FIL Guadalajara

“Si no puedo leer no puedo escribir, si no puedo escribir no puedo leer”, Andrés de Luna  

Presentamos una entrevista con el escritor mexicano, quien ha explorado temas del Eros en su narrativa.

Andrés de Luna es autor de estudios sobre cine y arte mexicano.Cortesía

Lleva 45 años escribiendo. Es narrador y profesor universitario. Tiene una forma delicada, pulida y amable. Piensa que “la vida proporciona muchos elementos para poder escribir. Y eso es lo importante, que uno pueda captar esos instrumentos que te proporciona la realidad para poder desarrollarlos literariamente. Eso es lo que te da la consistencia de escritor”.

Es autor de estudios sobre cine y arte mexicano, entre los que está La batalla y su sombra: La revolución en el cine mexicano, entre otros. Y de narraciones como En un día claro se ve la nocheEl bosque de la serpienteEl rumor del fuegoEl invierno apenas comienza Rituales del deseo, entre otras. Para el autor no existe una tradición de literatura erótica en México, sino momentos específicos con ciertos escritores.

Puede leer: FIL Guadalajara: A propósito de la posesión de López Obrador

¿Qué transformaciones ha notado entre sus comienzos como escritor y su voz poética de hoy en día?

Primero hay que aprender y descubrir cosas, después hay que ir fomentando este aprendizaje hasta que llega uno a creer que está maduro para escribir, entonces empieza uno a perder algo de lo que había aprendido. Yo me encuentro en ese momento, en el que estoy perdiendo muchas cosas de las que había logrado aprender. No sé si es bueno o es malo, pero me parece que así es.

¿Cómo fue su primer acercamiento a la literatura?

Fui entrando en la literatura porque me interesaban temas eróticos y por ahí empecé a publicar relatos sobre este tema, llegué incluso a publicar ensayos sobre el tema. Escribir de pintura, de escritura misma, de todas las artes, siempre me interesó escribir.

¿En qué momento supo que se dedicaría a leer y a escribir?

Cuando tenía 15 años me leí un compendio de siete tomos. Me di cuenta de que eso me interesaba, de que me interesaba leer más de lo que estaba ahí. Aunque yo había leído desde más chico, ahí me interesé.

¿De qué modo su carrera como académico ha dialogado con sus caminos como escritor?

Lo que yo investigaba de erotismo y de arte se mantenía un poco al margen de lo académica. Pero me he dado cuenta de que sí ha sido importante porque me ha influido en la parte de dar clases, ahí sí tuvo alguna repercusión que yo no había visto.

¿Toda escritura es autobiográfica, como diría Borges?

Yo creo que sí. Lo que uno ha vivido puede cambiarlo de sentido, de tono, puede darle giros.

Resignificarlo…

Claro, para poder entender mejor ciertas cosas.

Puede leer: “Había orden de asesinarme”: Olga Cecilia Vega

¿Cree que el lugar de la literatura es el lugar de la transgresión?

Yo creo que el lugar de la transgresión es el lugar de la vanguardia y la vanguardia generalmente se pierde. Cuando uno lee los libros vanguardistas que sepultó hace 30 años ya le parecen chatos. Todo esto que hay como transgresor, finalmente se anula o queda como un momento interesante y hasta ahí.  

Si tuviera que elegir, de aquí al final de su vida, entre leer o escribir, ¿qué hace?

Yo creo que con ninguna de las dos. Renunciaría a ambas: si no puedo leer no puedo escribir, si no puedo escribir no puedo leer.

Y si tuviera que elegir un solo libro para leer de aquí al final de su vida…

En busca del tiempo perdido de Marcel Proust. Me parece que es un libro de una sensibilidad extraordinaria. Me parece que tiene todo lo que humanamente puede entender uno de un escritor. Ahí hay una sensibilidad fuera de serie, incomparable, y eso es lo que hay que rescatar de Proust. Es el escritor que a mí más me interesa de todos los que he leído.

¿Cuál es la enseñanza que más gratamente valora hoy?

Saber leer. Si uno sabe leer puede hacer muchas más cosas. No sé si yo las sepa hacer, pero he tratado.

¿Qué es lo mejor que le ha dado la literatura?

La posibilidad de comunicarme con la gente. Yo soy malo comunicándome en general con la gente, no tengo muchos amigos. Me interesa comunicarme a través de los textos.

826918

2018-12-02T10:13:06-05:00

article

2018-12-02T10:14:37-05:00

larevalo_250695

none

Maria Paula Lizarazo Cañón

Cultura

“Si no puedo leer no puedo escribir, si no puedo escribir no puedo leer”, Andrés de Luna  

97

4871

4968

 

Entender a Venezuela desde su literatura

Silvia, la oveja negra de los Galvis