Los Macguffins

Objeto, poema, espacio

Un texto de los objetos en desuso que, como en una fotografía centenaria, se convierten en poema.

Cuando un objeto deja de ser útil se convierte en un nuevo elemento. / Fotos: Cortesía

Los objetos tienen un tiempo de vida y un tiempo de uso; cuando este tiempo se termina y el objeto no se va a utilizar más, debe liberar el espacio que ocupa, de modo que no interfiera en las tareas y oficios que ahora prescinden de él. El objeto ahora estorba y se lo deja en un sitio en donde nadie lo vea más. No se puede acceder a él.

Entonces se tiene un nuevo elemento; un objeto del que no se conoce su función ni su nombre, y sin embargo contiene cierta información que interesa interpretar. Vamos a abrir hoy una ventana a excusas, objetos, elementos y situaciones que el lector sabrá amalgamar en el tiempo. Hoy, a manera de poema, traigo los objetos en desuso que, como en una fotografía centenaria, se convierten en poema.

El silencio, el viento, el mastranto, el sol. El viento, el mastranto. La piel. El sudor. La memoria que llora, el pensamiento sigue. El silencio. Madrugar, el café, los caballos, el rodeo, el apero, la soga. Los caballos, los jinetes, el silbo, la copla, el coplero, el paso del caño. El sol, el viento, el becerro. El agua, el estribo, el aparte. Más apartes, los caballos, la pierna, el oído.

En silencio se aparta, se escucha el talón, la boca, la rienda, la cabeza, las patas. El rodeo, la madrina, la cosecha, la carne, la matanza, las varas, la risa, la sal, la tasajera, el sol, el café, el cuero, las estacas, el chulo, el perro, las hormigas, la carne, el viento, el sol. El silencio. El día, la noche, la capotera, el cuatro. Madrugar, el ordeño, otra copla. Botalón. Otro rodeo. El silencio, el viento, el mastranto.

El zorro, el cervantes, el pasto, el aparte, el mangón, el agua, la sal, el pozuelo. El paradero, la sal, la majada, los toros. La tarde, el padrote pitando, el paradero. El polvo, los toros, el cuello. Silencio. Los mangos, la casa, el chiquero, el capón, el verraco, la troja, la palma. Botalón, rejo, sabana, cuero, el garabato, la taraba. El tiempo, el verano, el callejón, la candela, el viento. El invierno. El caucho, el frío, el sol, el silencio, el frío, el viento. El frío, el invierno, el agua. El becerro. El río. El bajo. El estero. El sural, el banco, el sural. El sural, el norte, el sol, el viento. Silencio. Viento. Mastranto. Sol.