“Lo que de verdad importa”, una cinta a beneficio de los niños con cáncer

La cinta, dirigida por Paco Arango, es una producción que va más allá de la técnica y la narrativa cinematográfica para entregar un mensaje de sacrificio, solidaridad y esperanza. La recaudación total de la taquilla será dispuesta para apoyar a tres fundaciones que ayudan a la niñez necesitada y la luchan contra el cáncer infantil.

Los protagonistas de “Lo que de verdad importa” son: Kaitlyn Bernard (Abigail), Oliver Jackson-Cohen (Alec) y Camilla Luddington (Cecilia). Cortesía

The Healer (Lo que de verdad importa) es una producción que va más allá de la técnica y la narrativa cinematográfica para entregar un mensaje de sacrificio, solidaridad y esperanza. Es la segunda película de Paco Arango: compositor, guionista, director, productor y filántropo mexicano, que se ha dedicado a través de su cine y sus fundaciones a apoyar a niños con cáncer alrededor del mundo y a sus familias. En 2011 la recaudación de su anterior largometraje, Maktub (Cambio de planes), nominado a tres premios Goya, se invirtió en un centro de trasplantes de médula ósea en el Hospital Niño Jesús de Madrid, España. Ahora, The Healer se convierte en una invitación a ser espectador de una historia y partícipe de un proyecto, a asistir a algo más grande y altruista desde el momento mismo de entrar a las salas de cine.

Símbolos muy sencillos son los protagonistas de una historia que rinde homenaje a héroes de la cotidianidad, a creadores de nuevos mundos donde se enfrenta el cáncer de una manera distinta, y a los niños y familias que escogen la vida en su máxima expresión, sobre cualquier otra cosa. The Healer nos muestra cómo se cruzan las vidas de cuatro personajes y cómo estos encuentros van desvelando misterios en un pequeño pueblo de Nueva Escocia, en Canadá.

Alec llega allí con la ayuda de su tío Raymond, alejándose de una realidad insostenible, donde vivía el día a día reparando aparatos electrónicos. De por medio hay un trato entre los dos para que Alec pueda volver a empezar su vida, pero más allá de esto está la intención para que descubra que tiene un don y aprenda a lidiar con esta posibilidad. La llegada de Cecile y Abigail a su vida se traduce en una dinámica de crecimiento personal, en un encuentro con él mismo y con su sensibilidad por la vida.

La emoción es un factor fundamental de la película, es el vehículo con el que el director quiere transmitir su mensaje al público. Es como si se inspirara en Frank Capra, ganador de tres premios Óscar en la década de los treinta por sus comedias románticas It happened one night (1934), Mr Deeds goes to town (1936) y You can’t take it with you (1938). La narrativa de la película se pasea sin muchos sobresaltos entre arquetipos de común interpretación: la bebida, las reparaciones, el viaje, los animales, la iglesia del pueblo, la sanación y la redención.

“El Curandero” es el nombre de la tienda de reparaciones de Alec, la cual busca llevar con él a Nueva Escocia, pero ese también es el título de la película y el eje central del proyecto de Paco Arango. A través de lo básico, comunica una idea de solidaridad y la transmite en la gran pantalla. En la sencillez no se descuidan las actuaciones ni la producción; la cinta cuenta con actores galardonados como Jonathan Pryce (Game Of Thrones) interpretando al tío Raymond, y Jorge García (Lost) en el rol del padre Malloy; asimismo, el equipo técnico cuenta con la montajista Teresa Font (Carmen, El día de la bestia), y con Javier Aguirresarobe como director de fotografía (Blue jasmine, The road, Vicky Cristina Barcelona).

Como parte de esta iniciativa para invertir en niños enfermos de cáncer, Paco Arango ya está trabajando en sus dos próximas películas. Junto con Ronald Bass, ganador del Óscar por Rain man (1988), está escribiendo el guion de Eleven percent 11 %, del que se ha revelado tratará sobre diez personas comunes y corrientes que, por un giro del destino, terminarán controlando parte de uno de los mayores bancos de los Estados Unidos. Su siguiente cinta será una comedia romántica llamada Leo.

The Healer se estrenó en el mes de febrero en España y en mayo en México. Hasta el momento ha sido vista por más de un millón y medio de personas que se han acercado a las salas de cine por su mensaje y por lo que representa. Los principales medios para beneficiar a los niños con cáncer, a través de la película, han sido la Fundación Aladina y Serious Fun Children’s Network con la taquilla de España, la ONG Casa de la Amistad y el Movimiento Solidario Va Por Mi Cuenta en México. El 28 de septiembre se estrena en Colombia y parte del dinero recaudado lo administrarán la Fundación Sanar Niños Con Cáncer, la Fundación Pies Descalzos y la Fundación Ellen Riegner de Casas.

*La recaudación total de la taquilla será dispuesta para apoyar a tres fundaciones que ayudan a la niñez necesitada y la luchan contra el cáncer infantil: "Fundación SANAR” “Pies Descalzos” y “Fundación Ellen Riegner de Casas”

 

últimas noticias