Mirar el miedo a los ojos

Cantantes, políticos, escritores, artistas y periodistas se dan cita en Bogotá para desenmascarar el miedo.

Es el tiempo del miedo, así lo profetizó el escritor Eduardo Galeano: “Los que trabajan tienen miedo de perder el trabajo. Los que no trabajan tienen miedo de no encontrar nunca trabajo. Quien no tiene miedo al hambre, tiene miedo a la comida. La democracia tiene miedo de recordar y el lenguaje tiene miedo de decir. Es el tiempo del miedo”.

Uno de los grandes triunfos de la violencia es que esparce el miedo entre los ciudadanos, lo incrusta en su seno y lo hace crecer con virulencia. Por eso, un grupo de organizaciones se ha unido para abrirle las puertas al primer festival “Uy, qué miedo el miedo”, que se realizará en Bogotá de forma gratuita hasta este miércoles 2 de noviembre para pensar sobre el miedo, para mirarlo a los ojos, enfrentarlo y entenderlo.

“Queremos reflexionar sobre el miedo desde tres perspectivas: la guerra, el miedo desde el arte y finalmente el miedo desde la cotidianidad. Así, con una programación variada y con una serie de conversatorios gratuitos, logramos que la escritora Florence Thomas converse con Gonzalo Mallarino sobre el miedo a hablar sobre el aborto; la narradora Margarita Posada hable por su parte con Ángel Beccassino sobre el miedo a la depresión y el excomandante del Eln Felipe Torres hable con un excoronel sobre el miedo a la paz”, explica Guillermo Solarte, uno de los creadores del festival y director de Pacifistas sin Fronteras.

“Es vital reflexionar sobre el miedo”, explica por su parte la argentina Karen Marón, invitada al festival y quien se ha desempeñado como corresponsal de guerra cubriendo el Golfo Pérsico, el conflicto israelí-palestino y Libia. “El miedo es la ideología de nuestro tiempo. El miedo siempre ha sido una forma de control social y dominación política. Desde los atentados en Nueva York el 11 de septiembre de 2001 está más presente y se ha inmiscuido incluso en nuestras relaciones personales. Cuando el miedo cercena la racionalidad de la sociedad, este tipo de Estado recibe un cheque en blanco y firmado a favor de sus políticas”, explica la periodista, quien compartirá sus reflexiones con otros colegas como Hollman Morris, el fotógrafo español Gervasio Sánchez —que ha versado su trabajo sobre los desaparecidos y los efectos de las minas quiebrapatas—, Ignacio Gómez, subdirector de Noticias Uno, y la periodista Jineth Bedoya.

La cantante y compositora uruguaya Verónica Quenón, invitada al festival y quien aportará una mirada desde el arte, recalca así la urgencia de este tipo de encuentros que buscan desenmascarar el verdadero poder del miedo: “Hay que reflexionar sobre el miedo para recuperar la libertad, para pensar en libertad, para vivir en libertad, sentir y amar en libertad. Para ser más felices. que no por último, es menos importante”.

Miedo a la depresión

Margarita Posada, escritora.

El miedo para mí no existió hasta hace muy poco. De niña, mi papá lo mitigaba acompañándome al pie de la cama. La palabra me fue ajena, hasta que caí en una depresión profunda y entendí lo que es el miedo infinito. Este festival me va a dar la posibilidad de ayudarle a entender a la gente que la depresión no puede seguir siendo un tabú y que no puede confundirse con estar triste, porque en nada se asemeja a tan llevadero sentimiento.

Miedo a la pérdida

Verónica Quenón, cantante y compositora uruguaya.

Hoy, en esta sociedad del miedo, tengo miedo de salir y miedo de entrar, de no volver, y algo que aún no entiendo: tengo miedo de perder (hablo de afectos). Eso es nuevo en mi vida y lo estoy madurando como puedo. No es fácil de admitir, pero es cierto. Siempre supe, y aún sé, que el miedo es opuesto a la fe y que a lo único que debo temerle es al temor; y no sé dónde perdí el rumbo de mis convicciones, pero espero encontrarlo pronto. El miedo me quita la sensación de libertad.

El miedo en la guerra

Karen Morón, corresponsal de guerra argentina.

El miedo es el instinto que, distorsionado negativamente, promueve que las personas generen el infierno en la tierra como son las guerras, la mayor tortura de masas. En los últimos 11 años, siendo corresponsal de guerra he sido testigo de la manipulación de los seres humanos a través del miedo para ser instrumentos al servicio de los poderosos.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Charly García en NatGeo

XI Festival Danza en la Ciudad