'La orquesta no puede ser mejor que su director'

El búlgaro Rossen Milanov estará este viernes al frente de la Orquesta Sinfónica Nacional con obras de Shostakovich y Tchaikovsky.

El gran logro de Rossen Milanov no es haber dirigido las orquestas más prestigiosas del mundo. Tampoco es haber sido denominado el músico del año en Bulgaria, su país natal, después de estar radicado en Estados Unidos por más de dos décadas. Mucho menos es haber sido formado como instrumentista en el oboe y haber asumido que prefería darle la espalda al público para guiar a un grupo de artistas. El mayor mérito de Milanov es haberle presentado algo de la obra de los grandes compositores clásicos y contemporáneos a personas que ni siquiera los habían escuchado mentar.

Milanov ha tocado para niños, para familias, ha realizado conciertos en medio de ciudades donde la gente simplemente paraba en sus carros y escuchaba la música que nunca antes había oído. Pero también hizo que su orquesta interpretara lo mejor de su repertorio para un público inmerso en ambientes sociales tan difíciles como problemáticos, y que nunca se imaginó tener la experiencia de presenciar un concierto de esta naturaleza. El director búlgaro se siente orgulloso de haber llevado la música de la Orquesta de Filadelfia a personas que no la conocían y además tuvo la oportunidad de ser su primer músico clásico en tocar para ellos. Eso no se le olvida nunca.

Desde hace más de diez años es el responsable de la selección de la totalidad de las obras que ejecuta la Orquesta de Filadelfia, labor que comparte con su trabajo como director titular de la Orquesta Sinfónica de Princeton, lo que ha representado un reto espacial en su actividad artística.

“El lugar donde la orquesta funciona está ubicado en el campus de la Universidad de Princeton. Eso significa que nuestra audiencia tiende a ser joven y es gente curiosa, que se entrega de una manera distinta a la música. Tengo el lujo de tener una gran libertad artística en la programación de lo que tocamos, porque el gusto de los jóvenes lo permite. Ellos no sólo quieren que uno toque las piezas más famosas, también quieren que aborde el repertorio menos divulgado”, comenta Rossen Milanov, quien en septiembre próximo asumirá también la dirección de la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias, en España.

El músico también ha tenido a su cargo la dirección de complejos montajes operáticos. El año pasado, por ejemplo, se encargó de una puesta en escena especial basada en partituras de Gustav Mahler (1860-1911). Milanov piensa que en una orquesta su rol es mucho más egoísta porque ahí solamente debe tener en cuenta la participación de los instrumentos, mientras que cuando se enfrenta con una ópera, su papel cambia y se convierte en un soporte, en un apoyo. En ese momento las estrellas más visibles son los cantantes, no el director, que se transforma en un ingrediente vital para hacer creíble la historia.

Hace cinco años, Rossen Milanov descubrió el mundo de los montajes que incluyen danza y desde entonces son sus favoritos. Incluso ya ha trabajado con los mejores coreógrafos y con grandes compañías, como el Ballet de Zúrich y el Royal Ballet de Suecia.

“Con el ballet, está en las manos del director saber y proporcionar todo lo que los bailarines necesiten para que puedan hacer su arte. Conducir para montajes que involucran danza y música ha abierto mis ojos a muchas otras cosas. La música puede ser muy visual y hay muy buenos coreógrafos que hacen un trabajo increíble transcribiendo esos gestos musicales en gestos físicos y corporales”, dice el músico, y además confiesa que una de sus más grandes pesadillas es que el público desocupe el auditorio diciendo que el director no estuvo a la altura de su orquesta. Sin duda eso no ocurrirá hoy, cuando esté al frente de la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia, como director invitado. Milanov ya ha trabajado con este colectivo y con ellos se siente como ante sus músicos de Filadelfia.

Hoy, 8:00 p.m. Festival Sinfónico Internacional. Teatro Julio Mario Santo Domingo, calle 170 Nº 67-51. Boletería: 593 6300 y www.tuboleta.com.

 

últimas noticias

Teatro para nuevas infancias