Fiesta del Libro de Medellín

Postales dominicanas

El poeta y escritor dominicano Frank Báez estará en la Fiesta del Libro en Medellín, que se inicia hoy. En esta entrevista habla sobre la importancia que él ha encontrado en la poesía y su construcción.

Frank Báez en una presentación de sus poemas. / Blogg Frank Báez

“Llamo por teléfono a Miguel y le pregunto / si piensa que me iría mejor de DJ o como poeta / y Miguel responde que siga como poeta. / Mi novia también dice que como poeta. / El hermano de mi novia dice que como poeta / y una jevita que hacía una fila en el cine y que recién conocí dice que como DJ. / Las menores me ven más como DJ / y las mujeres que compran en el supermercado dicen que persista con los poemas. / Mi mamá dice que como poeta. / El plomero dice que poeta. / Los cinco poetas que conozco me dijeron que me iría mejor como DJ.” Así empieza el poema Anoche soñé que era un DJ, del escritor dominicano Frank Báez, seleccionado en la lista de Bogotá 39, que reúne a los mejores escritores de ficción menores de 40 años de América Latina.

La sencillez con la que encara la poesía hace que uno se desconcierte y no sepa del todo si está ante un poema, una crónica o un cuento. Sus temas están atravesados por la sencillez, el desenfado y un toque preciso de humor. Por sus poemas transitan una travesti tercermundista que delira con Marilyn Monroe, el origen de la bachata metal, Anne Sexton adentro de su carro con los ojos como de una muñeca, el temor de cumplir 30 años, la paranoia ante la inminente caída del pelo y él mismo, que se sitúa en el medio para narrarlo con sus propias palabras. Su escritura es clara y sin ambages, una poesía que no encubre, sino que, por el contrario, nos revela lo hondo a partir de lo más elemental.

Báez estará en la 11ª Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín y le propuse que respondiera estas cinco preguntas, con la intención de que sirvan como mapa para quien quiera adentrarse en su obra y en su oficio de editor en la revista Ping Pong.

¿Por qué escoger la poesía como registro de la vida diaria?

Bueno, lo primero es que uno escribe sobre lo que percibe. Desde que empecé a leer noté que en los poemas no aparecían mi entorno y la gente de mi generación. Por lo que de manera sutil empecé a incorporar esos detalles. A mí me interesa sobre todo la manera en que en la cotidianidad irrumpe lo poético. Creo que la poesía atrapa un instante para hacerlo eterno. El artista trabaja para darle forma a esa eternidad, que es el trabajo más difícil del mundo y en el cual siempre pierde. Por lo que la vida diaria es la cantera donde el poeta trabaja.

¿Cuál es la materia prima para construir una obra tan diversa como la suya?

Me parece que la curiosidad. Pero no sólo curiosidad por lo que me rodea, sino también curiosidad por los distintos géneros. A mí me influye mucho lo que leo y veo. Y como leo todo tipo de géneros, intento emularlos y expresar con ellos mi entorno y mi vida.

¿Cuál es la experiencia que ha tenido con la revista “Ping Pong”?

Bueno, con Ping Pong ya llevo más de diez años. Empezó con el boom de los blogs y los sobrevivió. Cuando empezamos el proyecto la intención era conocer lo que se estaba haciendo de poesía en el mundo y más o menos nos enteramos porque publicamos y contactamos a poetas, traductores y editores de todas partes. También eso me llevó a traducir y escribir reseñas y ensayos. En fin, la experiencia de la revista me ha hecho un lector entusiasta de poesía. Por otro lado, también tratamos de que la revista sea una manera de conectar los nuevos poetas con nuestros lectores y hasta con editoriales. Y ya en el plano personal, uno de los aspectos más hermosos, es que es un proyecto que empecé con mi pareja desde los albores de nuestra relación.

¿Cree que internet ha modificado la manera como leemos poesía?

No sé si ha modificado la manera de leer. Creo que uno lee de acuerdo con la estrategia que el autor trabaja en un poema. Pero sí creo que ha cambiado la manera en que se difunde la poesía. Ahora podemos acceder a un montón de poetas dando un clic. De igual modo, uno se puede enterar al instante de nuevas tendencias y de nuevos escritores. Por otro lado, también creo que se ha perdido cierta ilusión. Antes, cuando había poco acceso, daba trabajo conseguir a autores y libros. Y de alguna manera, esa carencia, tenía un encanto. Recuerdo que cuando daba con un libro difícil de conseguir era todo un acontecimiento. Algo así como encontrar petróleo. Abría ese libro y lo leía como si no existiera más nada en el mundo. No sé si es lo mismo ahora, pero creo que esa ilusión es importante para el lector.

¿Qué se persigue cuando se escribe poesía?

La verdad no sé. Y creo que eso es lo hermoso del asunto. Se escribe porque una fuerza desconocida lo lleva a uno a escribir.

 

últimas noticias

León Felipe, a 50 años de su muerte