Crónica

Leo Kopp, el masón de bronce que hace milagros

El monumento en bronce a Leo Kopp es el más representativo del Cementerio Central en Bogotá, Colombia. Todos los lunes, cientos de creyentes van a pedirle milagros de diversa índole.  

Imagen del busto en bronce de Leo Kopp, ubicado en el Cementerio Central de Bogotá. Archivo

En el país de la cerveza, no precisamente Alemania sino en el del sagrado Corazón de Jesús, sí, Colombia, hay un santo que brilla entre los santos y que en vida fue el creador de esa bebida, que para algunos es casi celestial, la cerveza Bavaria.

¿Quién era el misterioso señor Kopp?

Este hombre llamado Leo Siegfried Kopp, al que muchos idolatran, era alemán, nacido el 14 de agosto de 1858 y fundador de la cervecería más grande en Colombia: Bavaria. A él le debemos dar las gracias por inventar La pola, en homenaje a la heroína de la patria, Policarpa Salavarrieta. Para muchos, es aquella que los hace olvidar los amores perdidos o es la compañera perfecta para celebrar el triunfo de la selección nacional. 

Se instaló en un pueblo cercano a Bucaramanga. Allí fundó Fenicia, un importante almacén de su tiempo, después instaló, en una esquina de la plaza del pueblo, la fábrica de cerveza Alemana Kopp & Cía. Un tiempo después se trasladó a Bogotá, donde el 4 de abril de 1889 fundó finalmente “Kopp’s Deutsche Brauerei Bavaria”. La fábrica quedaba en la Carrera 13 con Calle 30, en el barrio que mucho tiempo después tomó su nombre: el Parque Central Bavaria.

Un lunes cualquiera, a pocos pasos de su tumba se encuentra un hombre con túnica morada, estola blanca, una camándula larga y con un lenguaje popular atrae al público. Tiene una mesa de madera un poco destartalada y un mantel de blonda viejo  de color blanco. Encima ha ubicado dos frascos cafés, parecidos a los de los perfumes de otra época. Ahí tiene el agua bendita, y al lado derecho, un balde redondo de color verde donde los feligreses dejan las ofrendas de las misas y, por supuesto, donde reposan el cáliz y las hostias.

-¿Cómo llamar a un hombre que se hace pasar por cura? Rodolfo Camacho Téllez tiene el cabello negro, la cara morena, es bajito, tiene un bigote  protuberante, es el  "sacerdote", un sujeto que atrae a los visitantes todos los lunes a pocos pasos de  la tumba de Kopp.

-  Señorita, ¿necesita un domicilio espiritual? Donde usted y su familia lo pidan, yo voy, pero eso le cuesta.

-  ¿Acaso no le puedo dar una ofrenda si llego a necesitar algún servicio?

- ¡No! Las ofrendas solo las recibo para los servicios que presto en el cementerio.

- ¿Cómo lo puedo contactar?

-  Tranquila, yo le tengo mi tarjeta personalizada con todos mis datos para que me puedan ubicar. Espere se la busco. Aquí se la tengo, no dude en llamarme.

- ¡Gracias!

***************************************************

Kopp fue un hombre generoso y fundador del barrio la Perseverancia, ubicado en el centro de la ciudad. Allí mandó a colocar los servicios de agua y luz. Era masón (para aquellos que no saben que es un masón, es un individuo que se reúne en una organización secreta llamada logia, donde no se permiten mujeres y sus ideales se relacionan con la libertad, la fraternidad y la igualdad), ocupando el grado más alto. En la carrera 5 con calle 17 de Bogotá se encuentra la mansión Kopp, hoy en día sede principal de la gran logia masónica.

El fundador de Bavaria murió el 5 de septiembre de 1927 en la Mesa, Cundinamarca. Su tumba está ubicada en frente del mausoleo de la familia Valenzuela Navarro y de la familia Blanco.

************************************

- ¿Y usted porque coloca un balde de limosnas en la tumba de Leo Kopp?

-  Reúno este dinero en gratitud por ser quien oró fervorosamente por el bien de todos los que vienen a visitar la tumba y por los que no pueden venir a decirle la oración de las benditas almas en gratitud por los favores recibidos.

- ¿Pero a usted le va muy bien con las limosnas?

- ¡Pues si! No me puedo quejar, aquí todos los que vienen me dan alguito. 

*******************************************

La tumba de Leo Kopp es de otro tiempo, tiene forma de rectángulo, está cubierta por una reja negra, de poca altura; es un espacio tan reducido que provoca ansiedad y tal vez algo dé miedo. El autor de tan solicitado monumento fue el famoso escultor español Víctor Macho, quien también hizo la escultura de Rafael Uribe, la cual se encuentra en el Parque Nacional. 

