“Ping – pong” una obra sobre el amor

Teatro que divierte, educa y reflexiona sobre el poder y la violencia en las relaciones de pareja es la apuesta de la compañía Casa teatro.

Con tintes de comedia romántica la obra "Ping Pong" reflexiona a partir del teatro foro sobre la violencia de género.Andrea Parra – Caso Teatro

Catalina a abandonado a sus amigos. Su relación con sus padres es cada vez más distante y todas esas actividades que la hacían feliz, como bailar, ir a cine, estudiar o caminar despreocupadamente por el parque han quedado en el pasado.  Ella siente miedo, miedo a expresarse, a sentir, a vivir. Miedo a ser ella misma, miedo a amar y que ese amor la maté. José es su novio y en esta obra de teatro parece que es el malo.

Un teatro que divierte, pero que también educa es la apuesta de la actriz, dramaturga y directora Andrea Parra y su Compañía Caso Teatro, que se basa en las técnicas de creación del teatro del oprimido, una tendencia que surge en Brasil en la década de los 60s gracias al trabajo del director y pedagogo Augusto Boal, cuyo objetivo es la superación de las injusticias. Un teatro donde lo importante es el proceso más que el resultado, el cual parte del intercambio de experiencias de los espectadores o comunidad con los creadores para conducir a una acción dramática donde se analizan conflictos, situaciones o problemáticas.

Puede leer: "Los Miserables", el musical con el que se identifica Caracas

Parra se basa en una de sus líneas de acción, el teatro foro, para crear Ping Pong, una obra cargada de situaciones aparentemente cotidianas pero que hablan de opresión, violencia de género y relaciones de pareja.  Enmarcada en un ambiente minimalista, narra como la relación afectiva de Catalina y José se va deteriorando. Una historia fresca y dinámica donde el humor va dando paso a una tragedia con la cual muchos y muchas se sienten identificados.

En Ping -pong, el público es el verdadero protagonista. La obra, que estará en temporada por tres semanas en Casa E, cuenta con tres componentes fundamentales, el primero de ellos la historia, la cual surge de un laboratorio de investigación e improvisación realizado por más de un año. Juegos de poder, pequeñas dinámicas previas que van generando una atmósfera y premisas de reflexión. Y el foro donde el agente dinamizador, en este caso Parra, invita a los espectadores a subir a escena para sustituir y mejorar las acciones de los protagonistas.

“En una de nuestras funciones nos acompañaron mujeres de la casa refugio de la Secretaria de la Mujer. Ellas han abandonado todo, pues sus vidas están en riesgo. Durante la función estuvieron llorando, una de ellas pasó a interpretar el personaje de Catalina en el foro.  Subió temblando y me dijo – yo viví esto, esta escena yo la viví. Siempre quise hacer lo que voy a hacer y nunca fui capaz- fue muy emotivo que el escenario le permitiera hacerlo, que le permitiera desahogarse”, recuerda Andrea. Y es que más allá de la historia de Cata y José, que es interpretada por un doble elenco, integrado también Tatiana Trujillo, Wilderman García y Juan Esteban Quintero, cuando el público sube al escenario ninguna función es igual.

Andrea tuvo la oportunidad de trabajar durante el 2013 como psicóloga en esta institución, experiencia que fundamentaría la creación de esta obra: “allí me di cuenta que todos en algún momento de nuestra historia hemos sido víctimas de violencia de género, que es un tema transgeneracional, los más jóvenes en ocasiones no son muy conscientes de esto. Lo que sucede es que la violencia se ha ido transformando y naturalizando. Pasamos de una violencia física a una simbólica y psicológica, también hay micro violencias. Todo radica en el control, en quién tiene el poder”, concluye.

El teatro foro parte de la realidad, se alimenta de la realidad y refleja la realidad, todo lo que está en escena está sustentado teóricamente.  Sus técnicas y resultados son ampliamente conocidas y usadas en diferentes ámbitos académicos y sociales, pero en muy pocas ocasiones llega a escenarios comerciales. Es así que Ping -pong fusiona lo mejor de las dos orillas una historia emotiva y una reflexión pertinente y necesaria.

889805

2019-11-06T09:54:00-05:00

article

2019-11-06T09:54:00-05:00

jcasanas_956

none

Argenis Leal

Cultura

“Ping – pong” una obra sobre el amor

42

4275

4317

 

Marionetas en guerra

Jaime Manzur, el rey de las marionetas