Más que dinero, se necesita visión:Secretario de cultura de Portugal

Jorge Barreto Xavier hace un breve análisis de cómo proteger la creación en medio de la crisis económica que afecta a este país europeo.

Jorge Barreto Xavier, secretario de cultura de Portugal. /Luis Ángel
Jorge Barreto Xavier, secretario de cultura de Portugal. /Luis Ángel

En tiempos de crisis, ¿cómo evitar los recortes en el sector cultura?

La verdad es que, infelizmente, los recortes de presupuesto se han hecho en todos los dominios. La cultura fue afectada como toda las demás áreas del gobierno. Naturalmente, lo que me interesa como responsable de este sector es garantizar que para el próximo presupuesto haya, al menos, las mismas condiciones que existen hoy. También es necesario entender que hoy no es posible ver los presupuestos como la única variable de la política pública de cultura. Lo que quiero decir es que el dinero es muy importante, claro, pero por sí solo no es nada.

¿A qué otras variables se refiere?

Cosas como el trabajo con las empresas y la economía social, por ejemplo.

¿Cómo es la unión, en el sector cultura, entre sectores privado y público en Portugal?

No se hace muy bien. Somos un país con una cultura contemporánea muy rica en temas como música, danza, teatro, arquitectura, literatura y cine. Se puede ver que hay un trabajo muy interesante de los artistas. Pero no hemos creado una relación directa entre financiamiento y resultados. ¿Qué quiero decir con esto? Por ejemplo, en España, la entrega de dinero para los artistas visuales ha sido mayor que en Portugal. Pero los artistas visuales portugueses, en Europa, tienen una visibilidad y reconocimiento que resulta mayor que sus pares españoles de la misma generación. Es peligroso decir que el dinero genera creatividad. No existe una relación directa.

Entonces, ¿cómo estimular la creatividad en tiempos de crisis?

Es una cuestión muy amplia que, entre otras cosas, tiene que ver con el papel social del arte. Históricamente, el arte desde el siglo XX se ha transformado más en concepto que en objeto. Cuando se torna un asunto de interpretación el arte genera cierto grado de dificultad en su interpretación. Entonces, el papel del artista debe ir conectado con un proyecto educativo de sociedad, con el fomento de una capacidad de lectura que permita leer a los ciudadanos ese proyecto artístico.

¿Habla de reconocimiento social del arte?

En cierta forma. Lo que esto significa es que la educación del ciudadano debe ser muy alta para para que este tenga un acceso competente al objeto. El arte, la creación, necesariamente se correlaciona con una sociedad democrática evolucionada. Si no se encuadra en un proyecto de ciudadanía con un nivel grande de capacidad crítica el ejercicio de lectura del objeto, de la creación, resulta muy simplista.

¿Cuál es el papel del Estado en la generación de esa ciudadanía capaz de leer su arte?

Uno de los papeles fundamentales de la política pública debe ser la articulación de diferentes iniciativas para garantizar la recepción del objeto artístico y la libertad de creación. Si se invierte en desarrollar competencias de lectura, por decirlo de cierta forma, lo que está haciendo es fomentar la capacidad de reconocimiento del objeto artístico que tienen los ciudadanos. Cuando se habla de dinero para la cultura no es necesariamente dar fondos a un artista para que pueda promover un espectáculo, sino más bien crear políticas que se relacionen con la educación, con la cultura y, en general, con cuál es el proyecto de sociedad que se quiere. Si lo que se busca es una sociedad de ciudadanos la cultura tiene todo el sentido. Si lo que se requiere es una sociedad de consumidores, la cultura no es más que un objeto más en el mercado. Las políticas públicas de cultura necesitan de dinero, es cierto, pero antes que esto tienen que tener visión.

Temas relacionados