"El joropo es la altanería del llanero": Cholo Valderrama

hace 0 sec

La novela que casi no fue

La accidentada historia de cómo fue encontrado ‘Go set a watch’, nuevo libro de Harper Lee, autora de ‘Matar a un ruiseñor’.

Harper Lee, fotografiada en 2007. / AFP

 ‘Matar a un ruiseñor’ ha vendido algo así como 40 millones de copias desde el lanzamiento de la novela, en 1960. Un clásico instantáneo que un par de años después se transformó en una película que se llevó tres premios Oscar. El libro ganó un Pulitzer y Harper Lee se convirtió en una de las autoras más celebradas de la literatura norteamericana moderna, por decir lo menos.

La cosa es que ‘Matar a un ruiseñor’ no iba a ser ‘Matar a un ruiseñor’, sino un libro parecido, aunque completamente diferente: una novela de poco más de 300 páginas que se llamaría ‘Go set a watchman’, cuya trama sucede 20 años después de la historia que terminó siendo publicada y aclamada por millones.

La diferencia entre ambos productos fue establecida por el editor original de la obra, que leyó ‘Go set a watchman’ y opinó que la acción debía centrarse en uno de los personajes, la hija de Atticus Finch (Scout), pero durante la infancia de ésta.

En ese punto nació ‘Matar a un ruiseñor’ y con éste la leyenda de una escritora que durante más de 50 años aseguró que todo lo que tenía para decir estaba en su único libro publicado y que así estaba bien. El discurso de Harper Lee no cambió sino hasta la semana pasada, cuando se hizo público que la editorial HarperCollins publicará este año ‘Go set a watchman’, la novela que no fue y que, durante medio siglo, se creyó perdida.

Aunque entre algunos académicos parecía persistir el rumor de que la autora tenía otro libro terminado (incluso algunos familiares de la escritora han dicho que hace años leyeron el manuscrito), la verdad oficial fue siempre que Harper Lee era una leyenda viva (88 años) con un solo libro publicado.

La aparición del manuscrito es, como casi siempre con estas cosas, un feliz accidente. Una labor que quedó en manos de Tonja B. Carter, la abogada de la escritora, quien durante una tarea legal para su cliente (y amiga) encontró el manuscrito anexado a un borrador de ‘Matar a un ruiseñor’. Y, claro, ambos libros comparten personajes y escenarios, pues son parte de la misma historia. El hallazgo fue hecho a mediados del año pasado, aunque no fue un descubrimiento inmediato, pues durante varios días Carter quedó confundida por las nuevas páginas que no parecían ser parte de la mítica novela; la otra posibilidad es que fueran otro libro y, aunque emocionante, era una opción remota.

Carter escaneó el nuevo material y lo llevó a la autora, quien vive en una especie de casa de retiro con personal médico en Monroeville, Alabama (EE.UU.), para preguntarle si era lo que creía que era y si estaba finalizado. La escritora le respondió que pensaba que estaba completo, pues se trataba de la novela que dio origen a ‘Matar a un ruiseñor’, aunque tuvo que pedir que le repitieran la historia un par de veces, pues el nuevo texto se pensó para siempre perdido.

Luego del descubrimiento, la decisión de publicar no fue inmediata, algo de esperar de una persona que no tiene mayor apego por los medios ni la publicidad, una celebridad que vive sin el reflejo de su célebre imagen, entregada a su vida lejos de la fama de un libro traducido a 40 idiomas y que hasta hoy vende casi más que cualquier otro título literario en Estados Unidos, con excepciones como ‘Huckleberry Finn’.

Parte de la decisión de publicar quedó en manos de un puñado de lectores cercanos a la escritora, quienes recibieron el manuscrito para evaluarlo y desde ahí Carter, la abogada, le informó a la editorial que la escritora de un solo libro estaba lista para un segundo.

Aunque el acuerdo comercial entre las partes es privado, una agria controversia ha rodeado los planes de publicación de ‘Go set a watchman’, pues algunos cuestionan el cambio repentino de decisión de una persona que durante más de 50 años aseguró no querer publicar nada más.

La instantánea polémica obligó a que la autora publicara un comunicado en el que defendía su decisión, pues incluso se llegó a especular que la escritora (quien al parecer está perdiendo la visión y el oído) habría sido obligada a publicar el material inédito. Una versión desmentida por ella, su abogada e incluso algunos familiares que desde la semana pasada han salido a defender a la escritora y a celebrar la aparición del nuevo libro.

HarperCollins, a través de una declaración escrita, aseguró que publicará ‘Go set a watchman’ en julio de este año con un tiraje inicial de dos millones de copias. Las preventas en Amazon ya elevaron el libro al número uno en las listas de la librería en línea.