'Queremos crear un circuito'

La Feria de Arte Contemporáneo abre sus puertas con 16 galerías invitadas. Rais habla de su crecimiento, los proyectos futuros y la historia del teatro.

Tatiana Rais, directora del Teatro Odeón. /Cristian Garavito

Hasta el 26 de octubre estará abierta la Feria de Arte Contemporáneo del Teatro Odeón, que reunirá a numerosos artistas de 16 galerías nacionales y extranjeras con la presentación de su obra en 18 puntos de las instalaciones del teatro ubicado en la carrera 5ª Nº 12C-73 y la intervención de algunos de sus espacios. También habrá conversaciones con curadores y directores de galerías de Colombia, Ecuador y Guatemala, entre otros países. Tatiana Rais, directora de Odeón y cabeza de la feria, habla sobre los objetivos del evento y recuerda la historia del antiguo Teatro Popular de Bogotá.

 ¿Cuáles son las novedades de la feria para esta edición?

Esta es la cuarta versión de la Feria Odeón. Las galerías que participan representan a artistas emergentes y de mediana carrera. Entonces, realmente es una propuesta de las nuevas tendencias del arte contemporáneo y una oportunidad para que el público vea lo que está ocurriendo con el arte contemporáneo colombiano, pero también latinoamericano.

¿Cuál es el artista más importante que ha invitado?

Este año hicimos un esfuerzo muy grande para traer a Daniel Canogar, un artista español de gran trayectoria que no está con una galería, sino que lo invitamos a intervenir el teatro, que es como el eje central del edifico. Está acá con un proyecto llamado Cuadratura, que consiste en instalación y mapping sobre elementos de tecnología que han sido descartados, como DVD que ha encontrado desechados, por ejemplo.

¿Cuántos países participan en la feria?

Tenemos ocho galerías internacionales. Siempre intentamos tener un buen balance entre las galerías internacionales y las nacionales, porque también queremos dar a conocer los proyectos que se están llevando a cabo en Colombia. Por ejemplo, este año, de las ocho galerías colombianas, tres son de Medellín, entonces también es una muestra de lo que está pasando en otras ciudades del país.

¿En qué estado se encuentra el arte contemporáneo en el país?

El hecho de que Colombia sea este año el invitado especial de Arco, la feria de Madrid, muestra que no sólo a nivel nacional hay un boom en el arte, y hay muchas personas interesadas en adquirir arte como coleccionistas. El número de estudiantes que se gradúan con carreras artísticas también ha crecido, así como la cantidad de galerías que han empezado a abrir en la ciudad... A nivel internacional, la gente nos tiene en la mira: coleccionistas, curadores, artistas, galeristas internacionales están mirando a Bogotá, a los artistas que tiene Colombia, como Miled Lagos, Doris Salcedo y Miguel Ángel Rojas, que tienen una trayectoria internacional muy importante y están viendo de qué manera puede crecer y seguir fomentando ese mercado del arte, y no sólo el mercado, sino la producción artística en general.

¿Cómo ha evolucionado la feria?

En la primera edición tuvimos 12 galerías solamente. Todas las que concursaron el primer año lo hicieron porque teníamos el afán de tener algo, y ya este año recibimos 35 propuestas, de las cuales sólo entraron 16; entonces digamos que hay evolución en el reconocimiento, en que las galerías están interesados en venir, no sólo a Bogotá, sino a Odeón: la cantidad de propuestas que hemos recibido se ha incrementado en más del 50% en estos años. El año pasado llegaron mil personas a la inauguración, y el primer año llegaron 300. Creo que ha sido un tema de reconocimiento, que el público está interesado en la feria y en las actividades que hace Odeón durante el año.

¿Cómo compite esta feria con los otros espacios que también abren sus puertas en octubre?

Siempre hemos tenido muy claro que no queríamos montarle la competencia a nadie, más bien queríamos crear un circuito. Queremos que la gente vaya a Artbo, venga a Odeón, vaya a las diferentes exposiciones que hay en la ciudad; no con el ánimo de competir ni de que yo te voy a sacar a tu público y tú al mío, sino con las ganas de ofrecerle a la ciudad una oferta cultural muy amplia.

¿Por qué decidió restaurar el teatro en 1997?

El Teatro Popular de Bogotá (TPB), que originalmente estuvo en este espacio, tuvo una sala de cine construida en los años 40 y luego pasó a las manos del TPB, que lo tuvo por 30 años, y ellos quebraron en 1997 y desalojaron el espacio, que quedó prácticamente abandonado por cuatro años. Los nuevos compradores del edificio, un grupo de inversionistas privados, sacamos adelante esta propuesta de crear una fundación sin ánimo de lucro que se encargara de administrar el edificio y también de organizar una programación que tuviera como columna vertebral la recuperación del mismo. Al entrar al lugar se puede ver que todavía está en una especie de ruina funcional, y nuestra propuesta es invitar a lo largo del año a artistas plásticos, directores de teatro y músicos a intervenir el espacio en las condiciones que está, a rendir un pequeño homenaje a la historia de este sitio y construirle así un futuro.

¿Qué otros proyectos tienen para el teatro?

Ahora estamos enfocados en sacar adelante la programación del próximo año. Nuestra idea es tener exposiciones de cuatro artistas nacionales. También estamos trabajando consiguiendo la financiación para traer una obra de teatro bastante grande a nivel internacional y tenerla acá en Bogotá por una temporada.

Alguna historia insignia del teatro...

Nos dijeron, aunque no sé si es verdad, que cuando el lugar fue sala de cine cerró en 1948 por el Bogotazo, y luego, cuando el TPB estaba haciendo la reestructuración, encontraron cadáveres de personas asesinadas en esa época y que estaban todavía en el edificio. Ese es el rumor. Pero hay una cantidad de historias. Uno les pregunta a los teatreros qué vivieron en el TPB y todos tienen una anécdota distinta de por qué quebró. Todo el mundo tiene sus teorías y leyendas al respecto. Ojalá en 50 años también haya leyendas en torno a nosotros.

 

[email protected]

@LauraMarcela_B

523674

2014-10-22T22:11:14-05:00

article

2014-10-22T22:55:19-05:00

none

Laura Marcela Ballesteros

Cultura

'Queremos crear un circuito'

28

6333

6361

 

contenido-exclusivo

Catalina Mejía y la edición de novela gráfica

contenido-exclusivo