Lisbeth Salander, al asalto de los nacionalistas en "Millenium Saga"

Silenciosa pirata informática, justiciera cubierta de piercings con un pasado tumultuoso, Lisbeth Salander prosigue su guerra contra los nacionalismos 2.0 en el cómic "Millenium Saga", libremente inspirado en las novelas del sueco Stieg Larsson y dibujado por la española Belén Ortega. 

La versión cómic de Lisbeth Salander hecha por la artista Belén Ortega. Cortesía

La serie, cuyo segundo tomo "Los nuevos espartanos" fue dibujado por Ortega como lo había sido el primero "Las almas frías" -editado en España por Norma-, retoma los temas fundamentales de la trilogía novelesca de Larsson. 

"Lo que me interesaba al principio en las tres primeras novelas de Millenium eran temáticas que yo estudiaba o utilizaba en mis propios relatos. Lo que hizo que realmente me enganché a este universo", explica el guionista francobelga Sylvain Runberg, que ya había realizado una primera trilogía dibujada por el también español Josep Homs. 

La violencia contra las mujeres, el auge de la ultraderecha, el papel de los medios en la sociedad actual: "desgraciadamente todo lo que Stieg Larsson anunciaba, o señalaba como peligros potenciales para nuestras democracias hace 15 años, se está realizando ahora", analiza el autor de más de 70 títulos de cómics, entre ellos la conocida serie "Orbital".

En "Los nuevos espartanos", la hacker Lisbeth Salander se dispone a piratear un importante centro de datos para revelar los dosieres comprometedores de los servicios secretos suecos, cuando una de sus ayudantes es secuestrada.

Lisbeth pide entonces ayuda al periodista Mikael Blomkvist, cuyo diario "Millenium" está al borde del abismo financiero. El reportero está investigando los vínculos del líder de un partido de ultraderecha sueco con grupos neonazis.

Personajes opuestos 

Como en los libros de Larsson, la improbable pareja formada por estos dos personajes tan opuestos es en sí un elemento crucial de la trama, entre "un Mikael Blomkvist más bien legalista, y (...) una Lisbeth Salander que tiende al lado anárquico y no duda en romper las reglas para lograr lo que quiere", afirma Runberg.

"Eso crea (...) una originalidad en el relato, tener dos personajes totalmente opuestos sobre los medios de acción pero que coinciden en los ideales por los que luchan", agrega.

Lejos de ser un simple decorado, Estocolmo surge como un actor más de un guión perfectamente plasmado en el papel por Ortega.

"Millenium, es un universo muy negro, muy sombrío y muy violento, pero la ciudad de Estocolmo es una ciudad con mucho color, muy viva, muy agradable para vivir y ese contraste destaca en los dibujos" de la joven ilustradora española, se congratula.

La sombra de Steve Bannon

Runberg se inspiró en la vida política estadounidense para crear a uno de los "malos" de la historia, el líder de Sparta, un grupúsculo nacionalista.
"Cuando empecé a escribir 'Millenium Saga' hace algo más de dos años, me inspiré mucho en alguien que existe realmente en la escena política estadounidense. Es Steve Bannon (...). Entonces estaba lejos de imaginar que encontraríamos a ese mismo Steve Bannon en la Casa Blanca como consejero principal (después despedido, ndlr) de Donald Trump".

Autorizado por los herederos de Stieg Larsson, que murió de una crisis cardiaca en 2004 justo después de entregar sus manuscritos, Runberg ya había adaptado al cómic las novelas originales de la mano de Homs.

Ahora, sus nuevas obras no tienen nada que ver con la continuación de la saga novelesca imaginada por el escritor sueco David Lagercrantz, quien ya publicó dos tomos que se vendieron a varios millones de ejemplares.

"Es agradable ver los relatos tomar vida bajo diferentes formas. Son tan diferentes que se completan, en lugar de hacerse la competencia", asegura Joakim Larsson, hermano Stieg Larsson y heredero de sus derechos.

 

últimas noticias