Robo de 75 pinturas en Popayán, una colección vulnerada

El pasado miércoles el Museo Efraím Martínez perdió gran parte de su colección. Las autoridades ofrecen 20 millones de pesos de recompensa.

Foto: El Tiempo

A lo largo de la noche del pasado miércoles 16 de octubre se robaron 75 obras del pintor payanés Efraím Martínez, que permanecían en el museo que lleva su nombre, una antigua e histórica casa colonial de la ciudad, convertida en museo en 1958 (tras la muerte del pintor en 1956), y que, en vida del artista, fue su lugar preferido para trabajar en su obra. Actualmente sus descendientes exponen una valiosa colección de cuados, objetos, bocetos y diseños de muchas de sus obras.

Al parecer, los asaltantes eran tres y, haciéndose pasar por miembros del Gaula de la Policía, ingresaron en las instalaciones con armas de fuego, condujeron a los tres ocupantes de la casa a una de las habitaciones y esperaron hasta que llegara otro integrante de la familia para realizar el robo. Según los miembros de la familia, los asaltantes conocían perfectamente la ubicación de las obras y el lugar en el que se guardaba la llave para acceder a la sala en donde estaban expuestas.

Fernán Martínez, el nieto del pintor, informó a través de su cuenta en twitter que se robaron "cuadros, fotos, diplomas y condecoraciones", entre otros objetos de la casa.

Oscar Hernández, director del Museo Negret, vivió una situación similar cuando robaron de su galería una pieza de Pablo Picasso en el 2011, y por ello manifestó su solidaridad con el museo: "Es un robo lamentable porque el maestro Efraím Martínez es uno de los símbolos del arte en la ciudad, es uno de los pioneros y precursores de este arte, entonces es muy triste que estas obras sean expoliadas en su totalidad, 75 obras que se encontraban exhibidas en casi tres salones representa una pérdida significativa".

Uno de los bocetos que se llevaron fue el de su obra más famosa, "La Apoteosis de Popayán" o "Canto a Popayán", hoy en día expuesta en el paraninfo de la Universidad del Cauca. Este óleo, de inmensas dimensiones, resulta especialmente importante dentro de la obra del pintor porque, en primer lugar, refleja la historia de todos los hombres ilustres de Popayán en un desfile romántico, y en segundo lugar, era considerado, alrededor de 1986, el cuadro más grande del mundo. Por otra parte, el óleo está basado en el poema "A Popayán", de Guillermo Valencia, poeta y político payanés y otra de las figuras ilustres de la capital del Cauca.

Como sostiene Negret, este saqueo representa una inmensa pérdida para el museo y para el patrimonio cultural de la ciudad. Las obras de Martínez reflejan la apropiación de lo europeo, y aún más, de un estilo que en Europa ya se encontraba en decadencia a finales del siglo XIX. Martínez regresó a Colombia, después de sus estudios en Europa, e influenciado por su maestro sevillano Álvarez Sotomayor, se encargó de cumplir con la misión de cerrar con broche de oro una época dejada atrás por el auge de las vanguardias artísticas europeas.

Con este espíritu Efraím Martínez retrata y registra la historia de su propia ciudad, por lo que sus obras, en últimas, encarnan la historia misma, la construyen y aseguran su permanencia en el tiempo, en la memoria. Es por ello que el robo de las 75 obras, más que una pérdida económica, representa una amenaza contra la memoria cultural e histórica de la ciudad y del país. Las autoridades anunciaron que se ofrece una recompensa de 20 millones de pesos para recuperarlas.