La magia de capturar multitudes en 360º

Casi treinta años después de su muerte en 1982 se expondrán, por primera vez en Bogotá, más de 140 imágenes, algunas inéditas, del Gabinete Artístico del fotógrafo antioqueño. La selección incluye imágenes de 1925 a 1957.

Tenía dos opciones: o se trepaba encima del andamio ubicado en medio de la muchedumbre y obturaba para congelar a quienes atiborraban las plazas —motivados por las protestas y los discursos airados de los líderes—, u organizaba cuidadosamente a su alrededor, haciendo un semicírculo, a la primera flota de taxis que tuvo Medellín, a los estudiantes de un liceo de Bogotá, a los habitantes de un pueblo antioqueño o a las señoritas invitadas a algunos matrimonios pudientes que se celebraron en la Colombia de los treinta, cuarenta y cincuenta con todos los adornos del aparente progreso que trajo la industrialización.

Jorge Obando nació en Caramanta (Antioquia), el 29 de junio de 1892. Llegó a Medellín por cuenta de una beca que lo hizo maestro, trabajó en una farmacia y a inicios de los veinte compró el Gabinete Artístico, un local sobre la calle Ayacucho dedicado a la pintura y la marquetería. Se volvió fotógrafo. Se casó con Concha, la sobrina del presidente Pedro Nel Ospina. Registró los eventos sociales más importantes de las siguientes décadas.

Fue a principios de los treinta cuando compró su paso a la historia en forma de cámara. Dicen que la adquirió de manos de un alemán que también le enseñó a utilizarla. El caso es que al obturar la Cirkut Eastman Kodak ésta giraba 360º sobre su eje, quemando el negativo de un metro de largo por 20 cm de ancho y logrando, entre luces y sombras, impresionantes panorámicas a blanco y negro.

Para una época donde los registros fotográficos se limitaban a la intimidad de los retratos cuidadosamente logrados en interiores, Obando se aventuró a sacar la cámara del estudio para registrar la vida cotidiana de la naciente ciudad de Medellín y también de la Colombia que veía a sus ciudadanos (algunos aún descalzos, otros de traje y sombrero) unirse a las movilizaciones efervescentes que se tomaban los espacios públicos de las capitales. La Cirkut se amoldaban a la magnitud del acontecimiento. Obando se hizo reportero.

Recorriendo el país con su mamotreto a cuestas, registró de cerca la patria que se adentró en el Frente Nacional. Su vínculo con Concha Ospina lo llevó a codearse con grandes personalidades y a dejar evidencia de las elegantes recepciones precedidas por las señoras de abrigo de piel en cuello. Retrató desde adentro los mandatos de Mariano Ospina Pérez, Laureano Gómez y Gustavo Rojas Pinilla.

También fotografió la construcción del estadio Atanasio Girardot en Medellín y, en 1935, el avión hecho trizas en la pista del aeropuerto Olaya Herrera minutos después del accidente en el que murió Carlos Gardel.

Aunque el archivo de Jorge Obando incluye unas 500 mil fotografías tomadas hasta 1974, las 144 elegidas por la Universidad Eafit y el Banco de la República para ser expuestas en la Casa de Moneda (hasta el 16 de enero de 2012), reflejan la transición de un país campesino a uno que vió crecer las urbes, congelado para siempre a manos de uno de los más grandes fotógrafos latinoaméricanos del siglo XX.

Temas relacionados