Proust, según Samuel Beckett (Extractos literarios)

En general, a los círculos literarios franceses les molestaba el estilo de Proust. Pero ahora que ya nadie lo lee, se admite generosamente que aún podría haber escrito una prosa peor de la que escribió.

Marcel Proust, para quien, en palabras de Samuel Beckett, "igual que para el pintor, el estilo es más una cuestión de visión que de técnica".Cortesía

(…)

Al mismo tiempo, resulta difícil valor con justicia un estilo que sólo se puede llegar a conocer mediante un proceso deductivo, en una edición de la que no puede decirse que haya transmitido los escritos de Proust, sino que ha revelado una tendencia en esa dirección. Porque para Proust, igual que para el pintor, el estilo es más una cuestión de visión que de técnica. Proust no comparte la superstición de que la forma no es nada y el contenido lo es todo, ni de que la obra maestra ideal de la literatura sólo pueda comunicarse en una serie de proposiciones absolutas y monosilábicas.

Si está interesado en leer otro texto de Extractos literarios, ingrese acá: El fenómeno del éxtasis, según Dalí (Extractos literarios)

Para Proust, los atributos del lenguaje son más importantes que cualquier sistema ético o estético. En realidad, no intenta disociar forma de contenido. La primera es una concreción del segundo, la revelación de un universo. El universo proustiano es expresado metafóricamente por el artesano porque es aprehendido metafóricamente por el artista: la expresión indirecta y comparativa de la percepción indirecta y comparativa. El equivalente retórico de lo real proustiano es la figura en cadena de la metáfora. Es un estilo agotador, pero no agota la cabeza. La claridad de la frase es acumulativa y explosiva. La fatiga que se experimenta es una fatiga del corazón, una fatiga de la sangre.

Si desea leer otro extracto literario, ingrese acá: William Blake, por Jorge Luis Borges (Extractos literarios)

Después de una hora, uno está exhausto y de mal humor, sumergido, dominado por la cresta y por el romper de una metáfora tras otra, pero en ningún momento aturdido. El reproche de que es un estilo enrevesado, lleno de perífrasis, oscuro e imposible de seguir, no tiene el menor fundamento. 

***

Traducción de Juan de Sola 

Proust y tres diálogos con Georges Duthuit. Barcelona. Tusquets Editores. 2013. Págs. 92-94. 

 

últimas noticias
contenido-exclusivo

Dos volcanes (y un laberinto)

Primo Levi: los recuerdos queman