En cines

Rosencratz y Guildenstern han muerto

La obra del dramaturgo y guionista Tom Stoppard llega a las salas de Cine Colombia para terminar la temporada 2017 del National Theatre Live.

JoShua McGuire y Daniel Radcliffe interpretan a los protagonistas de la obra.Manuel Harlan

Para disfrutar de esta obra sería útil, si no se ha leído Hamlet de William Shakespeare, repasar siquiera su argumento ya que “Rosencrantz y Guildenstern han muerto” es una especie de spin-off de esta obra isabelina. Tom Stoppard nos hace viajar por los pasillos del castillo de Dinamarca a través de estos dos personajes que son enviados por el Rey Claudio a que indaguen sobre la supuesta demencia en la que ha caído Hamlet. Ellos: dos antiguos compañeros de estudio del príncipe de Dinamarca llegan al castillo donde, entre bambalinas, son testigos de algunos de los acontecimientos más relevantes de la obra original. Al mismo tiempo estos dos personajes sostienen grandes y bellas discusiones sobre la existencia. Es por esto que esta obra de Stoppard es, para algunos, una pieza absurda al mejor estilo del reconocido dramaturgo Samuel Beckett.

Tal vez la obra llega a su clímax cuando, en la famosa escena de Hamlet, pide él a unos comediantes que representen el asesinato de su padre ante la presencia del propio asesino, el rey Claudio. Rosencratz y guldernstein están siendo representados en esta obra: El primero no lo nota y el segundo se despacha en reclamos hacia los comediantes por la forma tan ligera en que asumen estos el tema de la muerte.

Para los amantes del meta-teatro o teatro dentro del teatro, esta obra se convierte en un verdadero bocato, ya que ficción y realidad se mezclan más y más como el número absurdo de veces que Guildenstern pierde a cara y sello jugando con su amigo de viaje.

Aunque este espectáculo vibra ante todo por sus grandes y famosos parlamentos, algunas veces prosaicos, algunas veces banales; también su puesta en escena maravilla por su amplitud y limpieza en la sobriedad de la escenografía, lo que nos hace evocar a personajes románticos en medio de la nada y sometidos por la grandeza de los espacios. Los vestuarios son evocadores y llenan de matiz la paradoja de la vida implícita en la fábula de Stoppard

La viva expresión actoral que el director David Leveaux propone a sus integrantes, hace todavía más divertido este complejo argumento.

Y si no le gustó Harry Potter no tema. La interpretación de Daniel Radcliffe en el papel de Rosencratz es excelente y muy divertida, sin olvidar la actuación de Joshua McGuire quien, personalmente, me dejó bastante sorprendido.

 

últimas noticias