Libros sobre Margaret Thatcher, con sabor a pasado

Ya fueron anunciados dos libros acerca de 'la dama de hierro'. Un género que puede ser conflictivo, la biografía suele ser un éxito en ventas, aunque también un ejercicio arriesgado.

¿Qué es una biografía? ¿Una autobiografía? La oda al ego. La publicación de aquello que se suponía privado. La glorificación. Un ajuste de cuentas, incluso. Tal vez. Todas al tiempo. Ninguna.

De cierta forma, y puede ser transversal a todo el género, a ambos géneros incluso, la necesidad de revisar la vida de una figura pública (desde la distancia de la primera o de la tercera persona) obedece quizá a un afán de continuidad, interrumpir brevemente una muerte, el fin de una obra, de una carrera, para continuarlo mediante el legado de la memoria, el recuerdo de una sombra que ya no existe.

Una biografía, una buena biografía dirían algunos (con esa manía tan particular de la crítica de adjetivar los gustos), es aquella que aspira a la totalidad, a la verdad de un absoluto denominado vida. Una buena biografía, dirían otros, es aquella que desiste de contarlo todo, para tal vez hacerlo mejor, narrar en vez de sólo describir y vincular hechos. Aunque, en justicia, no es una dicotomía que sea irreconciliable, aunque sí, quizá, un fruto extraño.

No bien han terminado los homenajes a Margaret Thatcher, la exprimera ministra británica, y ya hay dos biografías que, a toda velocidad, se aproximan a la imprenta. Una de estas es una biografía autorizada, además. Escrita por Charles Moore, quien comenzó a trabajar en ella, se dice, en 1997; esta podría ser la visión más extensa jamás alcanzada de la llamada “Dama de Hierro”: la visita autorizada a una vida controversial, por decir lo menos.

Una biografía autorizada. Suena un poco a terapia psicológica. Ambas cosas requieren, para ser exitosas, que el sujeto acepte ser observado por otros. No suele ser un buen negocio, al menos para lo que corresponde a la verdad y la fidelidad.

De acuerdo con la editorial Penguin, el texto de Moore, que será publicado en dos tomos, no fue visto por la exprimera ministra y la condición de su publicación era el fallecimiento de la retratada. Suena algo conveniente, aunque no por eso menos valiente. Claro, está la muerte de por medio, pero la historia es un asunto que continúa vivo, para siempre.

Un episodio similar sucedió con Steve Jobs, el cofundador de Apple que, al menos hasta donde la vista alcanza, le abrió su vida al periodista Walter Isaacson, cuya biografía póstuma se convirtió en una suerte de fenómeno editorial, todo muy bien empacado con la muerte reciente del biografiado, claro está.

El reino de las biografías es amplio y profundo, cenagoso incluso. Son aguas agitadas que suelen bramar y rugir aún más cuando el personaje cae en la gracia de morir. Las ventas de los dos volúmenes de autobiografía de Thatcher crecieron en Amazon 100.000%.

El anuncio de la publicación del texto de Moore, junto con otra biografía preparada por Robin Harris, quien escribió discursos para la líder política, llega en la misma semana en la que el gobierno chileno decidió exhumar los restos del poeta Pablo Neruda. Los dos hechos están conectados de cierta forma y esta es la visita al pasado, el hambre de saldar cuentas con la obra y la figura de aquellos que cambiaron el curso de los días, sea lo que sea que esto pueda llegar a significar. Incluso puede haber toda una dimensión espiritual para analizar los hechos. Al menos una que defiende Ilan Stavanas, académico y editor en inglés de la obra de Neruda: "Hay algo gótico, pero también catártico, en convocar a artistas como Neruda de vuelta al reino de los vivos; nos hace pensar si realmente la muerte es el final".

A tan sólo unos pocos días de comenzar la Feria del Libro de Bogotá, la biografía reclama una relevancia inusual, al menos localmente, pues se espera una nueva edición de 'Camilo, el cura guerrillero', un texto juicioso y bien escrito de Joseph Broderick acerca de la figura enigmática de un sacerdote convertido en revolucionario armado. La revista El Malpensante rescató en su última edición la reseña que Antonio Caballero hizo de la primera edición de este texto. Dos lecturas imperdibles.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Teatro por un huevo

La reinvención artística del Espacio Odeón