En medio de esta sombría tumba se abre paso una figura de bronce de un hombre delgado, copia del Pensador de Rodin, pero con solo una pequeña diferencia: tiene la cara de Bolívar.  Y aquí hay algo que aclarar, el señor Leo Siegfried Kopp no era tan espigado ni bien agraciado. Las fotografías de la época no mienten y muestran a un hombre con el rostro gordo y con barba. Eso sí, era muy elegante, imitaba el estilo de los cachacos de la época con vestido  de paño a rayas y sombrero de ala corta.

Al lado del elegante señor Kopp se encuentran más de 1000 sepulturas, mausoleos de las familias más adineradas de Colombia y las celebridades más importantes de nuestro país. Su ambiente frio, lúgubre, rodeado de arte religioso y simbólico, hace que su tumba sea la más llamativa entre muchas, por el dorado de su escultura y la cantidad de flores que le dejan.

El dorado señor Koop es el que recibe más visitantes todos los lunes, como la señora Belén, su hija Carmen y su yerno Aníbal, quienes van desde hace cuatro años consecutivos todos los lunes a susurrarle al oído, y darle las gracias por los favores recibidos, así llueva truene o relampaguee. Como ofrecimiento tardan una hora para brillar totalmente  su escultura, mientras Aníbal su yerno reza la novena de las Benditas Almas. Esta familia, como muchas otras que lo visitan, está agradecida por haber sanado a su hijo menor de una limitación a una silla de ruedas. Ese fue el milagro que le concedió Leo Kopp.

**********************************************

-          ¿Porque dos baldes para pedir limosnas?

-          Es que el que usted está viendo  es para otras necesidades mijita. Y el de la tumba es para las ayudas de mis feligreses. 

-          ¿Y el cuaderno que tiene sobre la mesa para qué es?

-          Este cuadernito es para tomar mis apuntes de las peticiones por las personas que no pueden asistir a hacer la novena de las benditas almas, y  yo soy el puente entre él y el siervo Kopp para darle las gracias por los milagros recibidos.

-          ¿Y le pagan por esto? 

-          Sì, claro, me dan una ofrenda de 10.000 o 20.000 pesitos, aunque eso depende, porque como aquí viene Sandrita y ella trabaja en la calle, entonces a veces el día no está muy bueno y me trae 5.000 pesitos.

Ese lunes festivo, como todos los lunes del año, hay una fila de unas 33 personas, la primera en la fila es  una mujer de contextura robusta, no muy alta, de pelo castaño medio recogido, de unos 38 años de edad, lleva puesto un pantalón de pana azul y una chaqueta bombacha de color morado, en sus manos lleva la oración de Kopp, la cual está leyendo mientras su esposo alza a su hijo para que le susurre al oído y le pida su deseo.

Le profesan tanta fe que ya tiene su propia oración con tintes masónicos:

Oración:

“Señor Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, creador inefable y gran arquitecto del universo, que nos diste el Siervo de Leo. S. Kopp una persona que ayudó mucho a sus trabajadores pobres y a los campesinos comprándoles siempre a buenos precios sus cosechas de cebada.

Amén”.

-¿Señor Camacho, cuénteme, hace cuánto tiempo da misas aquí en el Cementerio Central?

- Mijita, dígame padre o sacerdote Camacho. -Yo vengo desde hace ocho años, pero solo me encuentran los lunes a partir de las  9:00 am a 1:00 pm, ese es mi horario. ¡Aquí me asignó la iglesia y aquí me quede! 

- En el corto tiempo que he estado acá, me he  dado cuenta que usted reparte la oración de Leo Kopp.

- Claro que sí, pero en esta se indica al final lo que deben rezar, para que sea más fervoroso la gratitud:  “tres Padrenuetros, un Avemaría y una Salve por nueve lunes, mandando a celebrar la Santa Misa Comunitaria”.

-          ¿Cuénteme quiénes son las dos personas que lo acompañan?

-          Mi sobrino es el joven encargado de cantar  junto con su guitarra para armonizar la misa, y el otro es mi amigo  “el feligrés”,  quien es el encargado de pedir la ofrenda en las misas.

-          ¿Usted me puede conceder unas fotografías?

-           No mijita , la iglesia me prohibió que me tomen  fotos y videos. 

Manejadas por la fe, millones de personas veneran imágenes como este monumento. ¿Y qué dice la biblia acerca de la idolatría?: “No debes hacerte una imagen tallada ni una forma parecida a cosa alguna que esté en los cielos arriba o que esté en la tierra debajo o que esté en las aguas debajo de la tierra. No debes inclinarte ante ellas ni ser inducido a servirlas (Éxodo 20:4, 5)".

 

 

últimas noticias
contenido-exclusivo

Etiopía: la tierra que nadie pudo colonizar

Cuento: Volví a desempolvar mi camiseta