Obras de Pablo Picasso estarán en Bogotá

Obras de Pablo Picasso, Joan Miró, Fernando Botero y Demian Hirst hacen parte de una exhibición sin precedentes.

Esteban Jaramillo lleva 26 años al frente de una de las galerías más importantes de Bogotá. / Luis Ángel
Esteban Jaramillo lleva 26 años al frente de una de las galerías más importantes de Bogotá. / Luis Ángel

Coleccionistas, artistas, galerías, curadores y apasionados, nacionales e internacionales, han sido convocados a la fiesta artística más importante del país. ArtBo, ferias paralelas, exhibiciones, charlas, subastas y recorridos por talleres de artistas hacen parte de la oferta cultural de la capital.

Aprovechando esta gran dinámica, las galerías de la ciudad también se preparan para presentar sus mejores exposiciones. La galería La Cometa inauguró esta semana Imperdibles: fuentes y referencias del arte contemporáneo, que reúne obras de Pablo Picasso, Joan Miró, Alexander Calder, Lucio Fontana y Damien Hirst, entre otros.

“El día que llegaron las obras a la galería y fuimos destapando uno a uno los guacales que las protegían del largo viaje, sentimos que el espíritu de los artistas estaban en ellas. Ahora están en este lugar, acompañándonos”, dice Esteban Jaramillo, director de la galería. Las 23 obras que visitan las paredes y rincones del recinto fueron cuidadosamente escogidas por el galerista junto a Jaime Cerón, curador y crítico de arte, y no sólo buscan atraer a especialistas, sino también a curiosos y aficionados.

En un proceso que duró más de un año, Jaramillo y Cerón adquirieron algunas piezas a través de la famosa casa de subastas Christie’s, de Nueva York, mientras que otras son préstamos de colecciones privadas. La muestra es un acercamiento a las líneas esenciales de las vanguardias del siglo XX y da un vistazo a los nuevos referentes del arte contemporáneo.

“Los visitantes podrán ponerse en contacto con obras provenientes de distintas corrientes estilísticas, que serán de gran ayuda para entender los rumbos que ha seguido el arte durante las décadas más recientes”, afirma Jaramillo. Entre las joyas de la exhibición están los dibujos que el grabador, pintor y escultor chileno Roberto Matta le vendió a André Bretón, líder del movimiento surrealista. Sus trazos, influenciados por la exploración del subconsciente y su interés en el automatismo, recrean espacios de ensueño.

También hay dos obras del estadounidense Alexander Calder, que en la década de los 30 revolucionó la escultura introduciendo el movimiento como uno de sus componentes principales. Sus abstracciones, impulsadas por el viento, por pequeños motores o por el espectador, lo convirtieron en un precursor del arte cinético. Sus piezas estáticas, como una de las que reposan en la galería, parecen siempre estar a punto de moverse.

De las propuestas artísticas contemporáneas, la exposición trajo dos piezas de Damien Hirst, el polémico artista británico que se ha hecho famoso por su trabajo con animales en formol. Ovejas, vacas o tiburones diseccionados y embalsamados, una cabeza de res en descomposición entre gusanos y moscas y un cráneo humano incrustado con más de 8.000 diamantes son algunas de sus obras más controversiales.

Las pinturas que se trajeron a Bogotá son tal vez menos macabras. Hirst también es conocido por sus pinturas girantes, o spin paintings, hechas en una superficie circular que gira mientras la pintura se esparce en manchas multicolores. “Sólo hago mover al color por sí mismo. Así que de ahí vienen estás pinturas: de la creación de esa estructura para hacer esos colores, y de no hacer nada. De repente conseguí lo que quería. Era sólo una manera de precisar la alegría del color”, señaló el artista explicando que su obra también es divertida.

El público podrá encontrarse con un óleo y una acuarela de Pablo Picasso de 1930, pinturas de Joan Miró y dibujos del suizo Alberto Giacometti. Podrá caminar entre esculturas de Fernando Botero, jugar con las ilusiones ópticas del venezolano Carlos Cruz-Diez, analizar un bodegón amarillo del maestro Alejandro Obregón y admirar a Adán y Eva desde la perspectiva del chileno Claudio Bravo.

 

Hasta finales de noviembre en la galería La Cometa, carrera 10 Nº 94A-25. Tel.: 601 9494.