Suramérica se enamora de la carranga

Noticias destacadas de Cultura

“La aventura amorosa de Panchita naranjas”, que ha recorrido gran parte de Suramérica, regresa al país para enamorar en tiempos de quietud con un elenco colombo-ecuatoriano.

Luego de más de 13 años regresa La aventura amorosa de Panchita naranjas, una obra teatral de La petisa Babilonia, proyecto multiétnico e itinerante. Ambientada en el municipio de Saboyá, departamento de Boyacá, Colombia, esta obra busca trascender fronteras y promover un elemento marcado de la cultura colombiana. Un género musical que huele a campo y sabe a país. Junto con la compañía teatral Uña de gato, de Ecuador, la obra estará en temporada virtual durante el mes de octubre a través de las redes sociales de la compañía teatral en transmisión simultánea para Bogotá, Quito y Buenos Aires.

Le sugerimos leer: Roberto Burgos Cantor: tejedor de ilusión y resistencia

Aunque los espacios teatrales y de espectáculo público se encontraban cerrados, la obra tuvo la suerte de estrenarse en Ecuador en vivo en un espacio al aire libre, con un limitado público presente. Hoy, que se apuesta por nuevos lenguajes y formas de hacer, el oficio de la creación se toma la virtualidad para mantenerse presente. La petisa Babilonia se ha caracterizado por hacer montajes y creaciones que van más allá de las fronteras con un estilo que destaca la corporalidad como lenguaje, donde el cuerpo y lo que comunica cobra más relevancia. Obras que además cuentan con una autogestión colectiva que se abre paso.

Jeremy Vagabundo, director y creador de La aventura amorosa de Panchita naranjas, ha viajado los últimos 20 años de su vida por Suramérica y se ha encontrado con una diversidad cultural que cedió parte de su espacio para compartir las creaciones particulares de este creador. “Siempre me ha interesado crear mixturas culturales y artísticas en las obras que monto, por eso resulta interesante que una obra tan característica de un lugar (Saboyá, en Boyacá) se universalice presentándose en varios sitios y con tanta variedad de actores y actrices de otros lares”, explicó Vagabundo.

Puede leer: Del Pacífico a La Guajira: relatos que conectan

El montaje se ha presentado en Chile, Quito, Buenos Aires, Bogotá y este año fue invitada al Festival de Colombianidades, que se lleva a cabo en Toulouse, Francia. El elenco se conforma de actores de más de siete países, dentro de los que se cuentan Austria y Estados Unidos, con quienes se hizo un trabajo arduo de baile, “les enseñamos a bailar carranga y a escuchar la música de Jorge Velosa. Fue divertido ver a actores extranjeros con ruana y buscando información sobre este género musical tan ajeno a ellos”, agregó el director.

Podría interesarle: Los rostros de Nietzsche

El proyecto teatral de este director y dramaturgo colombiano ha trascendido con la creación colectiva. Su emoción de llevar creaciones a más lugares de Suramérica se nota cuando habla de este proyecto teatral: “Durante 20 años vengo realizando procesos en diferentes países y creando alianzas con grupos y entidades. A cada lugar llego, convoco y armo grupo de trabajo para el proyecto en específico. Solo dos personas forman parte del equipo casi desde sus inicios y han trabajado conmigo desde sus lugares de origen: Martín Nuevo es argentino y hace las composiciones musicales de las obras, y Cristian García, colombiano, se encarga de la parte audiovisual y diseño de luminotecnia. Los demás son equipos que se van formando en cada lugar”, concluyó Vagabundo.

Este equipo teatral ha realizado ocho giras, ha estrenado más de 15 obras versionadas y un centenar de talleres, además de ocho discos, dos libros y un programa de radio ambulante que se suman a sus creaciones. La trayectoria de este grupo demuestra que para producir es necesario mantener viva la imaginación, olvidar las fronteras y compartir la cultura como el lenguaje nativo de los pueblos.

Comparte en redes: