Macguffins

Para qué me invitaste si sabes cómo me pongo

Suenan, se retuercen los techos de lata. Sol de agosto, mucho sol, cargado de adjetivos malos y rayos mortales.

Cortesía

Estamos con la lengua afuera. El cielo azul puro e inalcanzable se eleva y se eleva y toda la tierra arde. Arde en muerte y deseo. Durante el día, se usa el pensamiento o se usan las manos. Unos analizan los pormenores dramáticos del capitalismo tardío; otros aprietan pernos y destripan cerdos. Hay tantos destinos como caras, bellezas y fealdades las que uno imagine. En la noche, todo el mundo se emborracha.

Unos hacemos todo eso y nada a la vez.

Hacemos nada, y eso cansa. Esto ocurre en Cali, en una casona del viejo barrio Granada. El sitio se llama Lugar a Dudas y ya tiene cierta fama en el país. Es un espacio fundado en 2005 por Óscar Muñoz y Sally Mizrachi. Es una casa de puertas abiertas; uno puede entrar y sentarse a mirar el misterio y el tedio. O el misterioso tedio o el tedioso misterio. Adentro ocurre lo contemporáneo, en el arte como en la vida: que no hay certezas, que la razón estalló en átomos, que los telescopios muestran pero no cuentan, que la medicina prolonga la vida sin preguntarnos para qué.

Entre julio y agosto de 2017, la coherencia espiritual de esta experiencia alcanza un punto bien alto. Víctor Albarracín, en conversación con otros artistas, propone fundar en Cali, en Lugar a Dudas, una escuela incierta. Una escuela para no hacer nada, para sentarse a ver películas en las que no pasa nada, para hablar y hablar sin rumbo sobre los esquemas vitales que se rompen a cada rato, sobre el uso tan medido del tiempo en función de la productividad, sobre la lenta cancelación del futuro, como dirían Franco Berardi “Bifo” y Mark Fisher. Una escuela de la contemplación que no genera crecimientos ni ganancias. Lo único a ganar, o lo único a recuperar, sería el tiempo, como lo sugirió Marcel Proust: recuperar la esencia muy tupida y honda del tiempo vital, los pedacitos de memoria, la textura de las pieles, de las praderas, la astringencia del té en el paladar. O no.

Tal vez Proust fracasó, nos dijo Albarracín en una de estas tardes. Tal vez nadie recuperó nada ni quiso recuperar nada. Pero eso no importa. Muchos han dormido a placer en busca del tiempo perdido. Eso, por lo pronto, parece valerlo todo.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Roberto Saviano, el hombre que sabe demasiado

El oráculo del profeta (Gonzalo Arango)

contenido-exclusivo

Christian Bale, el camaleón humano