Entre el fuego y la tijera

En eterna prueba de fuego

Noticias destacadas de Cultura

“Mónita secreta de los jesuitas”, un supuesto manual de la Compañía de Jesús, pasó por el fuego de los textos condenados por la Iglesia.

Aun hoy, más de cuatro siglos después, no es claro si fue un invento malintencionado o una dañina revelación. La publicación sin autoría de Mónita secreta de los jesuitas, un supuesto manual de la Compañía de Jesús, pasó por el fuego de los textos condenados por la Iglesia, pero los editores se las arreglaron para seguirlo imprimiendo clandestinamente.

Le sugerimos leer Óscar Wilde: la tragedia del artista (I)

El libro fue publicado en Cracovia en 1612 y bastaron cuatro años para que lo condenaran a la desaparición eterna, porque las instrucciones allí contenidas presentaban una orden religiosa más interesada en llenar el bolsillo que en salvar almas.

El manual enseñaba cómo adquirir familiaridad con príncipes y poderosos, cómo ganarse a las mujeres ricas, cómo atraer viudas con hacienda a la devoción y de qué manera disponer de sus bienes, y cómo mostrar en público el desprecio a lo material renunciando algunas veces a las limosnas de poco valor “para que los seglares no noten en nosotros demasiado afecto a las riquezas”.

El historiador Juan Camilo Rodríguez Gómez investigó el manuscrito y prologó una cuidadosa edición de Planeta, que incluye una de las refutaciones de la Compañía. En su riguroso análisis concluyó que es difícil determinar si el manual es una infamia, como lo afirma la Compañía de Jesús, “o si se trata de un documento genuino redactado por la alta jerarquía de la Compañía y destinado a permanecer en el más estricto secreto, pero sacado a la luz pública por un jesuita enemistado con la Orden”.

Si le interesa leer más de Cultura, le sugerimos: Germán Toro Pérez: el sonido de la contemporaneidad

Entre las instrucciones, el manual ordena convencer a las viudas a mantenerse en esa condición. “Vea bien el confesor que a lo más breve posible haga ella voto de castidad (…) para que con esto se cierre la puerta y no se acuerde más de segundas bodas”.

Y una vez bien viudas, la tarea es convencerlas de la importancia del desprendimiento de los bienes terrenales.

“…debe dárseles a entender de continuo, que la excelencia de la perfección consiste en desprenderse de todo, despidiéndose del amor hacia las cosas terrenas, y hacer de ellas poseedor a Jesucristo y a sus compañeros...”.

En Colombia, el manual secreto se publicó por primera vez en Santa Marta en 1849, casi en coincidencia con la expulsión del país de los jesuitas en el gobierno liberal de José Hilario López.

La Compañía de Jesús ha rechazado por siglos la veracidad del manuscrito y ha puesto en la mira de la historia dos nombres como infames autores: Jerónimo Zahorowski, un profesor de latín, y Claudio Aquaviva, un sacerdote de la orden.

Comparte en redes: