Ser o no ser, una cuestión contemporánea

“Hamlet”, una propuesta escénica con elementos musicales, está a cargo de la compañía danesa Theatre Republique y de la banda inglesa The Tiger Lillies. Así es la poética del lado oscuro.

El director de la versión contemporánea de “Hamlet”, original de William Shakespeare, es Martin Tulinius.Laura Romero - Teatro Mayor

Las escenas dramáticas de la compañía danesa Theatre Republique y las notas musicales de la banda inglesa The Tiger Lillies se encontraron en los fragmentos más oscuros de Hamlet, de William Shakespeare. El anfitrión de esta reunión tan célebre fue el director Martin Tulinius, quien decidió complicarse explorando la esencia de la pieza teatral, pero se quitó de encima cualquier complejo adicional y condensó el resultado de la unión en un nombre simple y contundente, The Tiger Lillies perform Hamlet.

Así se llama la propuesta escénica con la que participa Theatre Republique en la presente edición del Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá. La idea era exhibir en un mismo escenario una historia clásica y mostrar sus conexiones con la época contemporánea. Los recursos fueron disímiles y el resultado es un montaje que no pasa desapercibido por la irreverencia al darle un giro al abordaje de una pieza tradicional, pero también por la incorporación de fragmentos musicales con los que se cuenta una parte significativa de la obra.

“Cuando empecé a pensar cómo hacer Hamlet, se me ocurrió que sería muy interesante trabajar con The Tiger Lillies, porque la música que hacen realmente representa el espíritu de esta pieza de Shakespeare, por el sentido del personaje principal, que se mueve mucho por el lado oscuro del ser humano, y los integrantes de la banda inglesa, con su trabajo musical y su atmósfera, describen el lado oscuro del ser humano de una forma muy poética”, cuenta Martin Tulinius, quien desde 2009 está al frente de la compañía Theatre Republique.

La música, que en vivo es interpretada por Adrian Stout (contrabajo), Jonas Golland (percusión) y Martyn Jacques (voz, acordeón, piano, guitarra, armónica y ukelele), tiene la misión de aproximarse a los corazones de los espectadores. A buen ritmo llega hasta las emociones humanas para convertirse en la banda sonora pertinente del drama, la poesía y la puesta en escena de una pieza que plantea abiertamente un interrogante vital: ¿ser o no ser?

“Creo que para un público contemporáneo haya preguntas muy importantes: ¿para qué usamos nuestra vida?, ¿qué luchas tenemos y cómo las resolvemos? Son preguntas existenciales con las que todos nos podemos identificar. Y aunque la historia de Hamlet trata de temas fuertes, creo que muchas personas hoy se pueden ver reflejadas en las preguntas importantes que se plantean: el amor a la familia, el amor al padre y sobre todo el amor hacia su novia, Ofelia”, dice Tulinius.

The Tiger Lillies perform Hamlet inicialmente se llamaba Hamlet y la ópera grotesca, porque la trama de esta producción se caracteriza por su diseño expresionista, un recurso muy empleado en el norte de Europa. Esta versión contemporánea convoca elementos del primer esbozo de la pieza cuando aún no reposaba en las manos creativas de William Shakespeare y rondaba la cabeza del intelectual danés Naxo Gramaticus.

Un castillo en Dinamarca, el eje de las emociones humanas potencializadas por el lado más oscuro de las pasiones, y los acordes musicales marcando la pauta se hacen presentes en esta puesta en escena, en la que se encuentran una compañía teatral y una banda para hablarle al oído al hombre contemporáneo.

Hasta el 21 de marzo en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, calle 170 # 67-51 (Bogotá). Información y boletería: www.primerafila.com.co .

 

últimas noticias