Festival de cine de Cannes

Quentin Tarantino: "¡¿A mí qué me importa Twitter?!"

Había una vez en… Hollywood, la nueva y esperada cinta del realizador estadounidense, compite en el Festival de Cannes por la Palma de Oro.

Quentin Tarantino, director de "Pulp fiction", entre otras películas, y quien estrenó en Cannes su más reciente filme, "Érase una vez... en Hollywood"Cortesía

Quentin Tarantino está pletórico. Había una vez en… Hollywood, una de las películas más esperadas del añoo, fue estrenada en el marco del Festival de Cannes. Tarantino compite por la Palma de Oro, un galardón que se llevó a casa en 1994 cuando Pulp Fiction le voló la cabeza la jurado oficial de aquella edición, para luego estallársela también al público alrededor del mundo.

Si está interesado en leer más sobre el Festival de Cannes, ingrese acá: Gael García: “México debería de ser un paraíso, pero aún no hemos hallado la manera de vivir en armonía”

Desarrollada en 1969 en Hollywood, narra sobre la estrella Rick Dalton (Leonardo DiCaprio) y su amigo y doble de acción Cliff Booth (Brad Pitt). Era el tiempo del movimiento hippie, como también de la mutación de la industria cinematográfica. Dalton, quien es vecino de Sharon Tate (Margot Robbie), se empeña en adaptarse a esos cambios que le llevarán a explorar nuevas opciones en el cine.

Con Había una vez en… Hollywood , que es además una declaración de amor al cine, Quentin Tarantino alcanza un nuevo nivel en su carrera, consolidándose como uno de los realizadores más importantes de los últimos tiempos. Tras el estreno mundial, Había una ver en… Hollywood se colocó entre una de las favoritas para llevarse el máximo galardón del festival. En el Hotel Carlton, donde se desarrolla este encuentro, retumban las risotadas de Tarantino henchido de contento.

Si le interesa leer más sobre el Festival de cine de Cannes, ingrese acá: Asif Kapadia: “Maradona ha sido una de las personas más difíciles con las que he tratado”

Aparte de los estrenos con alfombra roja, como se ven en el Festival de Cannes, ¿alguna vez ha entrado en una sala de cine para ver su propia película?

Siempre trabajo muy duro para realizar mis filmes, y verlos con público es la mejor recompensa para mi trabajo. No sé cómo y hasta qué punto un filme mío cala en la audiencia hasta que la veo con otras personas, escuchando cómo reaccionan. Las proyecciones en los festivales pueden ser fantásticas y los estrenos hasta son divertidos, pero nada se compara con ir a ver una película junto a un grupo de personas que ese día decidieron, entre todas las opciones posibles, pagar un boleto para ir a ver tu filme.

Siempre ha criticado a quienes se dedican a hacer spoilers. Con el estreno de Había una vez en… Hollywood, ¿cuáles son sus sentimientos al respecto?

Podría escribir una reseña sobre Taxi Driver sin entrar en detalles claves de la trama. Es que hasta con el tan solo hecho de sugerir que una película tiene un final sorprendente, estás haciendo spoilers, porque para que produzca la sorpresa en la audiencia no se puede decir que es sorpresivo. Si el público ve la película sin tener esa información, va a poder disfrutar de la película tal cual como lo experimenta el que escribe sobre la misma.

¿Considera que la génesis de esta película se encuentra más en la mera ficción o en la realidad?

Llegó el momento en el que todo convergió. Pero si lo veo desde el punto de vista cronológico, existe un primer elemento que surgió hace nueve años. Estaba haciendo una película en la que participaba una estrella mayor, y él tenía un doble de acción que había trabajado con él durante mucho tiempo; no tenía ninguna escena para que pudiera hacer su trabajo, pero el actor insistió en que le doblara en una. “Sería bueno darle algo al chico”, me dijo, entonces accedí. Cuando el doble de acción llegó al set, los observé y me pareció que tenían una dinámica muy interesante; pensé que antaño ambos habían sido casi idénticos, pero eso ya era cosa del pasado (se ríe) El doble estuvo en el set un día, pero me di cuenta de que no estaba trabajando para mí, sino para el actor, ese era “su” jefe (se ríe) Recuerdo que estaba sentado en mi silla de director, y desde lejos los vi, me dije “qué relación tan interesante”. La idea de que esas dos personas habían estado juntos durante tanto tiempo, me pareció fantástica; fue entonces que pensé que en caso de que hiciera una película sobre Hollywood, esa relación podría ser un elemento excelente para la historia. Allí fue donde saltó la chispa de Había una vez en… Hollywood.

Su película tiene que ver con estrellas de cine. Desde el punto de vista de una celebridad, ¿la era del selfie dista mucho de aquel 1969?

Yo no estoy metido en ninguna de las redes sociales, no estoy en Twitter, nunca he tenido una cuenta en Facebook ni en Snapchat, ni nada de esas estupideces, además no leo nada sobre mí online, ni nada por el estilo. Si no estás involucrado en eso, pues no tiene ningún significado para ti. Claro que he escuchado sobre las redes sociales, pero no me afecta eso de (engola la voz) “¡¡Twitter está explotando con esa o aquella mierda!”. Y es que ¡¿a mí qué me importa?! (se ríe)

¿Cuándo siente que una historia que tiene en mente está lista para ser rodada?

Me ha pasado un par de veces que ciertas historias que dejo en reposo, se presentan a sí mismas como diciéndome, “ya estoy lista, este es mi momento para ser contada”. Con Había una vez en… Hollywood me pasó algo similar; durante los últimos seis años, esta era la historia en la que más había estado trabajando de forma intermitente, entre uno y otro proyecto. Con mis últimas cuatro películas, me sentía como que poco a poco iba subiendo una gran roca montaña arriba hasta llegar a la cima. Pensé que con esta película ese también sería el caso, pero de repente, me di cuenta que ¡mierda, la voy a hacer ya! ¡la voy a concluir! Y aquí estamos (se ríe).

 

últimas noticias

Los bichos que relegaron los pesticidas

El día que dios se equivocó (Puro cuento)

Un encuentro fortuito (Puro cuento)

Luto (Puro cuento)