Matt Dillon: “Disfruté mucho de este desafío”

El actor estadounidense interpreta a un asesino en serie en The House that Jack built, la nueva película de Lars von Trier presentada en el Festival de Cannes.

Matt Dillon: “Disfruté mucho de este desafío”
Matt Dillon durante una de las escenas de la película The House that Jack built, dirigida por Lars von Triers, presentada en Cannes. Cortesía

La reacción general ha sido estado de shock. Y Matt Dillon (Nueva York, 1964) es co-responsable de que en el Festival de Cannes se haya visto tal reacción.

Es que Dillon protagoniza The House that Jack built, escrita y dirigida por Lars von Trier, donde también actúan Uma Thurman y Riley Keough. El regreso del director danés a Cannes debía tener algo de “color”.

Como parte de la sección Fuera de competición, esta vez se trata de la historia de Jack (Dillon), un asesino en serie que realiza un ejercicio filosófico al dialogar con una voz en off, la de Verge (Bruno Ganz). Entretanto, asesina a diestra y siniestra.

Llegar hasta Matt Dillon para mantener esta conversación, no fue tan sencillo. En una moderna casona situada en lo alto de una cuesta, el equipo de The House that Jack built había montado su campamento. El afable actor estadounidense recibe en una amplia sala. Lleva horas ofreciendo entrevistas, sin embargo no pierde el buen humor.

Afuera llueve, lo que viene a ser una metáfora perfecta al tratarse de una película de Lars von Trier, por aquello del aluvión de críticas, tanto en contra como a favor. Y esta no podía ser la excepción.

Matt Dillon sabía lo que le esperaba, y superó positivamente sus expectativas. “Las películas de Lars funcionan porque tratan sobre momentos”, analizaba Dillon, “brondándoles mucha vitalidad, y eso es fantástico”.  

¿Qué le pasó por la mente cuando Lars von Trier le ofreció este personaje?

Conocía a Lars por su reputación, a través de otros actores. Definitivamente me ofreció un personaje difícil. Me gusta el trabajo de Lars, es un realizador brillante. No he visto todas sus películas, pero las que sí me han gustado mucho; como Europa (1991), Breaking in the Waves (1996), que es tan diferente al anterior, y más tarde vi Anticristo (2009), Melancolía (2011) y Dogville (2003).

No hablo ni danés ni sueco, pero te digo algo: tienes que sacar lo bueno de lo malo. Y el compendio del todo es lo que ha hecho fantástica esta experiencia.

Lars trata temas bastante peligrosos, y lo que hace en cierto sentido es transformarlos en arte.

¿Por qué cree que lo escogió Lars para este rol?

Me comentó que fue porque le gusta mi cara (se ríe) Lars es un tipo muy misterioso, pero estoy muy contento de que me haya escogido.

¿Le importó el hecho de que se trataba de un director que despierta tantas polémicas?

Eso no fue importante. Lo trascendental fue el personaje, y la manera de trabajo de Lars. Eso me fascinó. Como actor me emocionó el proceso, y admiro mucho la interpretación de personajes que se han hecho en sus filmes. Lars es un hombre muy contradictorio, y puede ser malentendido. Hay gente que piensa que es un tipo brutal, y que debe ser difícil trabajar con él, porque no anda con compromisos en su visión. Pero Lars es más bien un tipo adorable.

¿Por qué dice que es contradictorio?

Es increíblemente contradictorio porque a pesar de sus ansiedades y temores, mantuvo una confianza sorprendente en lo que estaba haciendo.

¿Tuvo algún recelo a la hora de interpretar a este asesino en serie?

Yo sabía que podía interpretarlo, tenía confianza en mis habilidades y capacidades, pero no estaba seguro de si sería capaz de aceptarme a mí mismo al asumir a ese personaje, de si me rechazaría a mí mismo por encarnarlo. Eso fue muy difícil para mí. Y aunque me gustaba la idea de trabajar con Lars, durante el rodaje hubo momentos en los que sentí miedo. Al hablar de cómo íbamos a trabajar con esta historia, Lars me animó acogerla. Como director confió en mí, y a pesar de que no hicimos ningún ensayo, de manera que depositó su fe en mí.

¿Cómo logró sobreponerse a sus emociones?

Cuando te enfrentas a escenas duras desde el punto de vista emocional, lo único que te queda es seguir adelante. Hubo algunas escenas que ya antes de rodarlas me generaron muchos problemas, y estando a punto de filmarlas, tuve dudas, pero al final las hice por Lars.

¿Tomó a algún criminal o psicópata como referencia para tu personaje?

No, aunque no puedo negar que en un primer momento mi intención fue leer algunos libros sobre asesinos en serie, así que emprendí la búsqueda del mejor libro que se había escrito con ese tema. ¡No te puedo decir la inmensa cantidad de libros que encontré! ¡Increíble! Me topé con uno que se llamaba 70 asesinos en serie de los que nunca habías escuchado antes (se ríe) Al final no me leí, pero sí uno muy interesante que se titula The Psycophat next door, escrito por la doctora Martha Stout.

¿Entiende por qué tantas personas sienten fascinación por los asesinos en serie?

Ese es un fenómeno muy presente en nuestras sociedades. En mi caso te puedo decir que no siento ninguna fascinación. Conocemos muy poco de ese tipo de naturaleza, y cuando ves en el cine o en la televisión esos casos, los mismos están  enfocados desde el punto de vista del investigador. Mientras que lo que se presenta en esta película pienso que es más peligroso, sin una red de seguridad.

En The House that Jack built, el espectador se encara con escenas muy fuertes.

Puedo entender que algunas personas se salgan de la película, por incomodidad. Hasta yo mismo pensé que no sería capaz de verme en la pantalla, pero pude tomar distancia y la vi.

¿Cuáles fueron sus sensaciones cuando vio la película?

Sentí alivio, Me dije: ese es Jack, no yo. Lars es muy gráfico, se propuso a horrorizar, quería ser real, y hay que darle el crédito por eso. Cuando ves la película, puedes volver la cara para no ver, pero no es como en otros filmes comerciales con un alto nivel de violencia donde prevalece la reacción “vamos a ver a la gente echando sangre”.

¿Le atraen los roles extremos?

Lo que me atrae son buenos roles, buenos directores. En este caso deseaba trabajar con Lars, y asumí el reto de interpretar a este personaje tan desafiante. No se puede decir que lo disfruté, aunque a veces nos divertimos. Eso sí, disfruté mucho de este desafío.

¿De qué manera le ha cambiado como persona y actor esta experiencia?

Me gusta mucho vivir experiencias de las que pueda aprender. Para bien o para mal, lo que aprendí de esta película, de este personaje y de este director tan talentoso es que no debo ser tan perfeccionista; que debo permitirme cometer errores, porque cuando nos damos el permiso de fracasar, le damos paso a la gran posibilidad de hacer algo aún mejor.

últimas noticias