La memoria de los objetos

Del 25 al 27 de abril se celebrará en Bogotá la trigésima edición de la feria para conocedores y aficionados de las antigüedades. Parte de la muestra consiste en el aprendizaje histórico a partir de las piezas expuestas.

‘El corcel alado’, proveniente del Carnaval de Venecia del año 1962, uno de los atractivos de la colección de Alfonso Guzmán Pinto. / Luis Ángel

La historia no está solamente en los libros. Está también en los lugares, en los objetos, en las piezas de una realidad que en esta porción del tiempo ha transcurrido ya. Coleccionar es también contar, porque cada objeto tiene su época, narrativa y espacio. El coleccionismo consta de elementos que al abstraerse de su entorno original pasan a convertirse en vetustos monumentos al devenir cronológico.

En la tienda de antigüedades de Alfonso Guzmán Pinto, presidente de la Asociación Anticuarios de Colombia, las paredes, los pisos y hasta el techo están hechos de historia, una historia que también se escucha gracias a una radio Phillips de la década de los 30, que sólo sintoniza AM y funciona con tecnología de tubos, los mismos que aún llenan hasta el tope bodegas alrededor del mundo, permitiendo así la vigencia de este tipo de elementos, según cuenta Guzmán.

La vigencia se transforma en un término ambiguo en el mundo de los anticuarios. Por una parte se trata de un mercado que no evade la lógica de oferta y demanda en su espectro comercial, donde un objeto antiguo puede llegar a tener una menor permanencia por su baja búsqueda en el público; por otro lado puede apreciarse también la perdurabilidad de una pieza a través de las épocas y generaciones en su contexto cultural.

El mundo es, desde la tienda de antigüedades, una narración fragmentada que borra los territorios y, además, describe cómo las sociedades avanzan yuxtaponiendo sucesos. Esta noción es visible en el caso del Art Déco, descrito como el período de “entre guerras” por Guzmán, un estilo que explotó a partir del descubrimiento de la tumba de Tutankamón y la adopción de formas que terminaron imponiéndose desde las grandes figuras del celuloide, como Clark Gable y Greta Garbo, quienes impusieron su utilización y popularidad.

Volviendo a los pasillos de la tienda de recuerdos las bestias cabalgan aún y los herreros martillan metales al rojo vivo. En el lugar de labores de Guzmán Pinto se encuentran hasta cuadrúpedos de carrusel, representados en un caballo que alguna vez fue ensillado por niños que reían al compás de los sonidos circenses en el parque de Coney Island en Nueva York.

Asimismo, por los anaqueles de historia vuela sin rumbo un pegaso que alguna vez formó parte de las festividades de Venecia, Italia, en el año 1962, una pieza de mitología carnestoléndica de la cual existen actualmente en Colombia únicamente dos ejemplares.

Esta es sólo una pequeña parte de los múltiples elementos que se exhibirán durante la feria, que también construye su propia historia en 16 años de actividad. Durante el evento, el parque de Usaquén en Bogotá será aula de historia, porque el coleccionista es un pedagogo del pasado.

“Parte del encanto de la antigüedad es que el que se la venda le diga cómo llegó al país, a qué familia pertenece, cómo transcurrió en el tiempo. Generalmente es una historia muy valiosa, cada anticuario por lo general incluye el valor agregado de contarle a la gente cómo procede la pieza. La mitad del cuento en la compra es saber el origen”, apunta Guzmán sobre su labor en la feria.

Durante dos jornadas al aire libre y charlas sobre el génesis de los objetos los coleccionistas bogotanos, uno de los gremios más influyentes del país en dicho campo, se proponen combatir el arte impersonal y minimalista, el mismo que podría estar convertido en todo un entramado de cuentos cuando los años caigan intempestivamente sobre obras y creadores.

 

 

 

 

[email protected]

@lacostamalvada

La edición número 30 de la Feria de Antigüedades y de Coleccionismo de Bogotá se realizará del viernes 25 al domingo 27 de abril en el parque de Usaquén (carrera 6 N° 118-60), de 10 a.m. a 7 p.m.

Temas relacionados