Se compilaron las cartas de Proust con su primer lector

La editorial española La uÑa RoTa tradujo y recientemente lanzó la compilación de cartas entre Marcel Proust y Jacques Rivière, su primer lector y editor, escritas entre 1914 y 1925.

Se recopilaron un total de 200 cartas entre Proust y Rivière. Por su parte, el doctor Philip Kolb reunió cinco mil cartas, según él, una décima parte del total. La uÑa RoTa

El primer lector que creyó en la literatura de Marcel Proust fue el editor y crítico Jacques Rivière (1886-1925). La primera carta que le envío a Proust continúa perdida, sin embargo, se tiene la respuesta de Proust a lo que sería un vínculo demarcado por las palabras, en la que dice que “¡Al fin encuentro un lector que intuye que mi libro es una obra dogmática y una construcción! Y qué felicidad me depara que ese lector sea usted”.

Rivière colaboraba con la revista La Nouvelle Revue Francaise, que funcionaría también como editorial. Precisamente, fue allí donde se publicó la primera entrega de En busca del tiempo perdido y tuvo una recepción distinta al fracaso inicial de Los placeres y los días (1896).

Así como la obra de Proust contiene un incalculable número de páginas, la correspondencia también fue bastante amplia; se dice que a veces prefería dejarle largas notas a su madre para así no tener que hablar. Philip Kolb (1907-1992), el estadounidense que como tesis de doctorado se encargó de recopilar y armar una edición canónica de la correspondencia de Marcel Proust, alcanzó a reunir más de cinco mil cartas: “una décima parte del total”.

Las cartas entre Proust y Rivière, alrededor de doscientas, han sido recopiladas en una misma edición, la cual ha sido traducida al español por Juan de Sola y circulará a cargo de la editorial La uÑa RoTa. El libro fue lanzado en la actual FIL de Guadalajara.