Quatuor Voce: el grupo que experimenta con la música de cámara

Con doce años de trayectoria, la agrupación francesa ha logrado en sus conciertos dar otro significado a la música clásica. Durante el Festival interpretará una sonata de Debussy y una de Ravel, con el acompañamiento de arpa, piano y flauta.

/ Fundación Salvi

Cuatro instrumentos: dos violines, una viola y un violonchelo. Cuatro músicos: Cécile Roubin, Sarah Dayan, William Becker y Lidia Shelley, todos ellos integrantes del conjunto francés Quatuor Voce. Una pieza escrita por el alemán Johannes Brahms: Quatuor Nº 3 op. 67. Durante ocho minutos y medio, los instrumentos se convierten en una extensión del cuerpo de los intérpretes, el manejo es preciso y el sonido es la combinación entre melodías pausadas y rápidas. (Vea también: Conciertos gratuitos del Cartagena XI Festival Internacional de Música)

Quatuor Voce se formó en 2004 con músicos del Conservatorio Nacional de Música y Danza de París y desde entonces ha experimentado para llevar la música de cámara fuera del concierto convencional. Han prestado su talento para películas mudas de directores como Murnau, Lubitsch, Keaton y Vidor, en las que la música es protagonista. (Lea también: Prográmese con el Cartagena XI Festival Internacional de Música)

Además de interpretar los cuartetos de Haydn, Beethoven, Berg y Dvorák, entre otros, sus integrantes han trabajado con solistas como Yuri Bashmet, Nobuko Imai, Gary Hoffman, y con Juliette Hurel realizaron la interpretación completa de los cuartetos para flauta de Mozart.

Su más reciente colaboración fue con la violista Lise Berthaud, con quien grabaron los quintetos de cuerdas incluidos en Brahms / Mozart (2015), álbum en el que reinterpretaron dos piezas que fueron consideradas la cúspide en la carrera de ambos compositores. Brahms creó una sonata conmovedora, mientras Mozart aprovechó los cuatro movimientos del tema para incitar a la reflexión acerca del arte.

Este trabajo, que está entre la melancolía y el romanticismo, es una de las colaboraciones más naturales e íntimas que ha producido el cuarteto. Los solos en las composiciones de Brahms reúnen en la melodía la nostalgia y euforia típica del músico influenciado por Mozart.

“Ellos saben que la arquitectura de la música es desde el interior”, reseñó David Threassher para Gramophone. Quatuor Voce es consciente de los momentos en los que el tiempo permite que la música pueda dar una frase o un respiro, lo que los ha llevado a ser reconocidos por la crítica y el jurado en concursos internacionales como los de Ginebra, Cremona, Viena, Burdeos, Graz, Londres y Reggio Emilia.

Su repertorio, que va desde el período clásico hasta el contemporáneo, demuestra en cada nota la delicadeza en la interpretación, en la que el sonido es vibrante y el espectador sólo tiene que dejarse llevar por los cuatro jóvenes que traen a la escena actual a los grandes maestros de todos los tiempos. Ese es su compromiso: defender la música que fue escrita para presentarse en cuatro movimientos.

Con doce años de carrera y cinco discos de estudio, su música ha llegado a las salas más prestigiosas de Europa, como Concertgebouw (Ámsterdam), Konzerthaus (Viena), Barbican (Londres), el Philharmonie (París) y el Palau de la Música (Barcelona). La organización Echo nombró al colectivo hace tres años como “una estrella en alza”. También, Tully Potter escribió en la revista The Strad: “Uno de los mejores cuartetos franceses que he oído desde hace algunos años (...). El Quatuor Voce tiene todas las cualidades que los hace un buen cuarteto: el refinamiento, el hermoso tono, los acordes precisos, el buen ritmo y mucho carácter”.

Temas relacionados