En memoria de Julio M. Santo Domingo

Por Ramiro Osorio Fonseca, director general Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo.

Siempre consideré que el acto de generosidad de don Julio Mario Santo Domingo y su familia, inédito en nuestro país, de donar a Bogotá el Centro Cultural que lleva su nombre, no era un acto fortuito, políticamente correcto, sino el resultado de su profunda convicción de que la cultura es, en nuestro país, el mejor espacio para construir una sociedad incluyente, participativa y democrática.

En las reuniones previas a la inauguración del Centro pude constatar su devoción por este proyecto. Tenía interés especial en asegurar las mejores condiciones constructivas, así como en el modelo de gestión que permitiera su sostenibilidad en el largo plazo.

Revisando con él la programación del primer año tuve el privilegio de apreciar su sensibilidad, su capacidad visionaria, su gran afición por las artes, su certeza en que propiciar el diálogo de las mejores manifestaciones de la cultura de Colombia y el mundo le ofrecía a nuestro país espacios extraordinarios para su desarrollo integral.

El 24 de mayo pasado celebramos el primer aniversario del Centro Cultural Biblioteca Pública Julio Mario Santo Domingo. Cuando le presentamos el balance de resultados de los teatros, de éste modelo público-privado que en el marco de la corresponsabilidad han constituido la Alcaldía Mayor de Bogotá y los donantes, y al que se han sumado las empresas patrocinadoras y el público, sentí su profunda satisfacción, su alegría por contribuir de manera fundamental a enriquecer la vida, a llenar de razones para soñar a Bogotá y a Colombia.

El mejor homenaje que podemos hacer a don Julio Mario Santo Domingo, es continuar ofreciendo múltiples opciones artísticas de excelencia a públicos de todos los sectores sociales, diversas posibilidades de formación, actualización y perfeccionamiento a los artistas y a los estudiantes de las artes, haciendo de este Centro Cultural un referente de Bogotá como una de las capitales de la cultura del mundo.

Las exequias

La velación de Julio Mario Santo Domingo se efectuó ayer en la capilla funeraria Frank E. Campbell, sobre la Avenida Madison en Nueva York. Mañana martes se realizarán las exequias, en el Cementerio Woodlaw, ubicado en el Bronx.

Temas relacionados

 

últimas noticias