Literatura

María José Navia: “Estoy muy feliz de publicar en Colombia”

Noticias destacadas de Cultura

Charla con una escritora chilena que gana cada vez más lectores en Latinoamérica. Ahora con su novela “Kintsugi”.

La escritora chilena habló de su novela Kintsugi, publicada recientemente en Colombia por Himpar editores. Kintsugi narra la historia de una familia chilena en tres generaciones y revela cómo se construye y se vacía una red de afectos. Además de Kintsugi, María José ha publicado la novela Santa (2010) y los libros de cuentos Una música futura (2020), Lugar (2017) e Instrucciones para ser feliz (2015).

Kintsugi es el nombre japonés para la práctica de reparar con oro las cerámicas rotas, ¿por qué se le ocurrió ese título para la novela?

Porque me parecía que representaba bien tanto la forma como el fondo de mi libro. Por una parte, una novela hecha de pedazos/cuentos y, por otra, una historia sobre personajes rotos, que se adentra en sus dolores.

En otro lugar define a Kintsugi como una novela tramposa. ¿En qué consiste esa trampa y qué ventajas tiene para usted como escritora?

Es tramposa, para mí, porque nunca me propuse “voy a escribir una novela”. Sino que escribí para mi libro anterior (Lugar) el cuento “Rebajas” y luego, de curiosa, me puse a escribir cuentos que continuaban a esa familia. En mi cabeza siempre va a ser más una colección de cuentos conectados porque así fue el proceso de escritura, si bien entiendo que al leerlos todos y siguiendo el orden se va armando una estructura mayor, una novela.

¿Qué se lleva un lector al encontrarse con una novela con esa estructura, así, modular o serial? ¿Hay otras novelas que inspiraron esta forma?

Espero que se lleve una buena historia. La estructura supongo que lo hace participar más y eso, como autora, me gusta. Y sí, hay varias novelas y colecciones de cuentos conectados que me sirvieron para armar la mía: Olive Kitteridge, de Elizabeth Strout, A Visit From The Goon Squad, de Jennifer Egan y Fight No More de Lydia Millet.

¿Cómo ha sido la experiencia de publicar en Colombia por primera vez?

Estoy muy feliz de publicar en Colombia. Admiro muchísimo la literatura de ese país, especialmente la escrita por mujeres, me parece que hay voces poderosísimas, como Pilar Quintana, Gloria Susana Esquivel, Manuela Espinal Solano y Carolina Sanín, por ejemplo. (También recomendamos: “Estrella madre”, de Giuseppe Caputo).

Su novela trabaja una serie de vínculos familiares a través de varias generaciones, entre ellas varias relaciones entre mujeres, pero no siempre madres-hijas. Cuéntenos acerca de ese interés por las otras mujeres de la familia en su novela.

Me interesaba explorar el vínculo tía-sobrina. Era algo que yo estaba viviendo muy intensamente (ser tía por primera vez) y en la literatura que leía lo veía poco. Siempre las figuras femeninas eran madres e hijas, hermanas o abuelas y nietas. Yo quería retratar ese otro vínculo. Especialmente cuando la tía no tiene hijos propios, como es el caso de mi libro. De hecho, los únicos capítulos que se cuentan en primera persona son aquellos narrados por los personajes en ese eje tía-sobrina.

La novela también es una exploración por los cambios que atraviesan los cuerpos de los personajes. ¿Cómo aparecen esos cuerpos en el texto?

Cada vez más intento darles un lugar importante a los cuerpos dentro de mis libros. En mi última colección de cuentos, Una música futura, aparece aún más. Me pasa que se me hace fácil meterme en las cabezas de los personajes y disfruto mucho escribiendo de esos mundos interiores, pero quise desafiarme a salir de esas cabezas a ratos para explorar los cuerpos, la relación que los distintos personajes tienen con sus cuerpos: lo que los hace sentir incómodos, el deseo desbordado, la vergüenza, etc. Así, por ejemplo, hay un capítulo en el cual un hombre vive acomplejado por una protuberancia que comenzó a crecer en su hombro, en otro una adolescente se siente incómoda por el acné y las expectativas de belleza que transmite la publicidad (y su familia) y en varios tenemos un como zumbido constante, un tratar de reparar una experiencia traumática no solo desde los sentimientos o pensamientos sino también desde sus marcas en el cuerpo.

Para los lectores que aún no conocen su obra, lleva más de cuatro títulos publicados en los últimos cinco años, una velocidad y fuerza admirable, porque cada novela es mejor que la anterior. ¿Qué impulsa su deseo por la escritura?

Voy a sonar recursi pero es la felicidad. Escribir me hace inmensamente feliz y por eso trato de escribir todo el tiempo que pueda. Además, esa felicidad del acto de escritura viene de otra gran felicidad que es la felicidad de leer. Entonces es un desborde permanente. De tanto leer me desbordo en la escritura y luego vuelvo a la lectura y así. Además, trabajo en varios proyectos simultáneos lo que hace que, si en algún momento estoy trabada con uno de ellos, paso al siguiente. En estos momentos, por ejemplo, estoy con una novela breve, una novela larga y un libro de cuentos, y voy escribiendo en cada uno todos los días, muy contenta.

Finalmente, en su cuenta de twitter @mjnavia ha estado alimentando un hilo con el hashtag #366escritoras donde todos los días recomienda una autora de ficción, ensayo o poesía. ¿Por qué se le ocurrió la idea y cuál ha sido su estrategia para recomendar a las autoras?

Partió como un desafío personal. Hice una lista para ver si había 366 escritoras que genuinamente quisiera recomendar. En esa lista llegué a 282 nombres y la gran mayoría eran escritoras estadounidenses. Me propuse seguir leyendo literatura de otras tradiciones e irlas recomendando en un hilo diario en el que entrego información de sus vidas, obras y comparto citas que son los subrayados que yo misma he hecho de los libros. No tengo ninguna estrategia. Solo voy leyendo y recomendando lo que me gusta, combinando autoras consagradas y otras que recién empiezan, libros traducidos y otros que no. Ha sido mi camino de lecturas de este año y he aprendido un montón, como lectora y como escritora. Y si además algunas personas lo encuentran útil y han encontrado nuevas lecturas favoritas, entonces soy la más feliz.

Comparte en redes: