Las mujeres de Rossina Bossio

Ayer, en la galería LGM Arte Internacional en Bogotá, se inauguró Extraña, la más reciente muestra de la joven artista Rossina Bossio.

Rossina Bossio junto a una de las obras de la exposición. / Cortesía

La exposición se titula ‘Extraña’, y consiste en una serie de pinturas figurativas que exploran la relación del ser humano con el espacio que habita y los objetos que lo rodean. El centro, sin embargo, es la mujer, descrita y representada como un sujeto universal que nos habla de las paradojas de la condición humana. “Pinto mujeres porque me parecen más interesantes estéticamente, y más bellas”, dice Bossio.

“La mujer es mi sujeto predilecto: la mujer y su cuerpo como centro de seducción en la sociedad, como protagonista de la historia de la comunicación visual y como símbolo de belleza, pero una belleza que no es sinónimo de lo plácido o lo dulce, sino de lo visceral y ambiguo; una belleza que subvierte tabúes y estereotipos, que confronta al espectador. Sin embargo, ya no pinto mujeres para hablar de lo femenino, pues mis mujeres ahora son sujetos universales, que hablan de lo humano”, dijo Bossio.

Por otra parte, y además de experimentar pictóricamente con el espacio, el objetivo de Bossio con esta obra es insertar a la mujer en lugares que comúnmente se considerarían desordenados y precarios, que se asociarían, incluso, con el imaginario de lo masculino. La referencia principal para la creación de estas pinturas proviene de lugares abandonados, destruidos; de construcciones inconclusas con restos de materiales, escombros, fragmentos y objetos inutilizables dispuestos de manera caótica.

Aun así, a Bossio le preocupa, por sobre todas las cosas, el oficio de la pintura, la pintura misma, más que el mensaje, el concepto que sostiene o explica la representación. “Siempre hay un subtexto. Pero lo que más importa es la pintura como oficio, como actividad manual”, dice, y lo mismo afirma Eduardo Serrano, curador de la exposición.

Algunos detalles en las pinturas son abstractos, así que se puede notar, de alguna manera, un alternarse de lo figurativo y lo abstracto. Sin embargo, las pinturas son eminentemente figurativas. No representan a la mujer desde una perspectiva neutral, que pretende ser objetiva; se trata de un realismo mediado por una mirada específica hacia la mujer.

A sus 28 años, Bossio ya ha expuesto en escenarios como el Museo de Arte de la Ciudad Imperial de Pekín (Bamoic), en Tribeca Cinemas de Nueva York, el Grand Palais de París y el Museo Iglesia Santa Clara en Bogotá, entre muchos otros.

 

 

[email protected]

@saramala17