Padura ama escribir

Leonardo Padura Fuentes, quien a sus sesenta años fue galardonado con el Premio Princesa de Asturias de las Letras.

Leonardo Padura, escritor cubano. /AFP

Mario Conde es un habanero poco común. Iconoclasta. Bebedor incansable de ron. Gran observador. Cínico. Atormentado. Poco dado a las formas y al respeto por la autoridad. Detesta la burocracia. Descuidado en el vestir. Es inspector de la policía. Su día a día está amarrado a investigaciones judiciales que lo acercan a las verdades que hay en las calles de La Habana. A sus tristezas y a sus miserias humanas. Lo mantiene a flote su pequeño grupo de amigos entrañables. “El Conde” quisiera escribir sobre lo que lo rodea, lo que percibe y lo que concluye en sus investigaciones, pero nunca terminará de hacerlo. Sin querer queriendo se ha convertido en el mejor cronista de la realidad cubana.

El creador de este adictivo personaje, que ha cautivado lectores desde su aparición en “Pasado perfecto”, es el Maestro Leonardo Padura Fuentes, quien a sus sesenta años fue galardonado con el Premio Princesa de Asturias de las Letras. Sin maniqueísmos, evitando caer en manidas etiquetas ideológicas y con una pluma privilegiada heredada de Alejo Carpentier y Guillermo Cabrera Infante, logra una disección perfecta de la Isla a través de la descripción de situaciones cotidianas. A diferencia de muchos de sus compatriotas vive y escribe desde el barrio de Mantilla, en su propio país, al que adora. El mismo que se cuela a través de las páginas con el calor pegajoso del trópico, los jugos naturales, la buena música y las inolvidables tertulias salpicadas de ese envidiable mamagallismo que lleva en la sangre el mundo Caribe. Como lo expresaron los jurados del premio su obra es "una soberbia aventura del diálogo y la libertad"

Pero no es sólo la novela negra, con la cual ha ganado varios premios, la que lo ha hecho conocer a nivel internacional. “El hombre que amaba a los perros”, publicado en 2009, fue su confirmación como el escritor cubano actual más representativo y uno de los mejores de América Latina. A través de la vida del español Ramón Mercader, el asesino de Trotsky, y tras una cuidadosa investigación histórica, logra retratar de cuerpo entero el horror y el fracaso del estalinismo luego de la Revolución Rusa. Es la fiel crónica del autoritarismo, del mesianismo y del fracaso de una utopía de igualdad social que se hundió de manera estrepitosa, dejando tras de sí una estela negra de horror que vale la pena traer a la luz. Unos años después de la caída del muro, una exagente de la KGB le dice en Moscú a un Mercader viejo y desencantado de todo: “Muchacho, a todos nos engañaron”. Éste responde: “A unos más que a otros. A unos más que a otros”.

En 2002 Padura publicó “La novela de mi vida”, sobre la vida del gran poeta nacional José María Heredia. Entretejiendo la historia en tres planos narrativos, la Cuba de comienzos y mediados del Siglo XIX, luego a comienzos del XX con el hijo de Heredia y por último con un personaje ficticio, Fernando Terry, quien decide regresar a la Isla luego de haber salido a Miami por el puerto de Mariel y radicarse en España. Padura logra mezclar la singular vida del poeta Heredia con los inicios y las frustraciones del proceso independentista cubano que llevan a Heredia al exilio y su muerte en México. La masonería y su presencia histórica en el país. Por último, la búsqueda de Terry no sólo de una supuesta autobiografía inédita de Heredia, sino de quién de su círculo más cercano de amigos lo denunció injustamente veinte años atrás ante las autoridades y lo obligó a huir del país. Hace dos años el autor publicó su última novela “Herejes”, en la cual reaparece El Conde para ayudar a desentrañar la historia de un lienzo de Rembrandt perdido durante la II Guerra Mundial.

Leonardo Padura es un hombre prolífico. Además de ser autor de varios libros de cuentos, ha sido periodista, guionista cinematográfico y crítico. Es un fanático del béisbol y de la música caribeña. En una entrevista reciente, y haciendo referencia a Mario Conde, dice: “últimamente creo que soy yo el que se parece a él. Con Conde puedo decir todo lo que necesito sobre el mundo que me rodea. Especialmente el mundo cubano del presente (…) Como Conde, yo también soy un cabrón recordador”.

“Es momento de atender a Mario Conde” 
 
El pasado 10 de junio el novelista y periodista cubano Leonardo Padura fue galardonado con el Premio Princesa de Asturias de las Letras 2015.
 
Leonardo Padura Fuentes nació en La Habana, ciudad en la que reside. Es autor de una decena de novelas y sus libros han sido traducidos a 18 idiomas. Cuando decidió emprender su vida como novelista, Padura citó a  Hemingway: “Hay un momento en que el novelista debe abandonar el periodismo como fuente de vida y dedicar su tiempo a la escritura de su obra narrativa”.
 
Para Padura, la literatura es un ejercicio para calibrar la condición humana. “Creo que ahora es el momento de atender las llamadas de Mario Conde y mis otros personajes literarios, de volver a considerar el consejo de Hemingway para evitar que el periodismo se convierta en un factor autodestructivo para el escritor que trato de ser”.
Temas relacionados
últimas noticias
contenido-exclusivo

Etiopía: la tierra que nadie pudo colonizar

Cuento: Volví a desempolvar mi camiseta