"La orquesta tiene buenos músculos"

El polaco fue nombrado esta semana director titular de la OSNC. Para él, todo lo que se toque debe sonar como música de cámara, así lo interpreten cien personas.

El director polaco Tomasz Golka asegura que la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia tiene la misión de ser embajadora de nuestra música en el exterior. / Camilo George

La orquesta de los colombianos ahora tendrá acento polaco. Luego de un proceso que tardó más de un año y en el que participaron más de quince directores internacionales, se escogió a quien tendrá la máxima autoridad artística dentro de la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia.

La batuta seleccionada para esta misión fue la del polaco Tomasz Golka, quien se destacó en el concurso y logró avances importantes cuando fue director invitado.

¿Cómo recibe usted este nuevo reto de dirigir la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia?

Debo decir que he tenido muy buena suerte. La orquesta es fantástica, al igual que la gente de este país.

¿Cómo determina la personalidad que quiere imprimirle a la OSNC después de más de un año sin director titular?

Tengo muchas ideas que me gustaría aplicar con la orquesta. Para mí, hay compositores muy famosos en América Latina, pero los autores colombianos son muy desconocidos, teniendo en cuenta su calidad impresionante. Se trata de la sinfónica nacional y su deber es proporcionar buenas experiencias al público en todo el país. Nuestra misión es ser embajadores de la música de Colombia en el exterior.

Usted asume funciones como director titular en mayo, pero ya dice: “somos embajadores de la música colombiana”. ¿Cuánto tardó en incluirse en la orquesta?

Para que una organización funcione se requiere de un equipo, y yo soy sólo una pequeña parte del sistema. Cuando hay aplausos al final de un concierto, soy yo quien recibe el reconocimiento del público en primera mano, pero mi función como director titular es representar a los músicos, a la parte administrativa y a todos los demás que componen este andamiaje.

¿Qué conocía de la OSNC?

La dirigí durante dos semanas en septiembre pasado. Fueron momentos difíciles, por el repertorio, pero creo que la orquesta tiene buenos músculos para tocar música exigente. El nivel de cada sección es muy alto y me gustaría que durante mi permanencia aquí sigan en crecimiento.

¿Cuáles son las fortalezas y las debilidades de la orquesta?

Creo que la OSNC no tiene mucha tradición de tocar música de la época clásica barroca. Quisiera profundizar en eso, tener en el repertorio más sinfonías de Haydn, Schubert, Bach y Telemann. Cuando se tiene oportunidad de tocar música del barroco y del clasicismo, cuando se vuelve al romanticismo, se tiene una mejor estructura.

¿Cambió en algo su actitud cuando fue director invitado y ahora que es titular?

Hago una analogía: me gustaría tratar a la esposa como a la novia. Eso quiere decir que me gustaría tratar a la orquesta siempre como director invitado. Desde el podio quiero tratar a la orquesta como invitado, porque el peligro es sentirse demasiado cómodo, como en las relaciones. Es muy fácil no exigirse y no quiero caer en eso.

Hay proyectos alternos a la orquesta en su formato ampliado, como grupos de cámara y como la banda. ¿Qué tan importantes son estos proyectos?
Soy violinista y también compositor, así que la música de cámara es muy importante para mí. Todo lo que se toque es música de cámara, sin importar si la tocan cien personas. Los músicos deben tener reacciones a partir de lo que sus colegas están ejecutando. Vamos a empezar a trabajar con cantantes para montar algunas arias y óperas, y eso nos dará otra dimensión.

¿Una orquesta es como un cuarteto al estilo del Borodin o al estilo del Kronos?

Una orquesta debe tener esos dos estilos de cuarteto diametralmente diferentes. El Borodin es respetuoso con el contexto musical, mientras que el Kronos tiene el gran mérito de haber roto la frontera entre el público y la orquesta.

¿Cuál es su opinión respecto a la Orquesta de Cámara Orpheus, que no tiene director?

Es magnífica, pero le falta la unificación durante la obra. Los músicos de cualquier orquesta pueden montar una pieza muy bien sin director. Sin embargo, pienso que la función primaria del director es realizar el engranaje mucho más rápido y, además, uno tiene la posibilidad de escuchar todos los instrumentos pensando en la obra como una estructura general.

¿Cómo siente la reacción del público mientras dirige, si por lo general está de espalda al auditorio o metido en el foso?

No sé cómo se siente, pero le aseguro que se siente. Por eso prefiero las salas pequeñas, para que todas las personas puedan sentir la atmósfera musical. Me parece que en los espacios grandes se pierde la difusión de la energía.