Esta noche no puedo dormir (Cuentos de sábado en la tarde)

Noticias destacadas de Cultura

Presentamos un cuento en verso que, en medio de la noche, reflexiona sobre el pensamiento y el cuerpo.

A veces,

desde mi imaginación sigo los caminos dibujados

por hocicos agitados de animales nocturnos

sin estrella,

sin norte.

Pago con billetes falsos

en garitas y peajes

para llegar

(no aguanto más)

a la mañana siguiente.

Le sugerimos leer Balance “agridulce” de la economía naranja

Mi mente avanza como una máquina averiada,

estancada en el avance:

vuelvo sobre los detalles de los momentos incómodos

y las miradas ambiguas.

Me llega distorsionada la voz de John Lennon:

“You know I’d give you everything I’ve got

for a little peace of mind”.

Una rasquiña espontánea me despierta:

recorro con las uñas los caminos del estrés y la ansiedad.

El tiempo nos rasga

atento al sonido de las fibras que se revientan.

Deja estrías que se abultan en nuestros vientres

cuando nos sentamos encorvados y nos miramos el ombligo.

¿Qué registra la piel en el lenguaje que ellas esconden?

¿El paso de unas manos,

el peso de las horas

o las contingencias del clima?

Le sugerimos leer Lo que está en juego (Relatos y reflexiones)

Esta noche no logro dormir.

Subrayo con mi mirada

las sombras de la ventana sobre el techo.

Intento escapar de las pestes extranjeras

en el refugio de mi cuarto,

un nudo ciego de cuatro paredes.

Esta noche persigo el sueño.

Aprieto los párpados,

Intento ahorcar la vigilia con ellos.

Los alfileres del insomnio me alborotan:

me clavan como una polilla recién capturada

en medio de la noche,

en medio de la cama.

Me quitan el temple

para ver que todo esto

es tan solo un accidente.

Comparte en redes: