Paco Arango quiere ayudar a través del cine

Su película, “Lo que de verdad importa”, está en cartelera. Su objetivo es donar las ganancias de la taquilla a las fundaciones Ellen Riegner de Casas, Pies Descalzos y Sanar dedicadas a atender niños y niñas.

Paco Arango director de "Lo que de verdad importa". / Cortesía

El director mexicano Paco Arango quiso hacer cine desde que era joven y encontró en él la posibilidad de crear personajes con vida propia, que transmiten emociones que pueden llegar al alma de la gente.

Con las historias que cuenta en sus filmes se puso la meta de ayudar, especialmente a los más pequeños. Hace dieciséis años es voluntario en un hospital para niños con cáncer y sintió el deseo profundo de que esa ayuda traspasara fronteras.

“Lo que de verdad importa”, su película que hace unos días está en las salas de cine, se planteó la meta de recaudar dinero para fundaciones dedicadas a los niños y niñas en diferentes países. En Colombia eligió a Ellen Riegner de Casas, Pies Descalzos y Sanar. En España tiene su propia fundación, Aladina, que apoya a la misma causa.

¿Cómo fue el proceso para hacer la película "Lo que de verdad importa"?

Fue difícil, casi un parto a toda regla. La financiación fue mía y sin ayuda, algo que de por sí es una montaña. Encontrar actores importantes era crítico. Nova Escocia Canadá era precioso, pero un lugar con pocos recursos en muchos sentidos. La post producción fue muy larga, de casi seis meses. En fin, una preciosa película, pero un largo embarazo. 

¿Cuál es el mensaje que tiene?

Que la vida es un regalo y hay que valorarla dejando el mundo un poco mejor de lo que lo encontramos.

¿Por qué eligió contar la historia de los niños y niñas que buscan sanarse?

Siempre he querido tener el don de curar. Otros quieren volar, yo sanar. Si lo tuviese no habría niños enfermos.

Usted hace voluntariado con niños y niñas enfermo de cáncer, ¿cómo comenzó?

Creo que después de esta vida hay otra. Me perturbaba la pregunta del por qué yo había tenido tanta suerte. Una familia buena, económicamente saludable, salud… ¿Y por qué otros nacen en guerras, pobres? Quería urgentemente donar mi tiempo que es lo más preciado que tenemos.

¿Por qué lo hace?

Llevo dieciséis años haciéndolo y es lo mejor de mi vida. Lo más duro, pero a la vez lo que más me gratifica. Son seres especiales, profesores del amor y de la alegría. Pequeños guerreros que sonríen cuando tienen motivos para no hacerlo.

¿Qué ha aprendido al compartir con las personas en esa labor?

Lo que está en juego no es la vida o la muerte, sino el amor.

 

últimas noticias

El otro niño Jesús