Remedio con sabor rockero

'Y ahora qué hacemos' es el más reciente álbum de la banda española liderada por Pau Donés, que anuncia próxima visita a Colombia.

Para Jarabedepalo, menos es más. Por eso prefieren presentarse en lugares pequeños en los que logran una comunicación más directa con sus fanáticos. Esa misma es la razón por la que no incluyen en sus espectáculos juegos pirotécnicos o escenografías imponentes. Para la corte liderada por Pau Donés, la motivación principal es darle el poder al sonido y mostrar que en el rock y en el pop existen los mensajes y ellos aportan su experiencia para revalidar el contenido de la música dirigida al público joven. “El arte sonoro es el que debe tener la misión de prender e hipnotizar a la gente”, aseguran sus integrantes.

Siendo fieles a esa filosofía de vida en la que menos es más, de un tiempo para acá optaron por reducir su nombre. Comenzaron llamándose Jarabe de Palo y ahora son, simplemente, Jarabedepalo, porque así es cómo los identifica la gente en España y en América. De esta manera, sin aires intermedios y sin espacios molestos, encuentran sus contenidos en internet. Reducir el número de comandos para que el público accediera más fácilmente a sus iniciativas musicales, fue un detalle para seguir en la conquista de unos fanáticos a los que no les importan estos 17 años de fidelidad, ni los ocho álbumes de esfuerzo y dedicación; para ellos la entrega, además de total, debe ser sencilla.

Gracias a esa simpleza fue que Chrissie Hynde, de la banda The Pretenders, los pudo ubicar después de las instrucciones de un taxista en Madrid. El grupo norteamericano estaba de gira en España teloneando a los Rolling Stones y en una de sus exploraciones ibéricas la cantante escuchó en la radio del vehículo que la transportaba la canción Depende. Ella le preguntó al conductor sobre los responsables de ese sonido y el taxista, orgulloso, le dijo que eran los Jarabedepalo y que, además, eran españoles. Desde entonces, las dos agrupaciones se han hecho muy cómplices.

Pero con The Pretenders no ha sido la única unión fructífera que ha tenido Jarabedepalo. “En Jovanotti & friends hicimos una canción muy latina, Guantanamera, al lado de Celia Cruz. Eso fue un regalo de la vida porque jamás me imaginé poniéndole mi voz a una canción emblemática de todo el continente americano”, asegura Pau Donés, quien tuvo la iniciativa de llamar al conservatorio de Malí para pedirle a la orquesta sinfónica de un país con serias problemáticas sociales que acompañaran a un grupo, una banda de pop, a realizar algunas grabaciones de sus temas más importantes. Esa gestión también resultó ser un exitoso registro en el que los mismos integrantes de la agrupación exploraron otras formas de entregar sus mensajes.

Sin duda, una de las grandes ventajas del grupo es que tiene su propio sello disquero, Tronco Récords, con el que experimenta y acomoda su sonido de acuerdo con sus necesidades.

“Tronco Récords es una motivación muy grande para nosotros. Los objetivos al comienzo eran ampliar nuestros espectros creativos y ese propósito se mantiene hasta ahora. Ha sido una muy buena experiencia, porque con el sello disquero logramos hacer que Jarabedepalo fuera conocido en todo el mercado de habla hispana. Hemos editado dos discos con nuestra propia casa y eso es todo un logro”, dice Pau Donés.

Bajo esta firma independiente, el grupo publicó su octavo álbum, Ahora qué hacemos, en el que se aproximan al rock después de experimentar con otros sonidos.

“La flaca fue definida por nosotros mismos como una música del medio tiempo y el fruto de 31 años de sol y sombra, porque fue la canción que nos hizo conocidos. Luego vinieron Depende, Bonito y muchas otras creaciones más. Lo único que espero es que algún día una de las canciones de este nuevo disco sea la mitad de importante que La flaca”, comenta Donés, quien anunció visita a Colombia en noviembre para seguir consolidando su fama de banda de club, porque para Jarabedepalo, siempre, menos es más.

 

últimas noticias