No hay normas para acercarse al arte contemporáneo

Este sábado se inauguró la segunda versión de Odeón Intensivo, que irá hasta el 22 de septiembre. En este espacio, Odeón busca recuperar otras formas de producir y exhibir arte contemporáneo fuera de las dinámicas comerciales de una feria tradicional.

Imagen de la estación de realidad virtual construida por Juan Covelli (Play) groundless, Salim Fayad y Cineautopsia.Cortesía (Play) groundless

Odeón Intensivo es una invitación a la pausa, a que se comience a discutir sobre las otras posibilidades del arte contemporáneo que no tienen que ver con pasividad, la contemplación ni los objetos. En la segunda versión de este evento, que se inició este sábado, 14 de septiembre, se reflexiona sobre las definiciones impuestas y absolutas no solamente del arte y las formas en las que se exhibe, sino también las cotidianas: las que se refieren a los roles de género, las esperanzas del futuro, la inmovilidad del presente y al bombardeo diario con el que nos atacan y atacamos. Odeón Intensivo es una oportunidad, un descanso, una interrupción a los límites del deber ser.

Hasta 2017, Espacio Odeón realizó la Feria Odeón, que se ajustaba a las dinámicas de las demás exhibiciones de arte hechas para artistas, coleccionistas, compradores y expertos. En 2018 se preguntaron por las demás alternativas que se dejaban de explorar y no se incluían en estas muestras, que además seguían siendo lejanas a las personas que tenían intereses distintos a los de la compra o que no se habían acercado al arte. También fue un llamado a la coherencia: desde que se inauguró este centro cultural, sus directivos se han esforzado por demostrar que prefieren enfocarse en proyectos que se alejen de las dinámicas comerciales.

Odeón Intensivo se realiza en la semana más importante del arte en Bogotá. Decidieron ser la alternativa que rompa con los mecanismos tradicionales con los que se exhibe en las demás galerías y ferias artísticas. La entrada a este espacio es gratuita y las obras invitan a que los interesados abandonen la pasividad y el rol contemplativo con el que habitualmente se relacionan con el arte, para comenzar a ser parte de estas y sorprenderse con los movimientos, sonidos y sabores que se pueden ofrecer desde disciplinas o prácticas que, por ejemplo, se montan y desmontan el mismo día.

Tatiana Rais, directora de Espacio Odeón, habló para El Espectador sobre esta apuesta que espera cautivar, con obras más dinámicas y participativas, a los que el arte contemporáneo aún no ha logrado seducir.

¿Cómo se distanciará este proyecto de las demás ferias que, de hecho, también se estarán llevando a cabo durante los mismos días?

Intensivo no es una feria, porque precisamente busca visibilizar una serie de acciones, gestos y performances que se salen del circuito comercial. Se trata de ejercicios participativos, proyectos audiovisuales e instalaciones efímeras que dan cuenta de una tendencia importante en el circuito artístico local. Nosotros queremos hacerlo porque la escena artística colombiana es muy rica en eso.

Es probable que en las demás ferias también haya obras hechas a partir de los géneros artísticos que usted menciona, ¿por qué Intensivo es diferente?

Acá el público es invitado a ser parte de las acciones, buscamos interrumpir la dinámica de las ferias e invitarlo a participar, interactuar y sentir.

¿Esta puede ser una forma de contradecir a los que afirman que el arte contemporáneo sigue siendo excluyente?

Sentimos y sabemos que aún se piensa mucho así. También que se cree que las personas que no tienen una formación previa tal vez no van a entender nada. Para eso creamos Intensivo. Además de que la entrada es gratuita, algunas obras se realizarán en el espacio público, para que precisamente las personas que no se han acercado al arte, porque no les interesa o no lo quieren comprar, se sorprendan con que no hay una sola forma de acercarse.

¿Cuál será el eje conceptual de esta versión de Odeón Intensivo?

Este año se ha venido trabajando otra temática llamada Otros mundos posibles. La idea es que todos los proyectos que se hagan en Odeón abarquen la posibilidad de pensar en qué otros futuros podemos comenzar a desarrollar. Buscamos cuestionar las ideas de futuro que se han construido actualmente.

Los motivos por los que dejaron de hacer la Feria Odeón son muy oportunos y coherentes, pero, si este modelo de exhibición no tiene fines comerciales, ¿cómo lo llevarán a cabo y lo sostendrán?

La decisión de dejar la feria para hacer Intensivo la tomamos conscientes de que la financiación de este nuevo proyecto se iba a complicar mucho. La feria le daba a Espacio Odeón utilidades con las que nosotros podíamos invertir y trabajar en otros proyectos a lo largo del año, pero finalmente sentimos que la posibilidad de embarcarse en este tipo de proyectos y el potencial que esto tenía era más importante que esa estabilidad económica. Esta vez lo haremos con unas becas de apoyos concertados de Idartes y el apoyo de la Cámara de Comercio. También tenemos patrocinadores como Selina y Cine Colombia, que más que ser patrocinadores, preferimos llamarlos socios.

881156

2019-09-14T20:00:00-05:00

article

2019-09-16T12:06:51-05:00

faraujo22_102

none

Laura Camila Arévalo Domínguez / @lauracamilaad

Cultura

No hay normas para acercarse al arte contemporáneo

51

5025

5076