"Planta Libre", lo nuevo de la Feria Odeón

Este 27 de octubre, a partir de la 1:00 p.m., se inicia la Feria Odeón. Este año contará con una nueva sección llamada “Planta libre”, curada por el peruano Miguel López.

Miguel López es el curador de la nueva sección: "Planta Libre" Cortesía

Desde 2011, Espacio Odeón se ha constituido en una propuesta artística que toma la experimentación, la interdisciplinariedad y la investigación como ejes centrales de la experiencia del arte.  Su lugar de trabajo, ubicado en el centro histórico de Bogotá, conocido anteriormente como TPB (Teatro Popular de Bogotá), ha sido el escenario por siete años para poner en diálogo a artistas y visitantes. En toda su historia, Odeón ha contado con la participación de galerías y espacios independientes de Colombia, México, España, Estados Unidos, Perú, Argentina, Brasil, entre otros.

Odeón como feria, a diferencia de otros eventos de ese tipo que se realizan en la capital, marca la diferencia porque no sólo hace su aparición en octubre, el mes del arte; sino que desarrolla durante todo el año sus propuestas artísticas. Para el 2017 propone un nuevo formato llamado “cubo blanco”, que tiene como intención permitirle al artista aprovechar el espacio para que se arriesgue a la exhibición, creación y circulación, y que trascienda los mecanismos tradicionales de exposición. En esta edición habrá una nueva sección llamada “Planta Libre”, que estará a cargo de Miguel López, escritor, investigador y curador en jefe de TEOR/éTica (San José, Costa Rica).

López se interesó por el mundo del arte cuando empezó a preguntarse cómo la cultura visual modela diariamente los anhelos o aspiraciones de los seres humanos a través de la publicidad, los medios de comunicación, etc. Cuando empezó a ser consciente de ello, también empezó a reconocer que las imágenes creadas por sí mismo podían ofrecer alternativas para la crítica, responder a otras formas de sentir la vida o propiciar situaciones de encuentro, sanación y regeneración afectiva. “Me interesan las imágenes que pueden devolvernos una mirada desafiante de nosotros mismos y de nuestro presente. Creo que ese es su rol, decirnos que no solo es posible sino necesario seguir construyendo ficciones que nos ayuden a seguir pensando, a seguir deseando, a seguir imaginando críticamente”.

Es por esto que “Planta Libre”, para el curador, es una sección de obras que mezclan la parte histórica con proyectos producidos especialmente para la Feria Odeón. “Mi deseo era acercar un conjunto de prácticas artísticas que, en varios casos, no son lo suficientemente conocidas en Colombia. La ventaja de una sección curada en una feria permite combinar el interés comercial con una puesta en valor crítica e intelectual”.

Para López es importante que haya una sección curada durante la feria porque esto ayuda a orientar de forma específica una propuesta, mostrando no sólo la importancia que algunas obras toman para el mercado, sino para dejar ver procesos que se han desarrollado en algunos artistas durante largo tiempo. “No creo que lo sincero e íntimo esté reñido con el hecho de poder ser mostrado en una feria. De hecho, una de las galerías más refrescantes que vamos a tener en “Planta Libre” es Búfeo Galería, de Perú, que va a presentar artistas amazónicos que dialogan con la filosofía indígena y, además, usan materiales tradicionales. Se trata de maestros, artistas y creadores populares que muestran imágenes íntimas y personales de su comunidad, de los mitos de la Amazonía y de otra manera de comprender la vida y la naturaleza.”

En la nueva sección se tuvieron en cuenta dos conceptos para definir los contenidos que van a estar expuestos: cuerpo y arquitectura. De esta forma, la curaduría de “Planta Libre” no queda como un tema cerrado que únicamente mira hacia un lugar, sino que, bajo estos conceptos, puede reunir a un conjunto de artistas que parten de sus preocupaciones personales para configurar miradas críticas sobre su entorno, explorando de distintas maneras la relación cuerpo / casa / recuerdo / habitabilidad / memoria / deseo.  “Me interesa pensar el cuerpo como arquitectura y viceversa: es decir, pensar cómo algunos artistas entienden la corporalidad o la piel como lugares plásticos, moldeables, reversibles o habitables, y también cómo los espacios pueden entenderse como algo vivo u orgánico. Es interesante cómo las esculturas de Raquel Paiwonsky (República Dominicana) o Patricia Belli (Nicaragua) juegan con las telas, con lo táctil, construyendo corporalidades blandas que hablan de violencia, fragilidad o finitud”.

 

últimas noticias

Howard Phillips Lovecraft: el terror como mito

La mirada de Hebe Uhart

La galaxia de “Universo Centro”

Vasili Grossman: Vida y destino