Parada de la lectura en Medellín: Literatura para jóvenes

Hoy comienza la 8ª Parada juvenil de la lectura, el segundo evento en torno al libro que se realiza en Medellín. Música, cine, camping y conversación complementan la programación. El certamen irá hasta mañana.

La invitación de la octava Parada Juvenil de la lectura es a levantar la mirada y descubrir nuevos mundos. / Cortesía.
La invitación de la octava Parada Juvenil de la lectura es a levantar la mirada y descubrir nuevos mundos. / Cortesía.

Los Eventos del libro de Medellín se desarrollan en tres tiempos: Feria popular días del libro, Parada juvenil de la lectura y Fiesta del libro y la cultura. Esta última es el plato fuerte, y con ella se cierra todo un ciclo de promoción y fomento a la lectura que dura un año entero, y que no solo se centra en el libro como objeto, los autores y las editoriales, sino que desarrolla un concepto más amplio y generoso, donde la literatura es una suerte de excusa para organizar un verdadero festival de la cultura abierto a toda la ciudad, que se realiza con dineros públicos de la Secretaría de Cultura Ciudadana de la Alcaldía de Medellín.

Año a año, los tres eventos se ligan conceptualmente y los cobija un mismo lema. En esta ocasión la idea en torno a la cual se desarrollan todas las actividades es Nuevos Mundos, un concepto que invita a un gesto simple: levantar la mirada para darnos cuenta de que en cada ciudad, y dentro de cada individuo, existen lugares desconocidos, esquinas distintas a donde no hemos llegado. Y que un libro, o mejor, la lectura, es un buen vehículo para desplazarnos hasta allá.

La Feria popular días del libro se realizó en abril. El turno ahora es para la Parada juvenil de la lectura, que este año alcanza la edición ocho. Juan David Vélez, director de proyectos especiales de Eventos del libro, expresa: “Para nosotros es un evento muy significativo porque el público objetivo son los jóvenes”. La Parada es singular por varios motivos. Para empezar, serán 16 horas continuas e ininterrumpidas de programación, que comienzan el sábado a las dos de la tarde y se extienden hasta la madrugada del domingo. “La idea con todas las actividades es resignificar la noche”, afirma Vélez. Durante toda la jornada se desarrollarán actividades, en especial aquellas en donde se puede aprovechar el medio natural, que es la oscuridad: en una pantalla de cine se proyectarán cortos y largometrajes, mientras que en la tarima central estarán tocando en vivo seis bandas locales de rock, reggae, ska y electrónica. A las cuatro de la mañana comenzará la fiesta Radiónica, que se extenderá hasta las seis, cuando se cierra la programación.

Sin embargo, y pese a la agenda que no descansa, dormir está permitido. Para ello se instalará el Camping literario, con lo cual se retorna a la almendra de la Parada: la lectura y los libros. Los Eventos del libro son, en realidad, una excusa para leer. De hecho, la misma tarima central le dará cabida al Rincón del espontáneo, donde cualquiera puede llegar, tomar la palabra y leer textos propios.

A todo esto se suma la Zona de promoción de la lectura, donde, además de leer, realizarán talleres de escritura y oralidad, y una de las actividades más singulares de toda la jornada: la Velada paranormal, a las dos de la madrugada, seguida de la actividad Historias perturbadoras no aptas para cardíacos, en la que se charlará sobre “literatura paranormal, espiritismo, misterios tanáticos y relatos creepypasta”. En Literatura a manteles, otro espacio de descanso, libros de aventuras y ciencia ficción serán el plato que se servirá sobre mantelitos de cuadros.

Leer y conversar

La lectura también invita a conversar. Por eso, la 8ª Parada Juvenil de la lectura tiene una programación académica de charlas que comienzan a las cuatro de la tarde y se extienden hasta la una de la mañana. Estas conversaciones intentarán responder a una pregunta que a menudo se hacen los jóvenes: ¿Cómo va la vuelta?, que a su vez es la frase que le da título a la actividad. Allí, representantes de colectivos artísticos, teatrales y gráficos de cada una de las seis zonas en las que se divide geográficamente Medellín, conversarán con periodistas, gestores culturales, cronistas, y dj radiales sobre la labor que hacen en sus barrios y en sus comunas. Alfonso Buitrago, Sergio Restrepo, Alejandro González, Diego Londoño y otros, moderarán. Norte y sur, oriente y occidente de la ciudad estarán representados en un ciclo de conversaciones que, literalmente, cubre todo el territorio.

El Espectador hará parte de otro ciclo de conversaciones llamado ¿Y la literaturaqué? con la charla Del sí al no, ¿Cuántos quizá?, un espacio donde Laila Abu Shihab Vergara y Fernando Araújo conversarán con Camila Builes sobre literatura como un territorio de encuentros y mezclas. También realizará un taller donde una historia se trabajará de manera colectiva, como un relato a muchas manos.

Pero, quizás de toda la agenda de charlas y conversaciones, las más dinámicas son las que se realizarán en el Ring de boxeo, un cuadrilátero real, con cuerdas y banquillo en cada esquina, en donde dos opositores se baten en tres rounds. Aunque con la diferencia de que, en cada asalto, se combate con palabras, con ideas, con argumentos, y no con golpes. Literatura extranjera Vs Literatura local, No ficción Vs Ficción, Cuento Vs Novela, y Libros hechos a mano Vs Libros convencionales son las peleas programadas. En ese mismo cuadrilátero, y en los intermedios entre combates, se realizará una batalla de barberos, otra de cuenteros y una última de raperos.

Liberen al libro

La idea detrás de todos los Eventos del libro no es únicamente fomentar la lectura in situ, es decir, que no sólo se consuma literatura durante los días en que leer entra en la agenda vistosa de la ciudad, sino que se inserte y colonice la cotidianidad de cada ciudadano. Durante la 8ª Parada juvenil de la lectura se regalarán más de 6.000 libros. En realidad la expresión es inexacta, pues la actividad tiene otro fin. Juan David Vélez explica: “Vamos a liberar más de 6.000 libros durante todas las horas de programación de la Parada”. El objetivo real de esta actividad, una de las luces altas de todo el evento, es que cada persona reciba un ejemplar y en efecto lo lea, pero días después lo deje en una banca de un parque, en un bus, en un café, en una sala de espera, en suma, en cualquier lugar público, para que alguien más lo tome. Y que a su vez esta nueva persona replique el proceso. Seis mil libros rodando de mano en mano por la ciudad es, sin duda, una gran apuesta por la lectura.

Este año, el evento se realizará en el Parque Gabriel García Márquez, donde tiene la sede el canal local Telemedellín. Está localizado en la Comuna 14-El Poblado, y es un espacio amplio y generoso, recientemente entregado a la ciudad, con zonas verdes y vegetación, a donde se puede llegar en transporte público o en bicicleta. Si bien es un evento que pone el foco en los jóvenes, todas las charlas, conciertos y proyecciones invitan a una jornada familiar. Al final de cuentas se trata de leer, de libros y de literatura.

Temas relacionados