Películas colombianas en Cannes

Ayer empezó el Festival, y las producciones del país están presentes en cuatro categorías.

“El abrazo de la serpiente”
 
La última película de Ciro Guerra  cuenta la historia del primer contacto entre Karamakate, un chamán amazónico, último sobreviviente de su tribu, y dos científicos que con 40 años de diferencia recorren el Amazonas en busca de una planta sagrada que podría curar sus males. La cinta está inspirada en los diarios de los primeros exploradores que recorrieron la Amazonia colombiana, Theodor Koch-Grunberg y Richard Evan Schultes. Filmado en blanco y negro, el largometraje cuenta con la participación de las comunidades indígenas del Vaupés: cubeos, wananos, huitotos, ocainas, tikunas, entre otras, y con la actuación del actor belga Jan Biijvoet y el norteamericano Brionne Davis. 
 
La idea inicial, según Guerra, era mostrar la otra cara de las comunidades del Amazonas y darles toda la dignidad posible. “Cuando los cineastas iban a la zona filmaban películas de tarzanes criollos, pero no había un interés en estudiar las culturas, en ahondar el conocimiento existente en el interior de sus comunidades”. La película forma parte de la Quincena de Realizadores, que se caracteriza por presentar un cine innovador y atrevido.
 
''Alias María''
 
La película de José Luis Rugeles, que inauguró el 55 Festival Internacional de Cine de Cartagena, participa en Un Certain Regard, la segunda categoría más importante del Festival, que muestra películas con visión y estilo innovador. El filme invita a reflexionar sobre los absurdos de la guerra y lo difícil del conflicto armado colombiano. Esta nueva película de Rugeles (“García”), cuenta la experiencia de María, una guerrillera de 13 años que observa el parto secreto del hijo del comandante, mientras trata de decidir qué hará con su propio embarazo. El rodaje se llevó a cabo en la selva del Magdalena Medio.
 
 
“La tierra y la sombra”
 
La ópera prima de César Acevedo, “La tierra y la sombra”, competirá en la 54 edición de la Semana de la Crítica, que junto a la Quincena de Realizadores constituyen las principales secciones paralelas del Festival de Cine de Cannes. El filme fue uno de los siete largometrajes elegidos para la competencia entre 1.100 películas de todo el mundo y cuenta con la producción de los socios y fundadores de Burning Blue. Es un retrato íntimo de una familia: una mujer que se niega a renunciar a la tierra por la que luchó toda su vida; un hijo que no puede abandonar a su madre; un padre que debe afrontar sus errores del pasado; una valiente esposa que lucha por salvar a los suyos, y un niño que crece en medio de la devastación. La película muestra los últimos días de estos personajes, que intentan reparar los lazos frágiles mientras el poder avasallador del progreso amenaza con destruirlos.
 
“El concursante”
 
“El concursante”,  película  de Carlos Osuna (“Gordo, calvo y bajito”) y de los productores Juan Mauricio Ruiz y Alejandro Quintero, es una tragicomedia con un presupuesto de US$580.000 que habla de una sociedad de perdedores acostumbrados y resignados, una sociedad de concursantes que nunca van a ganar. “La idea nació durante una conversación banal que tenía con un amigo. Él, cansado de estar desempleado y sin dinero me dijo que había tomado una decisión, su profesión sería desde ese momento ser un concursante; se dedicaría a buscar concursos y rifas para probar su suerte”. La película está incluida en un espacio para nuevos talentos, en Cinéfondation.