Resonancias del arpa: Sivan Magen en Bogotá

Reseña de la presentación del arpista israelí Sivan Magen ofrecida en la Sala de Conciertos de la Biblioteca Luis Ángel Arango en el marco de la Temporada Nacional de Conciertos del Banco de la República 2017.

Durante el concierto Sivan Magen mostró dominio técnico, versatilidad y conocimiento profundo en la interpretación de su instrumento. Gabriel Rojas © Banco de la República

Música inspirada en la folk music, fue la descripción del repertorio que interpretó Sivan Magen en la Sala de Conciertos de la Biblioteca Luis Ángel Arango. Este intérprete, quien ha realizado estudios en Jerusalén, París y New York, nos hizo danzar con las resonancias de este mágico instrumento, haciendo sonar obras conocidas, música de compositores contemporáneos y arreglos propios.

La primera parte del concierto abrió con una obra del compositor germano-israelí Paul Ben-Haim, que introdujo al público sutilmente en la sonoridad hipnótica del arpa y los preparó para los sonidos del compositor israelí Gilad Cohen, contrastantes en tímbrica, intensidad y textura (golpes en la caja de resonancia, manejo virtuoso de los pedales, rasgueos en las clavijas, etc.) característicos de la técnica actual de interpretación. Magen también interpretó Rapsodie, obra del destacado arpista francés Marcel Lucien Grandjany que, en sus manos, lució toda su potencia dramática con fraseos hermosos, dinámica exquisita y un sonido robusto. Redondeando esta parte del programa escuchamos de Claude Debussy, la transcripción de dos movimientos de Estampes, música original para piano que transcrita al arpa e interpretada con precisión, desató la complejidad, ensoñación y la dulzura que la contienen.

La pasión interpretativa de Sivan Magen es muy especial, hay en sus ejecuciones una intensa compresión de la arquitectura de cada obra y la esencia que cada compositor puso en ella, lo que le permite, por ejemplo, enlazar en el programa tres mazurcas y dos valses de Frédéric Chopin en una espiral de sonido vivo. Así mismo, abordó las Danzas folclóricas rumanas de Béla Bartók, seis momentos dedicados a experimentar el poder de la melodía puesto en el arpa, mis favoritas, la Danza del chay y la Danza de la plaza, construidas con una fina rareza y encanto. La tradición musical española también estuvo presente, escuchamos de Enrique Granados dos danzas del ciclo Doce danzas españolas, originales para piano, en transcripción de Magen y, de Manuel de Falla, la famosa Danza española No. 1 de la ópera La vida breve, todas llenas de elegancia, textura, color y sonido voluptuoso, en resumen una fiesta.

Una dicha poder escuchar música en vivo y más un concierto dedicado exclusivamente al arpa. Sivan Magen mostró dominio técnico, versatilidad, conocimiento profundo de las obras y una alegría contagiante al interpretar su instrumento. Espero que el concierto resultara inspirador y que, en aras de consolidar un movimiento activo de arpistas en nuestro país, nos inspiremos en Magen y abordemos nuestro repertorio, por ejemplo, la bellísima obra para arpa sola del colombiano Adolfo Mejía, Luminosidad de aguas, o la interesantísima propuesta para cuatro arpas de la compositora Alexandra cárdenas titulada Palíndromos.

* Compositora, intérprete, pedagoga e improvisadora.