencia”, se escucha por aquí.

Si desea leer el segundo capítulo de esta serie, ingrese acá: Medellín: La estrella más inquieta (El monstruo en el hueco II)

En México, vivo o muerto, siempre se es. Por eso, cuando llega el final de octubre la ciudad se transforma, toda ella se convierte en un gran Altar de Muertos. El Altar de Muertos simboliza la mutación de la ciudad: ciudad abierta a los cementerios, ciudad de los muertos, altares para los muertos, ciudad de los altares, puertas entre la vida y la muerte, urbanismo efímero para la bienvenida de los ya despedidos, de los vivos del último adiós, urbanismo esencial para la comunión con la otra parte de la propia existencia.

Si está interesado en leer el primer capítulo de esta serie, ingrese acá: Galaxia Distrito Federal ¡Bienvenidos! (I)

El recelo, Alfonso, no desaparece ni aun habiendo ingerido toda la calaca; es más, se convierte en suave angustia vital cuando comes la parte de su frente que tiene tu propio nombre escrito y que un no sé qué te hace dejarlo para el final. Pero el chocolate está exquisito, la verdad.

 

Un abrazo muy vivo

Blas

 

***

1. Calaca:  calaveras o esqueletos completos que representan a la muerte o a los muertos, Sus figuras no son tétricas, muy al contrario, transmiten simpatía y, casi siempre, se muestran sonriendo. Típicas de la Festividad de los Muertos en México, son integradas con naturalidad en la vida cotidiana e, incluso, se las representa vestidas de múltiples maneras y reproduciendo escenas habituales de los vivos.

2. Doña catrina: es el emblema de las calacas y, por tanto, de la muerte. Se trata de una calaca, en este caso de mujer, finamente vestida con un traje señorial de finales del siglo XIX con sombrero. Es elegante, algo coqueta y sonríe tiernamente a los vivos. Sería el equivalente al esqueleto vestido de capa negra y guadaña de la tradición judeocristiana europea.

3. Artesanía: en México, de la muerte sacan motivo para jugar y decorar. Así, aunque se pueden encontrar todo el año, existen artesanías exclusivas de estas fechas cuyo motivo es hacer fiesta de los difuntos: los “entierritos” (procesión de calacas curas u otros personajes que cargan un ataúd), las “cajitas de barro” (en las que reposa un difunto-calaca), los muertos calaca planos y articulados, los esqueletos de personajes cotidianos (panadero, cartero, policía..) con alma de carrizo.

4. Literatura de muertos: son las llamadas “calaveras literarias”, epitafios satíricos en verso que se dedican a un personaje vivo del ámbito político, cultural, artístico, deportivo o a los jefes propios. Mediante estas versificaciones la gente muestra sus simpatías, pero también su descontentos y le sirven para hacer críticas a aquellas personas y/o lo que representan.

5. Cempasuchitl: es la flor del día de muertos en México. Es gruesa, compuesta de múltiples capas de hojas concéntricas que se van haciendo más pequeñas a medida que confluyen hacia el centro de la flor, dándole volumen. Destaca de ella, sobre todo el color, de un amarillo-anaranjado mexicano muy intenso, alegre, con mucha luminosidad.

6. Altar de muertos: es el espacio simbólico de la tradición mexicana sobre la noche de difuntos. Producto de la simbiosis entre la tradición prehispánica y la cristiana, representa la puerta por donde llegan y se van los muertos durante todos los días que dura la festividad. Puede tener varias estructuras: un plano horizontal puesto sobre el suelo y otro vertical sobre él, una mesa, una estructural piramidal con dos o tres niveles, etc. Representa un altar porque en él se disponen una serie de elementos cargados de espiritualidad según la tradición cristiana mestiza.

7. Llegada de los muertos: La Festividad de los Muertos comprende varios días (cuatro). Obviando la diversidad cultural y étnica en torno a esta fiesta, la tradición dice que cada día llegan difuntos distintos: el día 30 de noviembre los “limbos” (muertos sin bautizar), el 31 los infantes, el 1 de noviembre los difuntos adultos y el 2 de noviembre las “ánimas solas”, aquéllas que no tienen quienes les reciban ni a quienes visitar (las iglesias mexicanas tienen un retrato de la ”ánima sola” para que la gente les ponga velas y les acompañe en su soledad). Finalmente, ese día 2 de noviembre, por la tarde y después de la misa de difuntos, todas las iglesias tañen las campanas durante prolongados minutos y esa es la señal para que todos lo muertos vuelvan a lugar del que vinieron.

8. Composición del altar de muertos: según la tradición popular, los muertos llegan al Altar y en él deben tener preparado todo lo necesario para el descanso y el avituallamiento. Es por eso que en un Altar de Muertos hay una serie de elementos que se consideran imprescindibles: el agua (para mitigar su sed), la sal (que purifica los cuerpos), las veladoras (guía que alumbra la venida y el regreso), el copal (fragancia para limpiar el lugar de malos espíritus), las flores cempasuchitl (el color y olor que marcan la ruta), alimentos (los preferidos del ánima), el petate (mantel para los alimentos), el pan (ofrecimiento fraternal), el izcuintle (perro de raza mexicana que ayuda a los muertos en su camino al Mitlán, el lugar del misterio)… Aparte de éstos, la creatividad y la confrontación del gusto de los vivos y sus muertos, de los muertos y sus vivos, añade al Altar otros objetos como calacas dulces, licores, figuras prehispánicas, objetos del difunto, retratos, etc.

 

Comparte en redes: