Nobel de literatura para la canadiense Alice Munro

Es la primera vez que una mujer de este país se lleva un nobel en esta categoría.

Alice Munro, la canadiense ganadora del premio de literatura 2013./ AFP

El Premio Nobel de Literatura fue concedido este jueves a la canadiense Alice Munro por sus cuentos centrados en las flaquezas de la condición humana.

El jurado premió a Munro, de 82 años y la primera mujer de nacionalidad canadiense en conseguir el galardón literario, al considerarla una "maestra de la narración breve contemporánea".

Munro, destacó la Academia en su fallo, es aclamada por su "armonioso estilo de relatar, que se caracteriza por su claridad y realismo psicológico".

Considerada por algunos críticos como "la Chejov canadiense", la escritora, nacida en 1931 en Wingham, en la provincia de Ontario, es conocida por sus historias breves y ha publicado numerosas colecciones a lo largo de los últimos años.

Munro, que comenzó estudios universitarios de periodismo e inglés pero los abandonó al contraer su primer matrimonio, escribió sus primeras historias en la adolescencia, aunque publicó su primera obra en 1968, una colección de relatos titulada "Dance of the Happy Shades".

Sus obras suelen tener como escenario pequeñas ciudades donde la lucha por unas condiciones de vida aceptables provoca en ocasiones conflictos morales.

El Nobel de Literatura está dotado con ocho millones de coronas suecas (922.000 euros o 1,3 millones de dólares) y su anterior ganador, en 2012, fue el chino Mo Yan.

A pesar del éxito y de una cosecha impresionante de premios literarios desde hace cuarenta años, la autora de 'Lejos de ella' (llevada al cine en 2007) y Demasiada felicidad (2009) mantiene un bajo perfil, a imagen de sus personajes, esencialmente mujeres, y en cuyos textos jamás se pone de relieve la belleza física.

Probablemente un reflejo de las influencias puritanas que marcaron su infancia."No es una escritora mundana, se la ve raramente en público, no asiste a los lanzamientos" de libros, comentó David Homel, escritor, traductor y crítico literario estadounidense que reside en Montreal.

Es decir, Munro, es completamente distinta a Margaret Atwood, la otra gran dama de la literatura anglófona canadiense.Nacida el 10 de julio de 1931 en Wingham, en el oeste de la provincia de Ontario, conoció de cerca a la sociedad rural.

Su padre, Robert Eric Laidlaw, era un criador de zorros y aves de corral y su madre fue maestra de escuela.Ya en su adolescencia, decidió transformarse en escritora, un camino del que no se desviará a lo largo de su vida."No tengo ningún otro talento, no soy una intelectual y me desempeño mal como ama de casa. Nada podría venir a perturbar lo que yo hago", dijo Munro hace unos años

El anuncio del Nobel de Literatura precede al de la Paz, que se conoceráeste viernes, mientras que el lunes llegará el turno al de Economía.

En la recta final para el Nobel de la Paz, figuran como favoritos al más codiciado premio de rango internacional la joven paquistaní Malala Yousafzai, el médico congoleño Denis Mukwege y el obispo mexicano José Raúl Vera López.

En los días precedentes se dieron a conocer los correspondientes al ámbito científico, ronda que abrió el lunes el de Medicina, que fue compartido por los científicos estadounidenses James E. Rothman y Randy W. Schekman y al alemán Thomas C. Südhof.

El martes se anunció el de Física, que compartieron el físico belga François Englert y el británico Peter Higgs por haber postulado la existencia de la partícula subatómica conocida como bosón de Higgs.

La tanda de los Nobel científicos se cerró el miércoles, con el de Química para el austríaco Martin Karplus, el sudafricano Michael Levitt y el israelí Arieh Warshel, los tres afincados en Estados Unidos.

La entrega de los Nobel se realizará, de acuerdo a la tradición, en dos ceremonias paralelas el 10 de diciembre, en Oslo para el de la Paz y en Estocolmo los restantes, coincidiendo con el aniversario de la muerte de Alfred Nobel.

últimas noticias

“Follies”, el musical de la nostalgia

El laberinto de una generación sin nombre