Premio vida y obra

Luís Magín Díaz y Ricardo Camacho: dos artistas, un legado

Los ganadores del Premio Vida y Obra 2017 del Ministerio de Cultura son Luís Magín Díaz y Ricardo Camacho.

De arriba a abajo: Luís Magín Díaz, Ricardo Camacho.Magindiaz.com, Ministerio de Cultura.

Los ganadores de este año son Luis Magín Díaz, compositor bolivarense, y Ricardo Camacho, director del Teatro Libre de Bogotá.

Aquellos que dedican su vida a dejar una huella en el país, esos que cantan, bailan, componen, o dirigen una obra, son personas que se ven inmortalizadas a través de sus creaciones artísticas.  Para ellos, la vida que viven es la manera de nunca morir, de ser recordados. A través de los años, y por sus respectivas obras, Ricardo Camacho y Luis Magín han logrado convertirse en leyendas del arte colombiano. Por eso, el Ministerio de Cultura los distinguió con el premio a la vida y la obra. Camacho se refleja a través del teatro, y Luís Magín Díaz es un símbolo de la identidad étnica en Colombia y su diversidad musical. Ambos son expresiones de arte, gestores de los valores artísticos y culturales del país.

Así lo reconoce el Ministerio de Cultura. El Premio Nacional de Vida y Obra fue creado en el 2002, con la intención de representar el máximo reconocimiento a la labor de aquellos creadores, investigadores o gestores culturales colombianos, cuyo trabajo haya sobresalido en alguna de las expresiones culturales, en los ámbitos local, nacional e internacional y en ese sentido, hayan contribuido de manera significativa al legado y enriquecimiento de los valores artísticos y culturales de Colombia.

Camacho y Magín han enriquecido el patrimonio cultural del país y aportado a la identidad musical colombiana. Los dos provienen de ambientes diferentes. Magín es un costeño alegre y entusiasmado por la música de su tierra, mientras que Camacho es un decidido y disciplinado amante de las artes escénicas. Comparten algo en común, ambos han dedicado su vida al trabajo artístico. Son dos hombres completamente apasionados por sus oficios.

Ricardo Camacho, quien ha dirigido obras de Arthur Miller, Ann Jellicoe, Bertolt Brecht, Jairo Aníbal Niño, William Shakespeare, Ramón del Valle-Inclán, Athol Fugard, Milan Kundera, Eduardo Camacho, Tirso de Molina, Piedad Bonnett, Nikolái Gógol, Gabriel García Márquez, Esquilo, Harold Pinter, Molière, Jon Fosse, entre otros, recibió este reconocimiento con motivo de exaltar el rigor y profesionalismo de un hombre que ha dedicado su vida al florecimiento de las artes escénicas.

Gracias a su dedicación, se ha forjado en el país una gran escuela artística donde muchos actores y actrices han hecho del teatro colombiano uno de los más relevantes de América Latina. Fundó el Teatro Libre en 1973, y desde entonces ha trabajado por hacer lo que ama, asumiendo grandes retos, como interpretar junto a su grupo actoral varios de los clásicos más distinguidos, como lo es 'Rey Lear', de Shakespeare, cuyo tema central es la ingratitud filial, la vejez y la locura.

En cuanto a Magín Díaz, es el artista musical con más trayectoria de su región. Se dice que tiene 94 años, aunque su edad es incierta. Su cédula dice que nació en 1922 y su acta de bautizo, que en 1921. Con una dedicación de más de 80 años en la música, todavía sigue cantando y bailando. Magín viene de las calles de Gamero, Bolívar, un ser anónimo que ha enriquecido la cultura musical de Colombia. Su importancia como intérprete y compositor radica en sus raíces afrodescendientes y caribes. Entre las canciones que ha compuesto, las más recordadas son Rosa, La totuma, Espíritu maligno. Cantar chalupa. Ha pasado por el bullerengue, fandango y cumbia. 

Recientemente, este maestro de la música tradicional colombiana, presentó el álbum El Orisha de la Rosa, en el que brilla junto a grandes artistas como Carlos Vives, Systema Solar, Totó La Momposina, Celso Piña, Petrona Martínez, Monsieur Periné y Dizzy Mandjeku. En su región es querido por todos, considerado la herencia musical de su pueblo, que incansablemente ha reivindicado la importancia del folclor y las tradiciones de su comunidad.