Poesía para todos

La colección poética de la Universidad Externado de Colombia superó completamente sus expectativas: a la fecha ha publicado a 98 poetas colombianos y más de un millón de ejemplares circulan gratuitamente por todo el país.

Algunos libros de la colección.

En el 2003 Miguel Méndez Camacho, que en ese entonces era decano de la Facultad de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad Externado de Colombia, le propuso al Comité de publicaciones de la universidad un “mal negocio”: publicar una colección de poesía con un tiraje inicial de 12.500 ejemplares, en ediciones de bolsillo, que les llegara gratuitamente a los suscriptores de la revista El Malpensante.

Miguel Méndez Camacho y María Mercedes Arango, que componen la Decanatura Cultural de El Externado y son los que se encargan de que esta colección siga existiendo y circulando, pensaban que solo publicarían a cinco o diez poetas, por mucho. En contra de todo pronóstico, este año se cumplen diez años ininterrumpidos de trabajo, y la colección ya va por el número 98 de publicaciones. El antiguo rector y el actual rector de la Universidad Externado, el doctor Hinestrosa y el doctor Henao respectivamente, han apoyado completamente el proyecto y han dejado que la Decanatura Cultural tome con libertad cualquier decisión sobre la colección, porque “para la Universidad esto es una inversión, no un gasto”, dice Méndez Camacho.

La colección poética Un libro por centavos ha publicado un tiraje promedio de diez mil ejemplares por mes y más de un millón de poemarios en total; quince mil de ellos se han enviado gratuitamente a bibliotecas públicas y privadas, casas de cultura, colegios, universidades, festivales, encuentros literarios, cárceles, organizaciones gubernamentales, medios de comunicación y bibliotecas ambulantes como las de las Misioneras de la Consolata en el Caguán –que les enseñan a leer y a escribir a los niños con los libros de la colección–, el Coche-biblioteca de playa, la Carreta literaria en Cartagena y Biblioburro en Magdalena. Más de quinientos mil los ha distribuido la revista El Malpensante y otros cien mil han sido enviados a eventos culturales de la Universidad Externado y el Gimnasio Moderno. Los ejemplares sobrantes se venden por mil pesos en la librería de la Universidad y en la Feria Internacional del Libro en Bogotá, donde siempre han sido los libros más baratos.

Además, todos lo poemarios se pueden consultar en la página web de la Universidad Externado.

El proyecto es ante todo un proyecto educativo; aun así, los intentos por hacer planes conjuntos con el distrito no han tenido éxito:“Tratamos de establecer alianzas con personas del distrito; les propusimos que los maestros de español de los colegios hicieran jornadas cortas de poesía, por las tardes, en las que se les leyeran poemas durante diez minutos, para que los niños y niñas se fueran familiarizando poco a poco con propuestas poéticas diversas. Les ofrecimos entregarles los libros, e incluso darles clases gratuitamente a los profesores que fueran a hacerse cargo de los talleres. Clara Mercedes y yo se las hubiéramos dictado directamente, para hablarles de qué es la poesía colombiana, por qué la colección, por qué es crucial para una sociedad hacer que los muchachos se interesen en la literatura, por qué es importante saber escribir y cuál es la importancia de la poesía, etc… Pero no les interesó”, afirma Méndez Camacho.

Por otra parte, la iniciativa surgió del hecho de que también en el 2003 la Editorial Norma suspendió su extensa colección de poesía porque, como no tiene muchos lectores, la poesía en Colombia no se vende –todo hace parte del mismo círculo vicioso cuyo meollo es el problema de la educación, y por ende la cultura–.

El proyecto de El Externado quiso suplir ese vacío de la industria editorial y consiguió que la colección se divulgara masiva y gratuitamente. “La Biblioteca Nacional de Colombia nos mandó este año una lista de las bibliotecas a las que ha llegado la colección. Nos sentimos muy contentos porque los libros llegan a ciudades y pueblos muy pequeños del país y muy lejanos de Bogotá, cuyos nombres ni siquiera nos son familiares. Es muy gratificante que la distribución sea tan efectiva, y que gente que tiene muchas dificultades para acceder a un solo libro tenga la colección completa a la mano, gratuitamente, en las bibliotecas de su localidad”, afirma Arango, cuyo hermoso poemario En la memoria me confundo es la publicación número 98, la más reciente de la colección.

“Para ahorrar costos”, dice el decano, “estos libros los hacemos Clara Mercedes y yo: nos encargamos de la carátula, del título, de la contratapa, de la corrección de estilo, de la diagramación y no pagamos derechos de autor, porque para los escritores que publicamos, tener diez mil ejemplares de una de sus obras circulando es lo mejor que les puede pasar. Que lo publiquen a uno como poeta en Colombia es muy difícil, por eso hay tantos buenos poetas inéditos en nuestro país”.

Un libro por centavos ha publicado a autores de distintas generaciones, tendencias y estilos. Están los clásicos (Silva, Charry Lara, Cote Lamus, López, José Eustasio Rivera, Jorge Gaitán Durán, Rafael Pombo, Porfirio Barba Jacob), los poetas ya consolidados en el medio (Juan Manuel Roca, Piedad Bonnett, María Mercedes Carranza en su momento) y los nuevos talentos, como Andrea Cote, que ganó no solo el concurso de poesía de la Universidad Externado sino también el premio Puentes de Struga con el mismo libro, Puerto Calcinado.

En el 2007 la colección empezó a incluir a reconocidos escritores latinoamericanos como Eugenio Montejo, César Vallejo, Jorge Boccanera, Gonzalo Rojas y Rubén Darío, entre otros, y a partir de la publicación número cien va a abrirse aún más el abanico de poetas con la publicación, en principio, de los poetas españoles del Siglo de Oro y luego, de otros latinoamericanos y colombianos, de los poetas malditos franceses y de los más grandes poetas ingleses e italianos.

En la semana del 10 al 15 de marzo se celebrarán las cien primeras publicaciones con eventos en la Universidad Externado, lecturas en bibliotecas y librerías independientes y con la publicación de algunos estudios sobre la colección: poéticas de las poéticas –hechas por los mismos poetas–, estudios teóricos sobre los poetas publicados en la colección, sobre las temáticas que aparecen trasversalmente en la poesía colombiana desde 1830 hasta nuestros días, y estudios sobre el impacto de la colección en el país y en la literatura colombiana.

[email protected]

 

últimas noticias

Fernando Cano: un lente interno

Cuentos cortos para tiempos cortos

La muerte de Abel Antonio y el limbo jurídico