Cuentos de mochila

Respirar y agradecer (Tintas en la crisis)

Hoy nos sentamos a almorzar. Re cocina delicioso, hace muchos meses no probaba sus comidas especiales con ingredientes mexicanos que desconozco. El trabajo absorbía tanto su tiempo que apenas llegaba con ganas de cortar un banano, ponerle dos cucharadas de yogurt y, si no tenía sueño, se agachaba por el frasco de cereal.

En tiempos de crisis, han regresado los viejos tiempos para comer y conversar en torno a la mesa.Pixabay

Día 3.

Ahora que el tiempo va lento y las ocupaciones obligadas disminuyeron, volvimos a sentarnos juntos en la mesa, regresaron los platillos con mucho picante, las verduras frescas a los platos y las charlas sin finales azarosos: "luego me cuentas, corre que se te hizo tarde".

Si está interesado en leer otro de los textos de esta serie, ingrese acá: Primer ataque de ansiedad (Tintas en la crisis)

En el plato hubo arroz, maíz, zanahoria, espinacas y aguacate. Era una montaña muy bien armada de los ingredientes con salsa casera de limón y chile serrano. En el vaso de vidrio, con hielo, había agua de panela fría con gotas de limón. Hace un año mis papás nos visitaron y trajeron a México un bloque de panela que ha aguantado cuatro estaciones.

Los almuerzos de estos días han sido sencillos. Para pasar la cuarentena con los ahorros hemos tenido que moderarnos y distribuir la comida, volver a lo simple. Y así como han sido sencillos, también especiales y únicos, pues jamás habíamos almorzado en circunstancias como estas.

Estoy acostumbrada a los panes baratos con queso (del más barato también) y tomate. Viajando siempre fue así, para ahorrar no compraba yogurt, ni panes multigrano, ni ningún queso que valiera su precio como un mozzarela. Así que no me siento con hambre, no me aterra pensar que comeré pasta al burro todos los días.

Si le interesa leer otro texto de esta serie, ingrese acá: Vivo en una burbuja letal (Tintas en la crisis)

Por supuesto que extrañaré en esta cuarentena la leche de almendras, los huevos revueltos con más queso que huevo y los panes de Das Brot, una panadería alemana donde venden unos bollitos veganos de pan por 10 pesos mexicanos cada uno (50 centavos de usd). Pero no me importa, mis niveles de nena consentida (sí, a veces se me sale), son iguales e incluso menores a mis niveles de fuerza mental y física.  Disfruto espiritualmente la escasez material, pues es el mejor momento para darme cuenta de que soy abundante, que somos abundantes sin importar la cantidad de dinero o de cosas que tengamos. 

Las situaciones extremas nos llevan a valorar lo que teníamos y lo que tenemos. Al ver la montaña de arroz quise comerla pero me detuve. Aunque nunca lo hacemos, sentimos que era el día para agradecer antes de la primera cucharada.

“Gracias porque tenemos arroz para todo el mes”. Es una fortuna que, aunque el mundo esté aparentemente detenido, tengamos como comer. Gracias por el dinero ahorrado para sobrellevar esta crisis. Por tener una casa donde refugiarnos hasta que todo pase. Por la terraza para salir a respirar y ver el azul del cielo, el brillo del sol y las manchas de la luna.

Gracias porque nos estamos reconociendo entre seres humanos. Porque nos estamos escuchando y viendo a los ojos para hablar. Gracias por tener a alguien con quien compartir estos días de incertidumbre. Porque volvimos a tener tiempo para cumplir auto promesas, para llevar a cabo eso que siempre quisimos empezar: hacer ejercicio, aprender un idioma, ver una película sin dormirnos, meditar, cocinar, escribir, pintar.

Lloré de nuevo, ayer les conté que la alexitimia no es lo mío. Hay personas hoy que no pueden comer, algunos no tienen ahorros y están contando los últimos centavos, muchos están llorando a sus muertos a la distancia, otros están solos, hay miles que se encuentran lejos de su país y no tienen refugio. Lloré de tristeza y de alegría, me siento feliz por lo que tengo. Gracias, mil y mil gracias a la vida por ese plato de arroz que trajo consigo tanto agradecimiento. 

Yo soy abundante, ustedes también. Cuando se sientan apabullados por la zozobra, agradezcan por algo, por lo que se les ocurra, entre más agradecimientos hagan más fácil se les hará sonreír. 

www.cuentosdemochila.com
 

911140

2020-03-25T12:39:50-05:00

article

2020-03-26T12:50:58-05:00

faraujo22_102

none

Natalia Méndez Sarmiento / @cuentosdemochila

Cultura

Respirar y agradecer (Tintas en la crisis)

42

4328

4370

 

 

Vivir y darse cuenta (Retratos)

La esquina (Cuentos de sábado en la tarde)

En su día, Suecia multiplica su cultura